Publicidad

Nueve cosas que está bien hacer o sentir y que no significan que seas una mala madre
Nuestras experiencias

Nueve cosas que está bien hacer o sentir y que no significan que seas una mala madre

Publicidad

Publicidad

No hay duda que si bien la maternidad llega con una serie de retos y experiencias nuevas que pueden resultarnos desafiantes, también es una aventura maravillosa que nos regala muchas cosas memorables al lado de nuestros hijos. Nuestro rol de madres, es uno que nos llena de momentos diarios de felicidad.

Sin embargo, muchas veces nuestro papel de madres se ve puesto en tela de juicio, particularmente si hacemos algo que tradicionalmente "no está bien visto". Por eso, te compartimos nueve cosas que está bien hacer o sentir, y que no significan que seas una mala madre.

Batallar con la maternidad

Es cierto: la maternidad es maravillosa. Pero también puede ser increíblemente agotadora, y en ocasiones, muy dura, al grado de hacernos sentir que estamos haciendo las cosas mal o que no estamos a la altura de este importante papel. Pero la realidad es que todas, en algún punto u otro, tenemos algunos momentos en los que batallamos con la maternidad.

Sentir que necesitas un descanso

El descanso es una necesidad básica de todo ser humano, pero cuando se trata de las madres, decir en voz alta que estamos cansadas puede ser tomado de diferentes formas: habrá quien entienda que como decíamos en el punto anterior, a veces la maternidad puede ser muy difícil, mientras que otros piensen que "no debemos quejarnos".

¡Pero la maternidad es difícil y tú solo eres humana! No eres mala mamá ni menos madre por desear tener una pausa para descansar y poder recuperar esa energía que has perdido haciendo esas mil y un cosas que las madres hacemos diariamente.

Desear hacer cosas sin tus hijos

En muchas otras ocasiones he hablado del tiempo para mamá, en referencia a esos espacios tan necesarios no solamente para recargar energía, sino para hacer cosas que nos gusten y nos hagan felices, ya sea dormir, leer, ver una película o tomar un paseo.

Muchas madres se sienten culpables por desear tiempo a solas, cuando no debe ser así. Y es que al tomarte un tiempo para ti, también estás enseñandoles a tus hijos sobre el amor y bienestar propios, además de que al ser una mamá que atiende sus necesidades, te conviertes en una mejor mamá.

Querer que se duerman temprano

Este es uno de los dilemas que resulta un poco gracioso para muchas madres: ese sentimiento de querer que se duerman pronto y luego extrañarlos cuando ya lo han hecho. Sin embargo, aunque es algo que entre madres comprendemos, algunas personas pueden tomarlo pensando que deseamos que se duerman porque ya no queremos estar con ellos (y a veces solamente estamos cansadas).

Molestarte con tus hijos

Puedes amar a tus hijos incondicionalmente, pero eso no significa que no habrá días en los que te molestes con ellos, especialmente cuando la situación se torna difícil o simplemente ellos parecen no hacer caso. Muchas personas en algún punto nos molestamos con alguien cercano, pero tener diferencias o malos entendidos no significa que les amemos menos.

Salir a cenar con amigas o tu pareja

Muy similar a lo de desear tiempo a solas, tener ganas de salir a comer, cenar o tomar un café con amigas o tu pareja, y sin que tus hijos te acompañen, no significa que eres una mala madre. Significa que eres una persona con gustos y necesidades, que tiene derecho a tener espacios para compartir y hablar de otros temas con personas de tu edad.

Mujeres Cafe

Extrañar tu vida antes de tener hijos

Yo pienso que todas las mujeres que tenemos hijos no imaginamos nuestra vida sin ellos. Muchas incluso nos preguntamos: ¿qué hacía de mi vida antes de tenerlos?, porque ahora es imposible imaginarnos sin esos pequeñitos a nuestro lado.

Pero de vez en cuando, podemos sentir que extrañamos nuestra vida antes de tenerlos. Y no necesariamente porque pensemos que era mejor, sino simplemente, porque tenemos buenos recuerdos de una vida que antes teníamos y así como recordamos con nostalgia momentos de otras épocas de nuestra vida, también podemos llegar a añorar esos días, sin que esto represente que no amamos nuestra vida actual.

Hacer un viaje sin tus hijos

Aunque viajar con tus hijos, incluso cuando son pequeños, es una bonita experiencia que nos permite fortalecer el vínculo y crear lindos recuerdos a su lado, también es válido desear hacer un viaje sin ellos. Y es que seamos realistas: es poco el descanso cuando se vacaciona con hijos, por lo que no tiene nada de malo desear hacerlo también sin ellos de vez en cuando.

Tener días en los que no quieres ser "la mamá"

Y finalmente, porque todos tenemos días pesados en los que simplemente no quisiéramos hacer nada ni enfrentarnos al mundo, es normal tener (muy de vez en cuando, claro) días en los que no queremos ser "la mamá" y realizar todas esas tareas y responsabilidades que este hermoso y demandante papel conlleva.

Puedes sentir o hacer una, dos o todas estas cosas en diferentes momentos de tu maternidad, pero el hecho de querer hacerlas no significa que ames menos a tus hijos, ni que seas una mala madre. Simplemente eres humana, y como cualquiera, tienes necesidades y emociones que no siempre estarán relacionados con tus hijos. Y eso también está bien.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Por qué no debemos sentir culpa de querer tiempo a solas para nosotras, Siete ideas para tener hoy mismo ese merecido tiempo para mamá

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios