La primera Navidad del bebé: ocho consejos prácticos para que todos disfruten

La primera Navidad del bebé: ocho consejos prácticos para que todos disfruten
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La Navidad es siempre una época muy especial, pero cuando se trata de la primera Navidad con nuestro bebé lo es aún más. Sin embargo, con la llegada del nuevo miembro de la familia la logística deberá ajustarse un poco.

Te compartimos una serie de consejos prácticos para que todos disfruten de la primera Navidad del bebé (empezando por él).

Planifica con tiempo

El primer paso es el más importante de la lista: planifica con tiempo. Como sabemos, cuando hay un bebé de por medio es importante que siempre nos preparemos con tiempo y así estemos listos para que nuestras fiestas se vivan lo mejor posible.

Por ejemplo, si vamos a pasar Navidad en casa de los abuelos o de familiares o amigos, es importante conversar con ellos para asegurarnos que haya un espacio cómodo y sin ruido para que el bebé pueda descansar el día de la cena o reunión navideña.

Respeta sus rutinas

Gran parte de la planificación de estas primeras fiestas con el bebé debe girar alrededor de su rutina. Esto es particularmente importante pues tomar en cuenta sus horas de siesta y comida son clave para que no se sienta incómodo ni irritable.

Navidad a prueba de bebés

A la hora de decorar tu casa con elementos navideños, segúrate de tomar en cuenta las medidas básicas de seguridad para que el bebé no sufra ningún percance ni accidente, como ocultar las extensiones y enchufes de los foquitos, evitar usar adornos que sean pequeños o frágiles y asegurarnos que el arbolito sea seguro para él.

No exageres con las decoraciones

La Navidad está llena de muchos elementos llenos de luces y colores... que quizás es mejor dejar para otros años. Si bien no tiene nada de malo convertir nuestra casa en un ambiente totalmente navideño, recordemos no exagerar con las decoraciones luminosas o con sonidos para que el bebé se sienta cómodo ni sobreestimulado.

Evita ser organizador

Cuando tenemos un bebé, es mejor ser invitado a ser anfitrión, puesto que organizar una reunión o cena navideña requiere tiempo y esfuerzo - algo que no siempre nos sobra cuando tenemos un bebé. Además, al asistir como invitados, siempre tenemos la opción de retirarnos antes de lo planeado si el bebé (o nosotros) lo necesita.

Elige reuniones pequeñas

Las fiestas y reuniones son una de las cosas que más se disfrutan de esta época, sin embargo, es mejor optar por asistir con el bebé solo a aquellas reuniones que sean tranquilas o en casa.

No gastes en un regalo costoso

Aunque deseemos llenar a nuestro bebé de obsequios, lo cierto es que está tan pequeñito que ni sabrá lo que le hemos regalado. Como alternativa a regalos costosos, podemos pensar en algún regalo significativo o que le servirá para el futuro.

Cómprale un trajecito especial

Finalmente, un consejo que además de alegrarnos la Navidad, nos dejará con un bonito recuerdo: comprarle al bebé un trajecito especial para celebrar y recordar su primera Navidad con nosotros.

Foto de portada | Yan Krukov en Pexels

Temas
Inicio