Compartir
Publicidad

Una mujer que fue madre subrogada celebra el primer cumpleaños de la nieta que ella misma dio a luz

Una mujer que fue madre subrogada celebra el primer cumpleaños de la nieta que ella misma dio a luz
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada vez es más común escuchar de casos en los que un familiar, por ejemplo la abuela del futuro bebé, actúa como madre subrogada para las mujeres que por algun problema de fertilidad no logran concebir. Son actos de amor y apoyo que nos demuestran que cuando se trata de ayudar a los hijos, las madres estás dispuestas a todo para verles felices.

¿Pero qué pasa después del nacimiento del bebé? Te contamos cómo ha sido la vida de una abuela que fue madre subrogada el año pasado, quien celebró recientemente el cumpleaños de su hija-nieta.

Quizás recuerdes la historia de la familia McKissack, de la que te contamos en Bebés y más hace un año. Kelly y Aaron McKissack intentaron tener un bebé durante varios años, pero después de sufrir tres abortos espontáneos la madre de Kelly, Tracy Thompson, se ofreció como madre subrogada. Todo surgió cuando Thompson recordó una conversación que tuvo con su hija cuando era adolescente:

"Lo creas o no, se le ocurrió a ella con 13 años", ha dicho Thompson, "cuando era una adolescente me dijo: 'mamá, si no puedo tener un bebé, ¿podrías tenerlo tú?'. Por supuesto le contesté".

Un año después, la familia celebra el primer cumpleaños de Kelcey. Thompson es una feliz abuela que disfruta jugar con la nieta que ella misma dio a luz después de un embarazo que la dejaba exhausta. "Ahora, esto es muy divertido", comenta Thompson. "Lo mejor es ver a mi hija ser una mamá, ver cuánto adora a Kelcey y la felicidad que siente cuando está con ella. Siento como si hubiera hecho algo muy bueno, debido a que ellos son muy buenos padres".

Aunque ahora se encuentran felices y han recibido cientos de correos con preguntas de otras personas que están considerando la opción de tener una madre sustituta, también han recibido comentarios negativos. Algunos les han escrito comentando sobre la endogamia y otros han señalado a McKissack como egoísta por no haber adoptado.

La familia afirma que un día le contará a Kelcey la historia de su nacimiento, incluso si es muy joven para comprenderla. "Ser una madre subrogada es algo bueno. No es malo. Ayuda a construir familias", concluye McKissack.

Vía | Dallas News
En Bebés y más | Abuela y madre subrogada a la vez: una mujer de 53 años da a luz a su propia nieta, Los siete casos más extraordinarios de maternidad subrogada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio