Portear en verano: mi experiencia, portabebés que recomiendo y otros consejos para no pasar calor

Portear en verano: mi experiencia, portabebés que recomiendo y otros consejos para no pasar calor
Sin comentarios

Portear a nuestro bebé es una de las experiencias más maravillosas y placenteras que existen, pero en verano debe hacerse siguiendo unas recomendaciones básicas que eviten el exceso de calor, y eligiendo el portabebé más adecuado para esta época del año.

Como ya he contado en otras ocasiones, porteé a mis dos hijos pequeños hasta bien entrados sus tres años, por lo que tengo sobrada experiencia con el porteo en diferentes épocas del año. Si este verano vas a portear a tu bebé por primera vez, quizá te ayude conocer cómo fue mi experiencia y qué consejos recomiendo tener en cuenta para disfrutar del momento.

Verano y porteo no son incompatibles

Portear a tu bebé tiene innumerables beneficios para él (y también para ti como porteador), y en contra de lo que mucha gente cree, es algo que podemos hacer incluso después de que que el niño haya cumplido los dos años, siempre que se haga de manera ergonómica y eligiendo el portabebé acorde a esta etapa.

En cualquier caso, tanto si porteamos a un recién nacido, como a un bebé o a un niño algo más mayor, el verano no debería impedirnos disfrutar de esta maravillosa experiencia, aunque a priori podamos pensar que no es la mejor época del año para hacerlo.

Sin embargo, si elegimos el portabebé adecuado no solo no resultará incómodo, sino que viviremos momentos reamente maravillosos e inolvidables.

¿Qué portabebé te recomiendo según mi experiencia?

El otro día, una compañera me pidió que le recomendara un portabebé para regalar a una amiga que quiere portear en verano, y lo cierto es que no pude/supe responderle, pues sin ser ninguna experta en porteo, siempre he pensado que hay un portabebé ideal por cada familia y circunstancias.

Aún así, me gustaría compartir cuál ha sido mi experiencia porteando a mis dos hijos durante cuatro veranos, en los que he podido probar diferentes portabebés y forjarme una opinión sobre cada uno de ellos. Así pues, aquí te dejo mi top de portabebés ligeros y mochilas para portear en verano.

1) La bandolera de agua

 

La bandolera de agua resultó ser un gran descubrimiento al que sacamos mucho partido durante tres veranos. Este tipo de bandolera (también hay fulares de agua) está confeccionada en una tela similar a la de los bañadores, seca rápidamente, es extremadamente ligera y muy fácil de poner y quitar.

La bandolera te permite bañarte con tu bebé en el mar o la playa con más tranquilidad, ya que estará más sujeto que si solo le llevaras en tus brazos. Además, si tienes más hijos podrás bañarte con ellos sin desatender en ningún momento a tu bebé. No se recomienda utilizar este tipo de portabebés fuera del agua durante largos periodos de tiempo, aunque sí podrás hacerlo un ratito, mientras paseas por la orilla del mar con tu bebé encima.

  • Como puntos a favor destaco su ligereza (puedes guardarla incluso en un bolsillo, lo que te permite llevarla siempre contigo cuando vayas a la piscina o a la playa), lo fácil que resulta ponerla y quitarla, y lo mucho que te ayuda a la hora de bañarte con tu bebé.

  • Como puntos en contra debes tener en cuenta que no puedes portear con ella fuera del agua (salvo un ratito puntual), por lo que deberás llevar otro portabebé adicional.

2) Mochila ergonómica

 

La mochila ergonómica se encontraría en el segundo puesto de mis preferencias de porteo veraniego, aunque con ella he tenido una doble experiencia.

Por un lado, la primera mochila que usé para portear a mi hija en su primer verano (por aquel entonces tenía seis-siete meses) no resultó ser la más recomendada para esos meses calurosos, pues era muy acolchada, estaba confeccionada en tela de loneta gruesa y su color era negro. Os podéis imaginar el calor que pasábamos y, por tanto, lo poco que llegué a utilizarla.

Por eso, al año siguiente compré una mochila en tela de fular tejido muy ligera y fresquita, que me permitió portear cómodamente aún en los días más calurosos. Por otro lado, como mi hija ya era más mayor opté por portearla a la espalda, y creo que esta postura alivia mucho el calor con respecto al porteo delantero.

  • Como puntos a favor del porteo en mochila destaco lo cómodo y fácil que resulta utilizarla, aún sin tener experiencia previa en porteo. Además, permite llevar al bebé tanto delante como a la espalda, y así elegir la postura que más cómoda te resulte.

  • Como puntos en contra debes tener en cuenta que no todas las mochilas son ligeras y fresquitas. Elije tejidos naturales y transpirables y colores claros si vas a portear en verano.

3) Fular

fular

Confieso que tengo absoluta devoción por los fulares elásticos cuando se trata de portear a un recién nacido o bebé de pocos meses. La calidez y ternura que supone llevar a tu hijo pegadito al pecho, envueltos ambos con una tela tan suave y acogedora como la del fular, es incomparable.

Sin embargo, como madre no recomendaría el porteo en fular elástico durante el verano, especialmente si vivimos o estamos de vacaciones en una zona de altas temperaturas, pues dependiendo del nudo escogido para portear, podríamos llegar a tener hasta tres capas de tela envolviendo el cuerpo del bebé.

  • Como puntos a favor del porteo en fular elástico destacaría lo cómodo que resulta utilizarlo con preanudado y la ternura del contacto continuo piel con piel con tu bebé.

  • Como puntos en contra está sin duda el calor. Por eso, si deseas disfrutar de la experiencia de portear en fular te recomendaría que acudieras a una tienda de porteo donde una asesora pueda recomendarte anudados de una sola capa y fulares de tejidos frescos y ligeros (bambú, cáñamo, lino, gasa de algodón...) que te permitan portear sin pasar calor.

4) Bandolera de anillas

 

Otro de los portabebés que he utilizado en verano, y que sin duda es la estrella de los portabebés en esta época del año, es la bandolera de anillas. Su tejido fresco y natural permite portear sin pasar calor, además, si te colocas al bebé en la cadera no habrá contacto estrecho cuerpo con cuerpo como ocurre con el porteo delantero, por lo que notarás menos calor.

  • Como puntos a favor de portear en bandolera destacaría la ligereza del tejido y la comodidad a la hora de transportarla, ya que cabe en un bolso y puedes ponértela en cualquier momento. Por otro lado, se trata de un portabebé muy versátil que te permitirá portear en distintas posiciones.

  • Pero en mi opinión, el porteo asimétrico puede llegar a resultar cansado o incómodo si no se tiene experiencia, o si sufres contracturas musculares de vez en cuando, como me ocurre a mí. Por eso, aunque es la opción más fresca para portear en verano, te recomiendo comenzar poco a poco, porteando ratitos cortos y con bebés o niños de poco peso.

Qué aspectos debes tener en cuenta si vas a portear en verano

Además de elegir el portabebé adecuado al clima caluroso de verano y la edad/talla de tu bebé, es importante que sigas estos consejos para portear con seguridad:

  • Aunque hay portabebés más fresquitos que otros, ninguno va a evitaros el calor que desprende el piel con piel. Por eso, te recomiendo que ambos vistáis con tejidos naturales, cómodos y transpirables, e incluso eches mano de una muselina de algodón para interponerla entre tu piel y el cuerpo de tu hijo que ayude a evitar el exceso de sudoración.

  • Si tu bebé ya tiene edad y a ambos os resulta cómodo, os aconsejo el porteo a la espalda o a la cadera antes que delante, pues estas posiciones resultan menos calurosas.

  • Protege la piel de tu bebé con una crema de protección solar adecuada, prestando especial atención a las partes del cuerpo expuestas al sol directo como las piernas y los brazos.

  • ¡Cuidado con el sol en su cabecita! Algunos portabebés como las mochilas, por ejemplo, incorporan una capucha que evita la incidencia del sol directo. Pero si no es el caso, no olvides poner a tu bebé una gorra, gorro o pañoleta para protegerle.

  • Si tu bebé ya bebe agua, lleva siempre contigo una botella o biberón con agua fresca y ofrécele con frecuencia. Si estás dando pecho, escoge una posición de porteo que permita a tu bebé lactar sin dificultad mientras le porteas (te recomiendo que eches un vistazo a estos consejos de Asesoras Continuum para dar el pecho porteando)

El porteo es una experiencia maravillosa, pero requiere de práctica, paciencia y asesoramiento previo, pues hay bebés que rechazan ser porteados y esto podría deberse a muchos factores, como que el portabebé no sea el más indicado para vuestro caso o la postura no sea correcta.

Además, y dado que el verano es una época que requiere de una atención especial a la hora de portear, si estás pensando en portear a tu bebé por primera vez te recomiendo que acudas a una tienda especializada para que te asesoren sobre el mejor portabebé para tu caso concreto.

Foto de portada | iStock

Fotos | @silviadj

En Bebés y Más | Guía para elegir un portabebé: 15 mochilas ergonómicas

Temas
Inicio