Compartir
Publicidad
¿Gatea tu hijo en un entorno seguro?
Consejos

¿Gatea tu hijo en un entorno seguro?

Publicidad
Publicidad

Alrededor de los ocho meses, la mayoría de los bebés aprenden a gatear y a los padres nos parece un momento casi mágico, porque le niño por fin empieza a dominar el espacio y se inicia una nueva etapa en su desarrollo. Pero no hemos de olvidar que los niños que empiezan a gatear necesitan un espacio despejado y seguro. ¿Sabes si tu hijo gatea en un entorno seguro? Aquí te damos las claves para conseguirlo.

Según el tono muscular del niño y su estilo de gateo, podrá desplazarse más o menos rápidamente por casa, pero la cuestión es que empiezan a explorar por su cuenta, dando un gran paso para su autonomía. Esa "independencia" tienen que desarrollarse en un entorno con las garantías de seguridad para evitar accidentes y sustos.

  • Hay que buscar un espacio abierto y despejado en la medida de lo posible, sin obstáculos peligrosos. Esto significa que todos aquellos objetos como lámparas de pie (si son lo suficientemente ligeras), jarrones, macetas, estanterías, manteles que cuelgan... habrán de quitarse del alcance del niño o asegurarse. Todo objeto o mueble que pueda caerse al ser empujado por el niño y romperse o chafarlo se asegurará o eliminará. Por cierto, esta medida puede que acabe pareciéndote de lo más práctico y no devuelvas muchos de esos objetos a su sitio en mucho tiempo.

  • Bloquea puertas de armarios que estén a su alcance y los cajones, ya que no solo podría tirárselos encima sino coger objetos peligrosos que estén en su interior. Especial cuidado si el bebé gatea en la cocina, donde los peligros se multiplican.

  • Mantén las puertas cerradas y el acceso a las escaleras bloqueado, ya que en un momento de descuido el bebé podría alejarse llegando a otra habitación no protegida o caerse. No dejes a tu bebé solo ni un momento.

  • Un suelo muy resbaladizo y frío va a dificultar que el bebé gatee, de modo que habrá que poner alguna alfombra que no se mueva y previniendo también caídas y resfriados.

Peligros en casa para l bebé
  • Protege todos los enchufes eléctricos que estén al alcance del bebé, ya que suponen un peligro. Atentos también a las regletas y a los enchufes que estén siendo porque le niño podría tirar del cable.

  • No es necesario que el bebé lleve un calzado especial para gatear y los calcetines pueden hacer que resbale (aunque estos sí serían compatibles con una alfombra, cuando hace frío), de modo que si se puede, es mejor que el bebé esté descalzo. Ya hemos dicho que es mejor que la superficie no esté fría y por supuesto que el bebé no se enfríe, por ello hemos de mantener la casa en una temperatura adecuada que permita al niño explorar.

  • El niño que gatea ha de llevar ropas cómodas, que le dejen libertad de movimientos, que transpiren... que faciliten sus movimientos y que no les hagan pasar calor o resbalar.

  • Elimina todos los objetos pequeños que el bebé pueda llevarse a la boca, revisando el suelo frecuentemente por si queda alguno o se ha roto algún juguete, o se ha caído una moneda, un botón...

  • En relación con el punto anterior, si bien no hay que esterilizar la superficie en la que se mueve el bebé, sí debemos cuidar su higiene con cierta frecuencia, pasando el aspirador, fregando... y con un cuidado especial si hay mascotas en casa.

  • Para las esquinas, los enchufes, las puertas... no idees dispositivos de seguridad caseros, que pueden ser peligrosos y no cumplir bien su función. Mejor adquirirlos en tiendas de puericultura y asegurarnos de que están homologados.

Los puntos anteriores están especialmente pensados para el hogar, pero recuerda que en cualquier otro lugar, fuera de casa, pueden existir peligros, por lo que mejor no dejarlo gateando en lugares nuevos que no hayamos revisado minuciosamente, o que no reúnan las condiciones de limpieza necesaria.

En definitiva, un ambiente estimulante para favorecer el gateo del bebé ha de basarse en facilitar las condiciones prácticas para sus primeros intentos, incluyendo entre esas condiciones todas las medidas de seguridad para que el bebé no sufra daños o accidentes. ¡Y también hay que darle mucho ánimo para que siga explorando! Vosotros, ¿habéis adaptado la casa al gateo del bebé?

Fotos | iStock
En Bebés y más | ¡No lo pongas a andar!: es recomendable que los bebés gateen, Precauciones a tomar cuando empiezan a gatear, Los bebés que nacen en invierno empiezan a arrastrarse y gatear antes, ¿por qué?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio