Compartir
Publicidad

La separación del bebé y la madre tras el parto repercute negativamente en la Lactancia Materna

La separación del bebé y la madre tras el parto repercute negativamente en la Lactancia Materna
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

El contacto piel con piel entre madre y bebé es la llave biológica de la lactancia materna y el vínculo afectivo. Este y otros aspectos relacionados con la maternidad y la lactancia fueron tratados en el II Simposio Internacional sobre Lactancia Materna organizado por la Liga de la Leche de Euskadi.

La separación del recién nacido de la madre tras el parto, repercute negativamente en la lactancia materna. El contacto piel con piel después del parto facilita el entorno que el bebé necesita para asegurar que la lactancia se desarrolle con éxito y fomenta en la madre confianza en su habilidad de satisfacer las necesidades del pequeño. Cuando el bebé está puesto sobre el tórax de la madre, usa su olfato para guiarse al pecho y lograr amamantar correctamente. Se ha demostrado que las separaciones así sean cortas disminuye las tasas de lactancia materna. La interrupción de este proceso, al separar el bebé de la madre, puede conducir a una succión ineficaz que provoca patologías en la madre como grietas en los pezones, congestión de los pechos, y en el bebé puede dar lugar a una ganancia de peso insuficiente.

Sin embargo, a pesar de que científicamente este hecho está comprobado en la gran mayoría de los hospitales y clínicas de España, se separa a la madre de su bebé recién nacido tras el parto y durante la primera hora de vida.

Vía | El País En bebés y más | El Método Madre Canguro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos