Compartir
Publicidad
Los primeros días con el bebé: el peso y la talla al nacer
Recién nacido

Los primeros días con el bebé: el peso y la talla al nacer

Publicidad
Publicidad

Hace un mes os hablamos del aspecto al nacer del bebé, de cómo sería en los primeros días después de llegar al mundo, para que tuvierais una mínima referencia y ayudaros a resolver las típicas dudas de los padres que acaban de serlo.

Hoy seguimos un poco con esa entrada centrándonos en el peso y la talla de los bebés al nacer, porque muchos padres tienen expectativas acerca del peso y el tamaño que tendrán, o dudan cuando ven que su bebé es tirando a ligerito y el de la habitación de al lado del hospital, que ha nacido el mismo día, parece su hermano mayor (o viceversa).

¿De qué depende el peso de un bebé al nacer?

Los bebés no pesan todos lo mismo al nacer, y esto es porque hay varios factores que afectan al peso y estatura del bebé que está por nacer. Vamos a ver a continuación cuáles son estos factores:

  • La duración del embarazo: Por lógica, cuanto más tiempo está un bebé gestándose en la barriga de su madre, más grande será. Un bebé nace a término cuando lo hace a partir de las 37 semanas de gestación, y se considera post término a partir de las 42. Entre la 37 y la 42 hay un mes de diferencia. Para un bebé no es lo mismo salir a las 37 que a las 42, así que pese a que nace a término en ambas, a los 42 seguro que es más grande que si naciera a las 37.
  • El tamaño de los padres: No es una regla exacta, porque a veces se ven niños pequeñitos con padres grandes, pero sí hay una tendencia clara. Si la madre y el padre son más bien altos, los niños nacen grandes. Si los padres son bajitos, los niños suelen nacer pequeñitos.
  • La dieta de la madre durante el embarazo: el embarazo es el peor momento de la vida de la mujer para ponerse a hacer una dieta de adelgazamiento o para privarse de nutrientes que tanto ella como el bebé necesitan. Lo es porque el riesgo de parto prematuro es mayor, el bebé puede tener un desarrollo cerebral peor, puede nacer con labio leporino y puede nacer también con bajo peso.
  • Posibles complicaciones en el embarazo: Hay circunstancias en el embarazo que pueden modificar el tamaño del bebé. Si la madre ha tenido la tensión elevada durante el embarazo o ha padecido algunas enfermedades el bebé podría ser más pequeño de lo que habría sido si todo hubiera ido bien. Si en cambio la madre ha sufrido diabetes gestacional el bebé podría ser más grande.
  • El consumo de sustancias nocivas para el bebé: el tabaco, el alcohol o las drogas durante el embarazo afectan al tamaño del bebé.

¿Cómo saber si su tamaño es correcto?

Si un niño es muy pequeño, o si es muy grande, el desarrollo y la vida fuera del útero pueden serle relativamente complicados. Por eso, cuando los bebés nacen, tras medirles y pesarles, se comparan las cifras con las que se consideran normales al nacer. Esto se hace mirando las tablas de peso y de altura por percentiles.

126470077

En ellas se observa cuál es el tamaño habitual de los bebés y cuál es el peso habitual al nacer, y así se compara al bebé recién nacido para saber si todo es normal o si podría haber algo a tener en cuenta. Para que tengáis más datos, comentaros que lo normal es que un recién nacido niño mida entre 46 y 53,5 cm y pese entre 2,500 y 4,300 kg. Si es niña, lo normal es que mida entre 45,5 y 53 cm y pese entre 2,400 y 4,200 kg.

Si se sale por arriba o por abajo hay que ver las razones, porque podría ser algo normal o podría haber una causa sobre la que trabajar o solucionar.

¿Y si es grande o pequeño?

Los niños más cercanos a los valores altos o bajos que os he comentado son los considerados grandes o pequeños (grandes, por encima del percentil 90 y pequeños, por debajo del 10).

En caso de que el bebé sea grande, que es algo que maravilla mucho a los familiares, por aquello de que da la sensación de que cuanto más grande es, más sano está, hay que vigilar con los niveles de azúcar en la sangre, pues pueden tener dificultad para regularlos y, para prevenir una hipoglucemia (un nivel muy bajo de azúcar que afecta al nivel de conciencia del bebé) hay que alimentarle con más frecuencia que al resto de los bebés.

En caso de que el bebé sea pequeño hay que tener muy en cuenta el tema de la alimentación, pues a veces tienen más problemas para comer, y hay que vigilar con la temperatura, porque pueden tener más problemas para regular su propia temperatura.

Una vez pasen los días y el bebé haga su primera visita con el pediatra y la enfermera volverá a ser medido y pesado para ver si la talla. el peso y el perímetro craneal están aumentando tal y como se espera. En caso de que no sea así habrá que valorar si hay algún problema de alimentación o de salud.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | El tamaño de la tripa no depende del tamaño del bebé, Fórmula para calcular el peso del bebé por nacer, Factores que influyen en el crecimiento fetal

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio