Las tres cosas que una detective de crímenes contra niños no permite hacer a sus hijos para prevenir el abuso infantil

Las tres cosas que una detective de crímenes contra niños no permite hacer a sus hijos para prevenir el abuso infantil
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Como padres, siempre deseamos proteger a nuestros hijos, por lo que intentamos tomar las medidas necesarias para prevenir que sean víctimas de abuso o acoso. Sin embargo, a veces hay cosas que no tomamos en cuenta o que no conocemos el peligro que podrían representar para ellos.

En un vídeo de TikTok que se volvió viral, una detective de víctimas especiales, que trabaja específicamente en casos de crímenes contra niños, ha compartido las tres cosas que no haría o permitiría con sus propios hijos, basado en los casos de abuso infantil en los que ha trabajado.

La primera cosa en su lista, son las fiestas de pijamas: "Nunca sabes quién va a estar ahí y no solo me refiero a otros adultos, sino a otros niños o hermanos. He tenido muchos casos en los que han sucedido cosas en fiestas de pijamas", comenta.

También explica que no recomienda que seamos nosotros quienes organizamos las fiestas de pijama, pues aunque sea en nuestra propia casa hay cosas y detalles que están fuera de nuestro control.

El segundo punto es en relación al uso de Snapchat, una de las diversas redes sociales que podemos encontrar hoy en día: "Hay muchos depredadores intentando contactar a niños y adolescentes, haciendo que les envíen fotos y vídeos de ellos. Hemos tenido muchos casos de explotación infantil con esta aplicación, así que mis hijos nunca la usarán".

Aunque en el vídeo ella menciona únicamente Snapchat, la realidad es que muchas apps y redes sociales no son seguras para niños y lo que ella menciona es uno de los diversos motivos por los que hay una edad mínima para usarlas y los niños no deberían tenerlas.

En caso de tener la edad mínima (usualmente 13 años para la mayoría de las redes sociales) sigue siendo importante que como padres estemos al pendiente de lo que hacen en ellas, así como tener cuidado con las personas que tienen en sus contactos o con quienes hablan. Instalar controles parentales es algo básico y fundamental para ello.

Finalmente, su último punto hace referencia a esa lección de antaño que siempre damos los padres: "no hables con extraños". Ella comenta que aunque es un consejo que damos con una buena intención, esta no es la mejor forma de educar a los niños para prevenir abusos, pues "las personas que hacen daño a los niños suelen ser personas cercanas que conocemos y en las que confiamos, así que es mejor enseñarles sobre contacto bueno y contacto malo", explica.

Además, comenta que es importante que al enseñarles sobre algunos comportamientos extraños que podrían tener otras personas hacia ellos, les aseguremos que siempre pueden acercarse a nosotros si alguien intenta tocarlos de manera inadecuada o hacer algo que ellos no quieran hacer.

Temas
Inicio