Compartir
Publicidad
Publicidad

Imagina que dejas a tu hijo en la guardería y al recogerlo lo encuentras lleno de mordidas, ¿qué hacer?

Imagina que dejas a tu hijo en la guardería y al recogerlo lo encuentras lleno de mordidas, ¿qué hacer?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Algunas veces, por las razones que sean, necesitamos dejar a nuestros hijos bajo el cuidado de alguien más. Y uno de los lugares con los que nos podemos sentir seguras, es una guardería. Pero aunque la mayoría puedan ser lugares certificados y con personal capacitado, en ocasiones suceden cosas que definitivamente no esperábamos.

Una madre mexicana dejó a sus dos hijos en una guardería y al recogerlos, notó que al pequeño, de tan solo un año dos meses, le habían mordido 25 veces en todo el cuerpo.

La noticia

De acuerdo con información de Telecinco, la madre ha denunciado a la guardería porque al recoger a sus hijos encontró que el menor tenía nada más y nada menos que 25 mordidas en brazos, pecho, espalda, orejas y mejillas. ¡Veinticinco!

El pequeño tuvo que recibir atención médica debido a las lesiones que, de acuerdo con lo que le dijo el personal de la guardería a la madre, fueron provocadas por otro niño de un año, que ya había hecho eso anteriormente. Debido a lo ocurrido, la madre acudió a poner una denuncia por negligencia y descuido del personal, por no evitar ni detener al otro niño mientras mordía a su hijo.

Después de poner su denuncia, el personal de la Secretaría de Desarrollo Social acudió a la guardería para hablar con el personal, pero al no encontrar a nadie, colocaron un citatorio en la puerta de las instalaciones, indicando que la guardería queda suspendida mientras se realicen las debidas investigaciones.

Esta no es la primera vez que escuchamos de algo así. Hace algunos años supimos del caso de una niña de 22 meses que recibió 30 mordidas mientras estaba en la guardería.

¿Qué se debe hacer en estos casos? ¿Quién fue el culpable? En alguna ocasión supimos de un niño de 15 meses que fue expulsado durante una semana de una guardería por morder a otros niños. ¿Fue la mejor decisión? Definitivamente no. Este tipo de conductas se solucionan hablando y mostrándoles a nuestros hijos la manera correcta de convivir son sus compañeros.

¿Qué hago si muerden a mi bebé?

Probablemente ninguna madre deja a su hijo en una guardería esperando que le suceda algo así. Pero creo que es importante que estemos preparadas para esta clase de situaciones.

Lo primero que debemos hacer es investigar y preguntar qué fue lo que ocurrió. Hablar con los maestros para ver qué soluciones ofrecen, y si lo consideramos necesario, hablar con la madre o padre del niño que ha mordido a nuestro hijo. Es importante que las personas encargadas de nuestros hijos tomen su parte de responsabilidad. Entiendo que los niños pueden hacer mil cosas si se les deja de ver un segundo pero aún así, la responsabilidad es de ellos.

Aclaro que esto sería en el caso de que un niño mordiera una vez a nuestros hijos. Si estamos hablando de lo que le sucedió al niño de esta nota, definitivamente haría lo mismo que la madre, pues no es posible que el personal responsable haya permitido esto y sí considero deben ser sancionados por su grave descuido.

Como madres y padres debemos enseñarles desde pequeños a decir que no cuando alguien los molesta o agrede, y explicarle algunas maneras de defenderse, como acercarse a sus maestros y alejarse del niño que lo molesta.

¿Y si es mi hijo el que muerde?

Aunque es algo que puede avergonzarnos o preocuparnos mucho, hay que aclarar que el hacerlo a esa edad (uno, dos y tres años) es normal. En muchas ocasiones es una manera de expresar frustración o enojo porque no saben cómo hacerlo de otra manera, otras simplemente desean llamar la atención. Con esto no quiero decir que sea un comportamiento que debamos aceptar, sino que no nos estresemos demasiado porque tampoco es algo terriblemente malo.

Lo que sí debemos hacer es identificar la razón detrás de las mordidas. ¿Por qué muerde? ¿Con qué finalidad? Una vez encontrado el motivo, podemos entonces trabajar para que deje de hacerlo. La comunicación es clave para enseñar a nuestros hijos lo que pueden y no pueden hacer, y que comprenda que este tipo de acciones hcen daño a los demás.

Vía | Telecinco
En Bebés y más | Cámaras en las guarderías, ¿deberían ser obligatorias?, La seguridad infantil en las guarderías: nunca se puede bajar la guardia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos