Compartir
Publicidad

Los bebés distinguen si no podemos o no queremos compartir (y se enfadan)

Los bebés distinguen si no podemos o no queremos compartir (y se enfadan)
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un estudio reciente realizado por científicos de la Universidad de York, en Canadá, ha revelado que bebés muy pequeños, con tan solo seis meses de edad, saben cuándo se les está “tomando el pelo” y demuestran que esta actitud no les gusta.

Los resultados de esta investigación demuestran empíricamente que los niños de esas edades son capaces de identificar y comprender las intenciones de los adultos y de dar una respuesta a éstas, demostrando que expresan su disconformidad o reaccionan en consecuencia. Hasta el momento, esta habilidad se había podido demostrar sólo a partir de los nueve meses.

En concreto, se demostró que si los bebés veían que un adulto no podía compartir con él un objeto no mostraban reacción, sin embargo si de percataban de que el adulto no le daba el objeto porque no quería, mostraba su malestar y "enfado".

Para el estudio fueron analizadas las reacciones de cuarenta bebés de seis y nueve meses ante un juego que consistía en que un adulto se mostraba o incapaz o reticente a compartir un juguete con los pequeños.

Los bebés aceptaban con calma el hecho de que el adulto no fuera capaz de compartir con ellos el juguete por razones que escapaban a su control pero, por el contrario, detectaron y se mostraron agitados cuando resultó evidente que el adulto, simplemente, no tenía intención de compartir.

Los científicos registraron las respuestas sociales de los pequeños, como la tristeza, las miradas de rechazo, las sonrisas o sus vocalizaciones, además de atender a otras respuestas más físicas, como el hecho de dar golpes.

Con los bebés sentados sobre el regazo de sus madres junto a una mesa, y frente a otro adulto, se les sometió a tres situaciones: de bloqueo, de burla (le enseñaban el juguete y lo escondían) y de juego. En cada una de estas situaciones hubo una condición de incapacidad de compartir el juguete y otra de resistencia a compartirlo por parte del adulto.

Esta investigación fue apoyada por subvenciones del Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y Humanidades de Canadá. Los resultados pueden parecer a primera vista irrelevantes, pero creo que demuestran la gran inteligencia e intuición de los bebés tan pequeños.

Además, las habilidades sociales y cognitivas de los bebés no son tan conocidas, por lo que cualquier acercamiento científico ayuda a desvelar los misterios que aún rodean la inteligencia del bebé.

Ya sabemos que si queremos gastarle una broma de este tipo a los bebés, ya con seis meses no les hará ninguna gracia, y sabrán cuándo no queremos compartir un juguete con ellos.

Vía | Tendencias21 Foto | Jeb Ro en Flickr Más información | Universidad de York En Bebés y más | "Bebés: la imaginación al poder", documental de Punset, Documental: El cerebro del bebé por Eduardo Punset

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos