Publicidad

Uno de cada siete bebés en el mundo nace con bajo peso, lo que ocasiona graves consecuencias en su salud
Recién nacido

Uno de cada siete bebés en el mundo nace con bajo peso, lo que ocasiona graves consecuencias en su salud

Publicidad

Publicidad

Tras el parto, el equipo médico se encarga de tomar algunos datos importantes del bebé al nacer, entre los cuales se encuentra su peso. El peso del bebé es algo que influye grandemente en su estado de salud, no solo durante sus primeros meses, sino toda su vida.

Lo ideal, es que todos los bebés nazcan con un peso dentro del rango normal, sin embargo no siempre es así. De acuerdo con una investigación global, uno de cada siete bebés en el mundo nace con bajo peso, lo que puede traer graves consecuencias en su salud.

Realizada por investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 20 millones de bebés en el mundo nacieron con bajo peso en 2015, es decir, uno de cada siete.

Esta fue la conclusión a la que se llegó tras analizar información y datos estadísticos de 281.000.000 de nacimientos en 148 países entre el año 2000 y 2015. Las tasas disminuyeron en comparación con los resultados obtenidos en 2000, sin embargo, no lo suficiente para alcanzar metas propuestas y prevenir consecuencias de salud global.

Cuando se habla de "bajo peso", se refiere a los bebés que pesaron menos de 2,500 kilogramos al nacer. Lo normal, es que un recién nacido niño pese entre 2,500 y 4,300 kg. y entre 2,400 y 4,200 kg. si es niña.

Las estadísticas fueron muy distintas según la región y el país, ya que el 91% de los bebés que nacieron con bajo peso provenían de países de bajos y medianos ingresos, mientras que tres cuartas partes de todos los bebés nacidos con bajo peso, eran del sur de Asia y de África subsahariana.

Sin embargo, esto no significa que en países más ricos o con mejores ingresos vayan mejor las cosas, ya que éstos tuvieron el progreso más lento, pues sus cifras de registros de bebés nacidos con bajo peso en 2000 y 2015 se mantuvieron en rangos muy similares.

El bajo peso de un bebé puede presentarse en dos situaciones: cuando nace de forma prematura o cuando llega a término pero es demasiado pequeño para su edad gestacional debido a un crecimiento intrauterino retardado.

Estudios realizados a lo largo de los años han mostrado que un bajo peso al nacer pone en mayor riesgo a los bebés de presentar ciertas complicaciones en su salud desde su infancia hasta su vida adulta, mostrando mayores retrasos en su desarrollo y crecimiento, o favoreciendo la aparición de enfermedades como diabetes o enfermedades cardiovasculares como hipertensión, así como enfermedades mentales.

En 2012, los 195 países miembros de la OMS se comprometieron a reducir las tasas de bebés nacidos con bajo peso en un 30% para el año 2025. Sin embargo, entre 2000 y 2015, solo bajó en un 1.2% cada año, por lo que es necesario acelerar el progreso global, para llegar a la meta y mejorar la salud a nivel mundial.

¿Por qué algunos bebés nacen con bajo peso?

Bebe Hospital

Como lo comentamos, hay dos situaciones principales en las que los bebés nacen con bajo peso: que nazcan de forma prematura o bien, que muestran un crecimiento intrauterino retardado. En el segundo caso, existen tres posibles causas por las que ésto puede suceder: de origen materno, placentarias o de origen fetal.

Las causas de origen materno son las que dependen de la madre, y conocerlas puede ayudarnos a tomar medidas para tratar de prevenir que el bebé nazca con bajo peso. Entre ellas, se encuentran el consumo de drogas como tabaco y alcohol, que se sabe pueden limitar el crecimiento fetal y provocar defectos de nacimiento.

También, la nutrición de la madre durante el embarazo es importante, ya que una alimentación deficiente puede repercutir en el peso del bebé, por lo que es importante llevar una dieta saludable y equilibrada. Otro factor que puede afectar al peso del bebé, es el estrés materno, pues padecerlo durante el embarazo, o incluso antes, limita el flujo sanguíneo (y con ello la nutrición) al útero.

Las causas placentarias o de origen fetal, no suelen depender de la madre o de sus hábitos, pero por ello es muy importante que durante el embarazo se acuda puntualmente a las citas o revisiones médicas y se le puedan dar al bebé las atenciones y cuidados que necesite.

Fotos | Unsplash
Vía | CNN

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir