Cómo lograr descansar de verdad en vacaciones cuando tienes niños pequeños
Nuestras experiencias

Cómo lograr descansar de verdad en vacaciones cuando tienes niños pequeños

HOY SE HABLA DE

La palabra "vacaciones" tiene un significado distinto según la etapa de la vida en la que nos encontremos. Para quienes tenemos niños pequeños, puede ser sinónimo de descanso, pero la realidad es que también puede ser una temporada que nos deja... agotados, en especial cuando viajamos.

Al menos en mi experiencia personal como madre, más de una vez me he encontrado diciendo que necesito "vacaciones de las vacaciones", después de algún viaje familiar. Y es que aunque ser padres nos regala un mundo de experiencias nuevas, tener hijos vuelve algunas cosas (como viajar) un poco más complicadas, haciendo que nos preguntemos al final si realmente hemos descansado.

Afortunadamente, hay algunas cosas que podemos hacer para no terminar rendidos tras las vacaciones, y que en mi caso me han funcionado. Te comparto siete cosas que puedes hacer para lograr descansar de verdad en vacaciones cuando tienes niños pequeños y después de un viaje.

Reservar unos días "sin planes"

Una de las cosas que más nos emocionan de las vacaciones son los viajes y las diversas actividades que podemos hacer en familia ahora que tenemos tiempo libre juntos. Sin embargo, eso puede hacer que por querer aprovechar ese tiempo, caigamos en el error de saturar de actividades y planes.

Algo que siempre me ha funcionado, es reservar unos días "libres" sin planes fuera de casa ni actividades programadas (preferentemente en la semana previa al final del periodo vacacional), para realmente tener unos días en los que podamos descansar, haciendo actividades tranquilas como ver películas o salir a caminar.

Evita planes maratonianos

Al hilo de lo anterior, sobretodo si van a conocer una ciudad o a hacer un recorrido más largo por varios sitios, eviten hacer planes de sol a sol o estar todo el día caminando sin descanso.

Una buena idea es organizar el viaje de tal manera que tengan momentos del día para descansar y recargar pilas. Sino volverán con necesidad de unas vacaciones después de las vacaciones.

Buscar algún curso corto para los niños

En verano es común que los padres envíen a los niños a campamentos de verano o cursos que duran todas las vacaciones, pero si no queremos un compromiso tan grande o ya tenemos otros planes para las vacaciones, podemos optar por algo más pequeño.

Durante esta época también hay cursos cortos de verano con actividades divertidas para niños, a los que pueden asistir por días o semanas algunas horas al día, perfectos para que ellos exploren nuevas aficiones y los padres tengamos un poco de tiempo para descansar.

Pedir ayuda a los abuelos o familia cercana

abuelos y nietos

Otra cosa que podemos hacer, es pedir algo de apoyo a la familia cercana, (sin que se convierta en una obligación). Quizás tíos o abuelos pueden hacerse cargo de los niños por unas horas para que nosotros descansemos, o si es posible para ellos, que los niños pasen un fin de semana con ellos mientras hacemos un pequeño viaje sin hijos antes de cerrar las vacaciones.

Ser flexible con los horarios familiares

Como ya lo dijimos previamente, a veces caemos en el error de planear y estructurar cada segundo de las vacaciones para aprovechar el tiempo juntos. Esto, desde luego no tiene nada de malo y si como familia nos funciona, sin duda hay que hacerlo.

Pero también es importante ser flexible con los horarios de toda la familia, para que los planes de verano no se conviertan en una rutina u obligación y podamos realmente relajarnos en vacaciones.

Busca un sitio de vacaciones con planes para niños

vacaciones

Hay muchos hoteles o resorts con actividades programadas durante todo el día para los más pequeños. Si son atractivas, a los niños les suele encantar participar en ellas, pues les entretiene y les hace salir de los típicos planes que suelen hacer con papá y mamá.

Si no es dentro del hotel, pueden buscar actividades divertidas como clases de surf, de tenis, o cualquier otro deporte que a tu hijo le guste. Siempre sin forzar ni obligar, porque la idea es que él o ella se lo pasen genial, y tú puedas descansar durante esas horas.

Date permiso de descansar

Aunque el objetivo de las vacaciones es relajarnos, la realidad es que hay muchas cosas que no podemos simplemente dejar y ya. Sin embargo, es importante darnos permiso de descansar, priorizando algunas cosas y dejando otras para después.

Al menos personalmente, sé que muchas madres se identificarán cuando digo que no paramos ni en vacaciones, pero la casa y sus respectivas tareas pueden esperar, y a la ropa no le pasará nada si se queda en la maleta un día o dos tras volver del viaje. Después de todo, nosotros también tenemos derecho al descanso.


Temas
Inicio