Compartir
Publicidad
Publicidad
Qué responder a la gente cuando cuestione por qué sigues llevando a tu hijo a contramarcha
Nuestras experiencias

Qué responder a la gente cuando cuestione por qué sigues llevando a tu hijo a contramarcha

Publicidad
Publicidad

Hace algunas semanas les compartía un post en el que les contaba que aunque agradezco las opiniones y preocupaciones de los demás, mi hija seguirá yendo a contramarcha al menos hasta los 4 años.

Y es que a pesar de que cada año crean más campañas para crear conciencia, aún hay muchas personas que aún no conocen la importancia de llevar a los niños a contramarcha el mayor tiempo posible, y suelen hacer algunas preguntas o comentarios en los que nos cuestionan los motivos de hacerlo o nos dan argumentos para intentar convencernos de voltearlos en el sentido de la marcha.

Por eso ahora les comparto algunas respuestas para esos comentarios en los que se nos cuestiona por qué seguimos llevándolos a contramarcha.

En el artículo que menciono al principio incluí algunas de las preguntas y observaciones más comunes que he recibido cuando las personas se dan cuenta que mi hija va sentada a contramarcha a sus casi tres años. Muchos de esos comentarios vienen principalmente de la desinformación.

Así que decidí que sería buena idea compartir las respuestas que podemos darles en otro artículo, pues de este modo podemos estar listos para darles una respuesta breve y clara sobre las dudas o comentarios al respecto. Les comparto las más populares y lo que ustedes pueden responder.

¿Por qué le traes al revés?

Lo primero que debemos aclararles es que no va al revés, va a contramarcha. Debido a que lo común en películas o en años anteriores era llevarles en el sentido de la marcha, muchas personas al ver el asiento a contramarcha piensan que lo estamos haciendo mal pues no es a lo que están acostumbrados.

Habremos entonces de explicarles que así es como deben de ir al menos los primeros cuatro años, pues es la manera más segura y la indicada por los profesionales.

Ya voltéale, ya tiene un año.

Si bien el primer año de edad marca el inicio de algunas cosas y el fin de otras, no necesariamente todo cambia al llegar los primeros 12 meses de vida de nuestros hijos.

En el caso de los sistemas de retención infantil, debemos guiarnos principalmente por el peso y el tamaño de cada niño, no tanto por la edad.

Mira como tiene sus piernas "hechas bola".

Otras variantes de esta frase son: "Apenas cabe, ya ponle como debe de ir" y "Pobre, le traes ahí sufriendo todo apretado". Se tiene la creencia de que conforme crecen los niños sus piernas dejan de tener el espacio suficiente para ir cómodos, debido a que tocan el respaldo del asiento sobre el que va la silla infantil a contramarcha.

Sin embargo, hay pruebas de que los niños no van incómodos y pueden acomodar sus piernas de distintas maneras sin que les moleste ni se hagan daño alguno. Para muestra, algunas imágenes:

Nos sumamos a la campaña yoviajoseguro porque la seguridad es lo primero,porque no son más mayores por ir a favor de la marcha,porque las piernas caben perfectamente,porque tienen completa visibilidad,porque van muy cómodos,porque las sillas caben en cualquier coche(antes tenía un Peugeot 306 del año 93!), porque deben ir a contra marcha hasta los 4años,porque decir que son caras no es una excusa,somos capaces de comprar carritos de 1000e por simple capricho,porque nadie está libre de sufrir un accidente,porque debemos concienciarnos,porque es trabajo de todos conseguir que todos los peques viajen a contramarcha #niunpequemasenpeligro #viajaacontramarcha #laseguridadvialesloprimero #porgabrielytodoslospequesquehansufridounaccidente

Una publicación compartida de laura ibañez (@elmundodelaslabores) el

#yoviajoseguro Nuestra historia: Cuando nació Abril yo ya sabía que lo más adecuado era ir a contra marcha el máximo tiempo posible, así que cogimos la mejor silla que nos cabía en ese momento, un grupo 0/1 (Concord Ultimax) que nos ha funcionado muy bien porque mis hija son delgaditas. Cuando iba a nacer Emma fuimos a la misma tienda a informarnos, donde estuvimos probando las sillas (Una triofix de entonces) y cuando ya las teníamos montadas (Gracias a Todonenes por vuestra ayuda) nos dimos cuenta de que era imposible meter a un recién nacido en un tres puertas con dos sillas a contra marcha. Entonces teníamos dos opciones: comprar otro coche o comprar una silla de escudo, una BMW 1/2 que llevaba su propio cinturón, total, pensamos "apenas usamos el coche con ellas y ya ha ido acm dos años". La decisión correcta hubiera sido la primera, en vez de esperar a ahorrar el dinero, habernos comprado el coche en ese momento, pero en aquella época yo tenía media jornada, MA acaba de empezar a trabajar a jornada completa y preferimos ahorrar lo máximo posible para que pudiera cogerme excedencia (hasta que Emma tuvo 16 meses). Un par de años después me enteré de la historia sobrecogedora de Gabriel, me di cuenta de que nuestra decisión fue incorrecta e hice todo lo posible por subsanarla Fuimos a @nordicbaby y probamos si las niñas podrían subirse y bajarse solas. Así fue. Y he sentido verdadero alivio de que nuestra decisión equivocada no haya tenido mayor trascendencia. Si comparto un articulo encontra del castigo no lo hago porque quiere que los padres que castigan se sientan mal, sino porque creo que hay otra forma de hacer las cosas. Cuando comparto artículos sobre las sillas acm es porque quiero informar en algo que creo, no para juzgar. Mi mayor miedo es no poder proteger a mis hijas, no protegerlas de verdad, no de heridas o decepciones... Gracias a todos los que tratáis de concienciar sobre la contramarcha, sé que no es fácil, se a lo que os enfrentais... Y un gracias especial y un abrazo enorme a los padres de Gabriel, convertir vuestro duelo en esta lucha es de lo más bonito que he visto, un verdadero acto de amor. <3

Una publicación compartida de Bei (@montessorizate.tigriteando) el

¿Así la llevas siempre?

Sí, siempre. No importa si es viaje corto, viaje largo o si solo vamos a la esquina. Si viajamos en el coche de otra persona o en el propio. Su silla nos acompaña a todos los lugares en donde quepa porque la seguridad de nuestros hijos siempre será prioridad e incluso en los viajes más cortos podría ocurrir algún accidente.

Qué mala eres, la dejas sola allá atras.

Esto realmente solo aplica en el caso de quienes tenemos un solo hijo, pues quienes tienen más de uno seguro viajan con los hermanos lado a lado y haciéndose compañía.

Sin embargo aún así, hay muchas maneras de acompañar a nuestros hijos aunque no estemos sentados a su lado ni puedan vernos directamente. Cantar, platicar y jugar son algunas de las cosas que podemos hacer para que ellos sepan que estamos ahí y se sientan siempre acompañados.

¿Y si nada de esto funciona? Siempre podemos apoyarnos de vez en cuando en la tecnología para entretenerles y que no se aburran ni se desesperen.

Dale la vuelta para que pueda verlos, seguro le da miedo irse así.

Sí que pueden vernos para que no les de miedo ir volteando hacia atrás. Venden unos espejos especiales para llevar en los asientos del coche y que los niños y bebés que van a contramarcha puedan ver a los padres. Así siempre sabrán que estamos cerca de ellos aunque no nos vean de manera directa.

Estas han sido algunas de las frases y preguntas que más he recibido o leído en el tema de tener que explicarle a otras personas el por qué nuestros hijos van a contramarcha.

¿Te han parecido bien las respuestas? ¿Qué preguntas o comentarios agregarías tú?

Foto | iStock
En Bebés y más | En México estamos "en pañales" con el uso de la silla para el coche, Una madre sostiene el asiento del coche de su hijo de cabeza para darnos un mensaje acerca de la seguridad, ¿Utilizas bien la silla del coche? Dos de cada tres padres no las colocan bien

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos