Compartir
Publicidad
Publicidad

Enseñando autoestima

Enseñando autoestima
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Volvemos, dentro de nuestro Curso de Maternidad y Paternidad, al tema crucial de la autoestima infantil. Hoy hablaremos de como los padres podemos enseñarles a los niños lo qué es la autoestima y mejorarla.

La autoestima es algo que se desarrolla en el niño de forma natural, aunque, sin duda hay factores internos y externos que pueden favorecerla o disminuirla. Los padres, como decía, somos los principales agentes de la autoestima del niño y podemos, con nuestros actos, enseñársela.

Os ofrecemos algunos consejos que podéis aplicar para que vuestros hijos crezcan más seguros de ellos mismos, más conscientes de sus derechos, sus necesidades y sus capacidades.

Alabad a vuestros hijos

A todos nos gusta y nos hace sentir muy bien el que una persona querida y admirada resalte nuestras buenas cualidades y valore nuestros esfuerzos. Para nuestros hijos esa persona querida y admirada somos nosotros.

Se ven en nuestros ojos, se construyen con nuestras palabras, por lo que nuestro poder es muy grande y debemos ejercerlo conscientemente y con resposabilidad.

No es que debamos ensalzarlos hasta que se crean superiores a los demás y, por supuesto, en nuestras alabanzas hay que evitar comentarios peyorativos sobre otros o comparaciones. Simplemente hay que recordarles lo maravillosos, hermosos y buenos que son, lo mucho que los amamaos y lo bella que es nuestra vida solamente por tenerlos a nuestro lado.

Animad a vuestros hijos

Cuando el niño afronta una tarea es importantísimo hacerle saber que conocemos y valoramos su esfuerzo, animándolo, haciendo énfasis en lo avanzado, sin glorificar el resultado final y sin mentirle si puede ser mejorado.

Además, eso hará que tengan menos miedo al fracaso y se atrevan con nuevos retos, actividades y ambientes, pues les habremos transmitido que pueden hacer lo que se propongan y que van a tener nuestro apoyo incondicional.

La confianza, el conocer los propios éxitos y ver reconocido el esfuerzo hará que crezcan con una sólida base. El que les animemos a afrontar retos y superar dificultades les ayudará a construir una autoestima sana.

Reconozcamos quienes son, no lo que desaríamos que fueran

Permitir a los niños a ser quienes son, no lo que otros, ni tan siquiera nosotros, querrían que fuera o llegara a ser. No todos los niños seguir los pasos de sus padres. Algunos serán atletas naturales, mientras que otros serán estudiantes destacados. Otros serán niños independientes, creativos, activos o dulces y amorosos. Aprender a valorar la individualidad de nuestros hijos será fundamental para que ellos también se valoren y no se comparen con otros.

Por supuesto nunca debemos criticarles por su aspecto físico o sus cualidades deportivas, o por su poca rapidez en los estudios, ni mucho menos burlarnos o compararlos con otros. Eso si, si hay un problema real de sobrepeso, por supuesto, tenemos la obligación de establecer rutinas y hábitos sanos que le ayuden a mejorar su salud.

La sociabilidad

Ser sociable y tener amigos es algo que a todos nos hace sentirnos más felices en la vida y es un valor que hay que reforzar en ellos, ofreciéndoles oportunidades para que desarrollen relaciones y vínculos sanos con otros niños.

Pero es importante que entiendan que ningún amigo verdadero te pedirá que hagas algo peligroso o incorrecto o que dañes o te burles de otra persona. Si nosotros los aceptamos por ser como son ellos también deben respetar a los otros y no rechazarlos, aunque, como ya he explicado en otras ocasiones, si tiene que sentirse avalados para no relacionarse con personas que les agredan o agredan a otros.

En esto, como en todo lo demás, lo que más importancia tiene no es lo que les digamos, sino nuestro ejemplo. Es buena cosa hablar con ellos mucho y mantener una confianza sincera, para que puedan acudir y contarnos situaciones que no les gusten, seguros de que les escucharemos y ayudaremos a manejarlas.

Si nosotros somos cuidadosos con nuestros amigos, sanos en las relaciones humanas e inflexibles respecto a agredir o rechazar a otros, ellos lo aprenderán. Si hacemos lo contrario de lo que decimos, el mensaje será negativo y no habrá modo alguno de que recuperemos su confianza.

Nuestro deber como padres es darles las herramientas para enseñarles como aumentar su autoestima y ser conscientes de lo importante que es nuestro ejemplo para que crezcan de ese modo, felices y seguros de ellos mismos.

En Bebés y más | La importancia del juego en la autoestima de los niños, La autoestima de los niños: apego y límites, La primera piedra para construir la autoestima de los niños, Autoestima: valorar los talentos y el esfuerzo, Oportunidades para aumentar la autoestima en el niño

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos