Cómo proteger a bebés y niños de los rayos del sol, además de usar cremas solares

Cómo proteger a bebés y niños de los rayos del sol, además de usar cremas solares
Sin comentarios

La luz solar es beneficiosa para los niños (y para todos); necesitamos exponernos al sol porque es nuestra principal fuente de vitamina D, la cual nos ayuda a absorber calcio para tener los huesos fuertes y sanos. Pero siempre la exposición al sol debe ser segura, especialmente en los primeros años pues sabemos que las quemaduras solares en la infancia aumentan el riesgo de cáncer en la piel en la edad adulta.

Llega el verano y las deseadas vacaciones, y como los niños pasan muchas horas al aire libre, debemos protegerlos adecuadamente de los efectos nocivos del sol. El protector solar en crema es imprescindible, pero además hay otras formas de protegerlos cuando están bajo el sol.

Crema solar, imprescindible

Hay que aplicarles protector solar siempre, sin excusas, siempre que el niño vaya a estar al aire libre. Hay que aplicar la crema de forma generosa antes de la exposición al sol y reaplicarla varias veces al día: después del baño o cuando sudan mucho. Recuerda extenderla bien por todo el cuerpo y no olvidar partes como las orejas, el cuello y los empeines. 

Cómo debe ser la crema solar:

  • Protección SPF 50+
  • Protección contra rayos UVA (asociados al daño de la piel a largo plazo) y UVB (los que producen quemaduras)
  • Con filtros físicos o minerales: las de filtros químicos (oxibenzona, octocrileno, avobenzona, octisalato), no son recomendables para bebés y niños menores de tres años. Indicamos en la descripción las cremas que contienen filtros físicos, que aunque por lo general dejan rastro blanco, cada vez se formulan de forma que la película sea menos visible.
  • Resistentes al agua: de todas formas, repetir la aplicación cada dos horas.
  • Hipoalergénicas y libres de PABA (ácido paraaminobenzoico), una sustancia que puede provocar reacciones alérgicas de la piel.
  • Para pieles sensibles: indicadas para la delicada piel de bebés y niños.

Exponer al sol a bebés y niños con seguridad

bebes-ninos-proteger-sol

Pero además de la crema solar, que como dijimos es imprescindible en verano cuando los niños pasan muchas horas expuestos al sol, también podemos proteger a bebés y niños de las quemaduras solares con sencillos hábitos:

  • Ropa fresca y transpirable

La ropa también sirve como barrera para proteger a los niños del sol. Elige ropa ligera, fresca y de tejidos transpirables como el algodón o el lino (evita telas sintéticas). Incluso hay prendas y bañadores que incorporan un factor de protección solar. Si vais a la playa, proteger a los niños con una camiseta además de la loción solar no está de más.

  • Gorras y sombreros

Las gorras y los sombreros son nuestros aliados en verano. Para los bebés pequeños, buscalos con cinta para poder atarlos y procura que tengan un ala lo suficientemente ancha como para proteger la cara, las orejas y la nuca.

  • Sombrillas y capotas

No hay que olvidarse nunca de una buena sombrilla, amplia, que de una gran sombra es indispensable en la playa. Los niños pequeños deben estar bajo ella siempre que sea posible.

Si salís a pasear con el bebé en el carrito, cúbrelo siempre con la capota extensible (algunas incorporan factor de protección UV), pero mucho cuidado con cubrir el carrito con mantas o sábanas que no dejen pasar el aire, pues hará que aumente la temperatura.

  • Gafas de sol

También hay que proteger sus ojos. Unas gafas homologadas cuidaran la vista de los daños que puedan ocasionar una exposición a los rayos UV. Los expertos recomiendan ponerles gafas de sol desde los seis meses, con un Filtro UV 400, que protege cerca del 98 por ciento de las radiaciones de rayos UV (filtro de protección de categoría 3).

A la hora de comprarlas, ten en cuenta que deben ser flexibles, de materiales seguros, hipoalergénicos e irrompibles y deben acoplarse a la cara de forma envolvente.

  • Busca la sombra

Parece una obviedad, pero hay que tenerlo presente. Acostúmbrate a ir por la sombra con tu bebé, o escoger lugares sombreados para almorzar, para que los niños jueguen...

  • Evita las horas centrales del día

Hay horas del día en las que los rayos inciden más directamente sobre la Tierra. Evita ir a la playa o de excursión en las horas centrales del día o que los niños hagan ejercicio físico cuando haga más calor. Aproximadamente entre las 11:00 am y las 4:00 pm cuando los rayos ultravioleta son más fuertes.

  • Hidrátales

Si el niño va a estar al sol muchas horas, sudará y necesitará reponer ese líquido hidratándose con frecuencia para evitar el riesgo de deshidratación. Ten siempre a mano una botella o un biberón de agua para ofrecerle.

  • No expongas a tu recién nacido al sol

No hay que exponer de forma directa al sol a los bebés menores seis meses. Busca la sombra de un árbol, una sombrilla o la capota del cochecito. Solo si no es posible encontrar sombra, se puede aplicar protector solar a los bebés menores de seis meses en áreas pequeñas de la piel que no están cubiertas por la ropa y los sombreros.

En Bebés y más | Protector solar para bebés y niños: todo lo que debes saber para protegerlos del sol

Temas
Inicio