Compartir
Publicidad

Expulsan de la guardería a un niño de 15 meses por morder a otros niños

Expulsan de la guardería a un niño de 15 meses por morder a otros niños
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un niño de quince meses fue expulsado ayer de la guardería municipal de Benejúzar, en Alicante, durante una semana, por morder a sus compañeros.

La madre, indignada ante la medida adoptada por la guardería ha decidido denunciar al centro a la Policía Local y a la Guardia Civil, ya que según cuenta la propia madre, la expulsión por “motivos disciplinarios” viene aprobada por la Concejalía de Educación.

En las denuncias presentadas, que la mujer ha hecho públicas, explica que, entre otras cosas, la expulsión supone un problema para ella y su familia porque estando todos trabajando nadie puede hacerse cargo del niño por las mañanas. Además explica que llegó a hablar con el concejal de Educación, Francisco Lorenzo, que le dijo que no se iban a echar atrás, pues la solución de dejar al pequeño en casa durante una semana estaba pensada para “ver si así se le quita la costumbre de morder”, frase que yo definiría como la más lamentable de la semana.

A ver si así se le quita la manía

Me detengo para comentar la frase porque es que tiene para sacar punta (ahora mismo me estoy riendo solo… imaginadme ante el teclado con la risa de “no puede ser”). La madre dijo que expulsar al niño no era la solución y, ciertamente, no lo es, y menos si se hace con la intención de que el niño aprenda que no tiene que morder.

Quince meses no son quince años. Quince meses son un año y tres meses, edad en la que un niño no tiene ni idea de si pasa cinco días en casa o si los pasa en la guardería. Edad en la que un niño no entiende que los fines de semana no hay que ir a la guardería ni entiende que en los días laborales hay que ir a la guardería. Edad en la que, si cinco días deben servir para aprender a no morder, el sábado y el domingo deberían servir para aprender a no hacer algo también, quizás no tan grave como morder. Absurdo.

Pero esto no acaba aquí. La madre además se ha quejado de que le han ofrecido que el menor sea visto por los servicios de psicología municipales. Para ella, ni expulsarlo es la solución, ni llevarlo al psicólogo lo es tampoco, porque es un niño de un año de edad que “no comprende lo que hace ni lo que se le dice”.

La versión del concejal de Educación

El concejal de Educación, por su parte, ha explicado la versión de los hechos. Según dice la solución ha sido tomada de manera consensuada con la directora del centro infantil, después de que ésta le pidiera ayuda.

Al parecer el niño ha mordido ya de forma “grave” y “hasta en tres ocasiones” a varios compañeros. Los padres de los afectados se quejaron, lógicamente, y la directoria optó por contactar con el concejal. Entre los dos decidieron que lo mejor era que se quedase en casa esta semana, “ya que igual estaba más nervioso por algo”. Que digo yo que bien podrían haber hablado con la madre para ver si había algún motivo para que el niño decidiera solucionarlo todo a bocados, sobretodo sabiendo que nunca había habido problemas con él.

“Es una cuestión de seguridad y de preocuparse por la integridad de los chiquitos; no entiendo cómo se ha magnificado tanto la situación”, añade el edil. Pues bien, se magnifica porque está claro que hay un problema con un niño que se está relacionando mal con sus compañeros. Es necesaria una solución, eso no lo niego, pero dudo mucho que la solución llegue mediante una expulsión de cinco días.

Probablemente habrá que enseñar al niño a relacionarse de otro modo con sus compañeros y lo más seguro es que no sea algo que se le enseñe en diez minutos, ni siquiera en diez días, sino en más tiempo, porque ya sabemos todos, padres y educadores, que educar a un niño no es tarea fácil. Bueno, he dicho educadores, pero al parecer hay educadores e incluso concejales de educación que no tienen esto tan claro.

Vía | La Vanguardia
Foto | PortableChurch en Flickr
En Bebés y más | “En la escuela infantil me dicen que tiene que dormir solo y ellas no siguen el consejo‏”, Una niña de 22 meses podría haber sufrido 30 mordiscos en la guardería, Las diez prácticas de crianza más controvertidas: la guardería o escuela infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos