Compartir
Publicidad

Señales de que tu hijo está bien educado

Señales de que tu hijo está bien educado
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Otra vez leo en diversos medios artículos que nos cuentan lo mal educados que están los niños de ahora, caprichosos y mimados, exigiendo que se les pongan claras las cosas y aprendan a obedecer sin rechistar lo antes posible. Y yo, más que deciros como reconocer que vuestros hijos son unos maleducados, os voy a recordar las señales de que los estáis educando muy bien.

Son empáticos

Los niños aman a sus padres, incluso los aman cuando los padres no lo merecen, pero si sois padres que educan bien a sus hijos os daréis cuenta de que a ellos les importa que os sintáis bien, demuestran preocupación si estáis cansados, enfermos o nerviosos y procuran colaborar para que las cosas os sean agradables y os sintáis felices. Los niños demuestran que son capaces de ponerse en la piel de otros y sentir sus emociones. Los niños bien educados son empáticos.

Pronto podréis constatar que, como decía, los niños que reciben una buena educación son empáticos, aunque es justo esperar que a veces sus impulsos y emociones no nos dejen verlo. Pero si no vemos en ellos empatía habitualmente, deberíamos estar alerta y revisar si nuestra manera de tratarlos no es la más correcta.

Los niños aprenden sobre todo de lo que hacemos los adultos, mucho más que de lo que decimos. Así que si sabéis demostrar amor a vuestros hijos y sois sinceros con ellos, evitáis los chantajes o las presiones excesivas, es seguro que ellos os devolverán el amor con creces y os sorprenderán con gestos amables y considerados.

Esta empatía podremos observarla también hacia otras personas, especialmente hacia hermanos pequeños, niños más chiquititos o animales indefensos. Si nuestro hijo hace daño a otras personas, no siente su sufrimiento o le parece divertido, deberíamos preocuparnos. Los niños bien educados quieren que otras personas se sientan bien pues es lo que han aprendido que hacen los seres humanos.

No toleran los abusos de poder

Si hemos educado bien a nuestros hijos sabrán reconocer los comportamientos abusivos y agresivos de otras personas, no aceptarán amenazas y no considerarán que deben callar y obedecer a cualquier adulto, sobre todo si esté no se comporta bien con ellos. Y eso se nos aplica a nosotros mismos. Los niños bien educados no toleran los abusos de poder.

Cuando cualquier persona, incluso si somos los propios padres, actúa de forma injusta o abusa de su poder, un niño con una correcta educación sabrá que merece ser respetado en todo momento y reclamará sus derechos sin miedo.

Si los comportamientos violentos o injustos los sufre fuera del hogar: con la familia, amigos o en la escuela, no temerá contarnos lo que ha pasado directamente, sin dejar que las situaciones aumenten de gravedad. Si le gritamos y nos dice que no le gritemos, es que estamos educándolo bien.

Un signo de que un niño está bien educado es que, incluso, sabe responder a un adulto impertinente o grosero con seguridad y sin faltar al respeto pero poniendo claros los límites de lo que va a aceptar.

Esta educación de autoprotección, respeto y seguridad en uno mismo y sus derechos debe comenzar desde la infancia y será una herramienta que toda la vida le ayudará. Si desde niños les enseñamos que nadie puede faltarles al respeto y que no deben tolerar agresiones de ninguna clase podrán aventurarse en la vida, lejos de nuestra protección, con mucha más tranquilidad y capacidad de reacción.

Son ellos mismos

Los niños transmiten alegría con facilidad pero la felicidad completa no se limita a horas de juego o risas cuando ves algo gracioso, como bien sabemos los adultos. La felicidad competa es una actitud ante la vida y las personas, demostrando que no tememos mostrarnos como somos realmente y acogemos las diferencias de los demás con respeto.

Los niños que se muestran seguros, que hablan con otras personas sin temer recibir burlas o regaños, y que muestran como son capaces de disfrutar de momentos de todo tipo, sin dejarse vencer por las dificultades, nos están enseñando que saben ser felices.

Que un niño sea capaz de mantener sus opiniones sin sentirse intimidado por ti ni por nadie, ni necesite tampoco ponerse agresivo para defender su postura u opinión. Que tu hijo se sienta valioso por ser quien es, que se respete a sí mismo y a los demás es claro signo de que está siendo bien educado.

Señales de que tu hijo está bien educado

Los padres cometemos muchos errores en la educación y la crianza de nuestros hijos. Somos irracionales, caprichosos, mandones, egoístas, ignorantes… en demasiadas ocasiones, pero incluso así podemos educar bien a los niños.

Un signo casi infalible de que estamos educando bien es que nuestros hijos sean personas felices y que a ellos y a nosotros nos haga felices pasar tiempo, mucho tiempo, juntos. Si eso falla, entonces claro que deberíamos replantearnos que estamos haciendo para no educar bien a nuestros hijos y cambiar.

En Bebés y más | Cuatro consejos que preparan a tu hijo para la vida, "Nadie mejor que una madre sabe lo que es mejor para sus hijos". Entrevista a Graci Ariza, asesora de lactancia y maternidad, Enseñando autoestima

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos