Compartir
Publicidad

Vitamina D y protectores solares, ¿cómo encontrar el equilibrio?

Vitamina D y protectores solares, ¿cómo encontrar el equilibrio?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace algunos días una lectora, nymph032001, nos dejaba en nuestra sección Respuestas una pregunta muy interesante: Vitamina D, protección solar y cáncer de piel, ¿cómo encontrar el equilibrio?

La importancia de proteger la piel de nuestros niños es conocida por todos. Desde hace unos años, ante el incremente alarmante de los casos de cáncer de piel, se nos aconseja proteger la piel de nuestros hijos con cremas de alto factor de protección, no exponerlos a la radiación solar en las horas centrales del día y todos esas directrices que ponemos en práctica obedientemente cada verano. Sin embargo, la inquietud que mostraba nuestra lectora está más que justificada, la Vitamina D es fundamental para una buena salud y su deficiencia puede ser más dañina que la exposición solar en sí misma.

Es importante ser conscientes de que la utilización de cremas de protección solar bloquea casi totalmente la producción de Vitamina D en la piel. Por eso econtrar el equilibrio entre la protección solar y la producción de Vitamina D es tan importante.

¿Para qué sirve la Vitamina D?

La Vitamina D es conocida por su papel en la síntesis del calcio, pero menos conocido es su papel en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico y en la prevención de muchos tipos de cánceres y enfermedades cardiovasculares. Es más, incluso en enfermos de melanoma, la forma más agresiva de cáncer cutáneo, el ratio de supervivencia es mayor en aquellos pacientes con niveles elevados de Vitamina D en sangre.

¿Cómo se produce la Vitamina D?

Aunque existen ciertos alimentos ricos en Vitamina D, como la mantequilla, es prácticamente imposible ingerir la cantidad suficiente de Vitamina D con la alimentación.

La forma más eficiente de sintetizar Vitamina D es tomando el sol.

En países donde el invierno es largo y oscuro, o en casos concretos de alergias solares o enfermedades cutáneas puede estar indicado tomar suplementos de Vitamina D, siempre bajo supervisión médica. Para que nos hagamos una idea, las gotitas que les damos a nuestros bebés hasta que se les cierra la fontanela son precisamente Vitamina D.

¿Cuánto sol hay que tomar para producir suficiente Vitamina D?

Depende fundamentalmente del tipo de piel de cada uno. Las personas de tez oscura tardan más tiempo en sintetizar la misma cantidad de Vitamina D que una persona de piel clara.

A medida que vamos cogiendo color necesitaremos más tiempo para sintetizar la misma cantidad de Vitamina D. En el momento en que la piel empieza a ponerse ligeramente rosada ya no se produce más Vitamina D y la piel empieza a sufrir los efectos nocivos del sol.

Además, como se produce en la piel, es necesario exponer al sol una cantidad suficiente de ésta. No basta con la cara y las manos.

No queda ahí la cosa, dependiendo de la latitud, la estación del año y la hora del día, la síntesis de Vitamina D es más o menos efectiva. Las mejores horas son precisamente aquellas donde el sol es más peligroso, entre las diez de la mañana y las dos de la tarde.

¿Entonces este verano qué hago con los niños?

Debemos intentar que nuestros niños estén unos veinte minutos al sol, sin ningún tipo de protección solar, entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde.

Lo ideal sería darnos un paseo de unos veinte minutos, sobre las once, al sol y con poca ropa. Luego volver a casa, darles la crema, bajar a la piscina o a la playa y seguir las recomendaciones habituales de protección solar.

Otra opción es bajarse a la piscina o a la playa sin crema, dejarles jugar sin bañarse veinte minutos y luego darles la crema. El problema es que si luego se bañan directamente parte de la vitamina D que se haya sintetizado en la piel se perderá antes de ser absorbida.

Una última recomendación: ojo con el gel de baño. La Vitamina D, después de ser sintetizada en la piel, tarda unas horas en ser absorbida. Si duchamos a los niños y les damos gel por todo el cuerpo eliminaremos la Vitamina D que no se haya absorbido todavía.

Así que ya saben, este verano un ratito de sol sin crema y encontrarán el equilibrio perfecto entre la Vitamina D, la protección solar y el cáncer de piel.

Foto | Caselet en Flickr En Bebés y más |Déficit de Vitamina D en bebés y niños, Déficit de Vitamina D en los niños españoles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos