"Socializar me deja sin energía": qué es el agotamiento social y cómo evitar que relacionarte con otras personas acabe saturándote

"Socializar me deja sin energía": qué es el agotamiento social y cómo evitar que relacionarte con otras personas acabe saturándote
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

De repente, ves una lista de mensajes en el grupo de amigos. Están proponiendo fechas para la próxima quedada y desde ese momento ya empiezas a ponerte nervioso. Unos proponen el sitio de moda, otros "el bar de siempre" y otro se atreve con una escapada de fin de semana. Tú permaneces en silencio mientras ves como avanza el tema, sin mediar palabra y cruzando dedos para que lo del viaje no triunfe.

El agotamiento social existe y es más común de lo que imaginamos: a  algunas personas socializar les cuesta y les desgasta, incluso con las personas de su círculo más cercano (amén de hacerlo en un evento lleno de desconocidos). Una sensación que puede minar tanto las relaciones sociales como la autoestima si no se gestiona de una forma adecuada.

La "resaca social": un tipo de cansancio que es más común de lo que imaginamos

Se denomina "resaca social" a esa sensación de cansancio que produce el socializar. En general las personas introvertidas recargan su energía al estar solos y la pierden cuando deben interactuar con otros, y aunque a los extrovertidos les suele pasar lo contrario, lo cierto es que todos tenemos algo de los dos rasgos.

Sin embargo, para el primer grupo, hay situaciones que generan un intenso agotamiento de una forma irremediable, como las conversaciones muy largas, difíciles (con temas que pueden ser o muy insulsos o que no controlan), o muy intensas, como política o religión.

Esforzarse por dar una buena impresión, escuchar a personas negativas o conocer a mucha gente nueva, son otras situaciones que generan agotamiento social. Cualquier tipo de presión aumenta el desgaste que produce departir con otras personas.

¿Es posible evitar el agotamiento al interactuar con otras personas?

Amigos

Aunque esto suele ser un rasgo muy marcado de la personalidad, es posible echar mano de algunas herramientas para que socializar no nos deje con la batería bajo mínimos:

  1. No te cierres a socializar porque hacerlo es bueno para tu bienestar físico y emocional. Es recomendable buscar activamente encuentros que te hagan sentir cómodo y que no involucren a demasiada gente nueva.
  2. En caso de que estés en un sitio con personas desconocidas, intenta no aislarte porque de esta forma será mucho más difícil que otra persona de el primer paso para hablar contigo. Puede que otra persona esté pasando exactamente por la misma situación, así que solo sé amable.
  3. Haz pequeños descansos durante conversaciones largas.
  4. Si te encuentras en una sitación o con una persona que te agota "más de lo normal", puede tratarse de una persona tóxica. En ese caso lo mejor es evitarla porque esto no te aporta nada positivo. Hazle caso a tu intuición.
  5. No te fuerces. Si estás en un momento en el que definitivamente lo que más te apetece es estar solo y disfrutar de una película y una pizza en casa, regálate ese placer sin sentir ningún tipo de culpa, ¡esto nos recarga las baterías a todos!
  6. Recuerda que, al igual que los músculos, las habilidades sociales también se entrenan.
  7. Reducir la agenda de actividades sociales, s´é selectivo y elige no más de dos actividades semanales si tienes identificado que socializar te agota.

Imagen de Freepik

Temas
Inicio