Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Qué harías si tu hijo fuera responsable de un destrozo así en una tienda?
Noticias

¿Qué harías si tu hijo fuera responsable de un destrozo así en una tienda?

Publicidad
Publicidad

La página de belleza y maquillaje Extraordinary Life Makeup Artistry publicó hace unos días una fotografía del estado en el que había quedado un expositor de sombra de ojos de una tienda de Sephora, en Georgia (Estados Unidos).

Inmediatamente se pensó que el desastre pudo ser ocasionado por un niño pequeño, aunque ningún adulto responsable del menor dio la cara por lo sucedido, ni nadie vigilaba la tienda cuando los hechos ocurrieron. Los daños ascienden a más de 1.000 euros

Acusan a un niño de lo ocurrido

Brittney Nelson es maquilladora profesional y el sábado 11 de noviembre estaba comprando en una tienda de Sephora cuando algo le llamó la atención. El expositor de las sombras de ojos de la marca Make Up For Ever estaba destrozado, los colores mezclados y muchas de las paletas habían sido hechas pedazos o tenían profundos surcos de dedos.

Inmediatamente vio salir a una madre con su hijo, de aproximadamente cinco años, y fue en ese momento cuando los responsables de la tienda se percataron también de lo ocurrido. Hasta entonces nadie había visto nada, por lo que las causas exactas de lo que pudo pasar se desconocen.

Cuando Brittney puso en conocimiento de los dependientes que había visto a una madre y su hijo saliendo de la tienda, todos creyeron inmediatamente que los destrozos habían sido ocasionados por ese niño.

Brittney publicó las fotografías en su página de Facebook con el siguiente mensaje:

"1.300 dólares en sombras de ojos de Sephora se han perdido esta tarde por culpa de un niño pequeño. Estoy segura de que pensaba que era pinturas de dedos y no tenían ni idea del destrozo que estaba haciendo. Toneladas de producto destruido y los dependientes de Sephora enfadados. Mujeres, por favor, comprad maquillaje sin la compañía de vuestros hijos. Esto no es divertido para nadie. Yo misma he tenido que traer a Allie a muchas tiendas de maquillaje cuando era pequeña pero siempre tenía las "manos en los bolsillos" y yo cumplía la estricta regla de estar tan sólo 10 minutos. Fue muy útil, así que si tienes que llevar tus pequeños a comprar maquillaje, te sugiero que lo intentes"

La fotografía inmediatamente se hizo viral, diviendo las opiniones de los usuarios en dos bandos: por un lado, quienes creen que la altura del expositor exoneraría a un niño de cinco años de toda culpa y consideran "vergonzoso" una acusación así sin ninguna prueba. Por otro lado, quienes piensan que hay niños muy mal educados y padres que no se hacen responsables de sus actos.

Pero ¿y si fue el niño el responsable?

No sabemos qué pudo pasar en esta historia puesto que no hay testigos ni imágenes que captaran el momento exacto del destrozo, por lo que cualquier cliente pudo ser el responsable. Sin embargo, viendo los surcos en el maquillaje provocados por dedos, no parece descabellado pensar que pudo haber sido obra de un niño con ganas de jugar.

Pero si este fue el caso, ¿quienes serían los responsables? En mi opinión, desde luego que el niño no.

El niño no acudió solo a la tienda (recordemos, además, que la testigo afirma que el pequeño tendría unos cinco años) sino que fue acompañando a su madre. Pero ¿dónde estaba ella mientras su hijo jugaba con el maquillaje?

Por otro lado, las tiendas tienen dependientes y forma parte de su trabajo atender a los clientes y vigilar que todo esté en orden. ¿Dónde estaban esos dependientes mientras el niño hacía lo que hizo? Porque creo que estos destrozos no son obra de un descuido de segundos, sino que el menor tuvo que estar bastante tiempo desatendido.

madre e hijo

Y ya por último, pero no menos importante, cabe reflexionar sobre la actitud y el comportamiento que tuvo la madre: ¿huir sin dar la cara es lo más indicado? Obviamente no, y haciéndolo no solo estamos demostrando una falta de responsabilidad y educación, sino que estamos dando un ejemplo pésimo a nuestros hijos, haciéndoles creer que lo correcto cuando se hace algo mal es no afrontar los hechos y no pedir perdón.

Creo que un momento de descuido con nuestros niños lo podemos tener cualquiera, y seguro que sentiríamos una enorme vergüenza si nos ocurriera algo similar. Pero en ese caso, tocaría asumir las consecuencias, pedir perdón delante de nuestros hijos, animarles a que ellos también lo hagan y reflexionar juntos sobre lo ocurrido.

El eterno debate: niños sí, niños no

En cualquier caso, e independientemente de si fue el niño el responsable de lo sucedido o no lo fue, no deja de sorprenderme el hecho de que sin pruebas ni testigos todos tiendan a culpar de forma inmediata a un niño.

Y es que parece que los niños, por el mero hecho de ser niños, siempre molestan o son los culpables de lo que ocurre y todos sabemos que no así. También hay adultos maleducados que no respetan lo ajeno pero, curiosamente en esta historia, el primer acusado no ha sido un adulto.

Lo que es innegable es que los niños necesitan una educación y unos padres comprometidos. Quien más o quien menos ha visto a niños jugar sin control en los pasillos de los supermercados, correr, molestar o incluso causar algún destrozo sin que los padres estuvieran cerca para prevenirlo.

Nuestros hijos son personas en formación que no vienen al mundo educados ni con las normas sociales de convivencia aprendidas. Su naturalidad y espontaneidad les hace comportarse o decir cosas que pueden no ser del agrado de todos.

Por eso, los padres debemos ser adultos responsables y educar a nuestros hijos en el respeto hacia los demás, pero la sociedad debería no presuponer siempre que los niños molestan o no saben comportarse. ¿Qué opinión os merece a vosotros toda esta historia?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos