Compartir
Publicidad

Prohíben la venta de cortinas y estores con cuerda en Estados Unidos, para evitar accidentes infantiles

Prohíben la venta de cortinas y estores con cuerda en Estados Unidos, para evitar accidentes infantiles
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace dos meses fallecía en Madrid una bebé de 15 meses asfixiada por las cuerdas de una cortina. Un fatal accidente que cada año ocasiona lesiones en 100 niños en la Unión Europea, y aproximadamente 12 muertes anuales en Estados Unidos.

Por eso, en este país han decidido prohibir las cortinas y estores con cuerda, y a partir del 15 de diciembre ya no se fabricarán este tipo de modelos. Con esta medida, se pretende eliminar uno de los cinco elementos domésticos más peligrosos para los niños, según ha catalogado la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor (CPSC) de Estados Unidos.

El peligro de las cortinas con cuerdas

cuerdas

Estados Unidos ha decidido prohibir la venta de cortinas y estores con cuerda. Con esta nueva iniciativa, se pretenden evitar las muertes y lesiones en niños ocasionadas por estrangulamiento, un accidente que ocurre con demasiada frecuencia, tanto en este país como en la Unión Europea.

Pero, a pesar de que la CPSC y la Alianza Europea para la Seguridad Infantil advierten de sus riesgos, aún hay pocas personas realmente concienciadas con este grave problema de seguridad en la infancia.

Los principales peligros de este tipo de cortinas y estores se encuentran en:

  • Las cuerdas utilizadas para subir y bajar estores o para correr las cortinas

  • Los cordones de cuentas o de nylon con forma de anillo para subir y bajar las persianas enrollables o estores

  • Los cordones internos colocados en la parte posterior de las cortinas romanas

Los niños son inquietos por naturaleza, y no ven peligro en muchas de las cosas que hacen. Corren, saltan, juegan y se esconden detrás de las cortinas. Es fácil que enrollen la cuerda alrededor de su cuello, metan la cabecita en el anillo del cordón o se queden atrapados en las cuerdas traseras de los estores.

En algunos casos, los accidentes se producen porque la cuna o el corralito del bebé está situado cerca de una ventana con cortinas de este estilo. La cuerda que cuelga llama la atención del niño, y en pocos segundos puede convertirse en una trampa mortal.

Y es que este tipo de accidentes ocurren de manera rápida y silenciosa, por lo que la única forma de prevenirlos es eliminando estos potenciales peligros de nuestro hogar.

Alternativas a las cuerdas y cordones

Así pues, los fabricantes de estores, persianas enrollables y cortinas fabricadas en Estados Unidos, deberán prescindir del uso de cuerdas y cordones para eliminar el riesgo de piezas colgantes. Como alternativas a los cordones, se recomiendan:

  • El uso de varas rígidas, tanto para ajustar la inclinación de las lamas del estor o persiana, como para desplazarlos de un lado a otro.

  • Opciones inalámbricas o motorizadas.

  • Cortinas planas, simples, y sin cordeles cuyo mecanismo para enrollar consista en tirar sutilmente de una pestaña.

  • Cortinas romanas con clips, en lugar de cuerdas.

Aunque pueda parecernos que los cordones de nuestras cortinas son tan cortos que los niños no podrían acceder a ellos, los expertos aconsejan igualmente no utilizarlos, pues los peques más curiosos podrían trepar hasta alcanzarlos.

Por su parte, la Alianza Europea para la Seguridad Infantil, tampoco recomienda cortar los cordones, ni siquiera como solución a corto plazo, pues cortar el cordón por el sitio incorrecto puede hacer que una de las cuerdas quede más larga, aumentando así el riesgo de estrangulamiento.

Por el momento, en los países europeos se puede seguir adquiriendo cortinas y estores con cuerdas, si bien los expertos recomiendan evitarlos en los hogares con niños o frecuentados por estos. No obstante, se espera que pronto los fabricantes y vendedores europeos lleguen a un acuerdo voluntario por el cual dejen de fabricar este tipo de productos.

Fotos | iStock

Vía | Parents

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio