Compartir
Publicidad

La desoladora imagen de un niño de seis años solo en su cumpleaños: invitó a 32 niños y no se presentó ninguno

La desoladora imagen de un niño de seis años solo en su cumpleaños: invitó a 32 niños y no se presentó ninguno
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Te imaginas que en el próximo cumpleaños de tu hijo invites a toda la clase y no aparezca ninguno? Quizás sea una de las peores pesadillas de una madre: tener que consolar al pequeño porque lo que iba a ser una tarde de fiesta y juegos se ha convertido en un paisaje desolador.

Pues eso es lo que le ocurrió a Teddy, de seis años, y a su madre Sil Mazzini en Tucson (EE.UU.) el domingo 21 de octubre. Invitaron a los 32 niños de la escuela infantil y a su padres a una merienda en una pizzería y solo uno de los progenitores avisó de que no iban a acudir. El resto, directamente no se presentó.

Así que Sil decidió enviar una foto de su hijo solo en el restaurante a un periodista. Este lo compartió en su muro y a Teddy le han llovido regalos y felicitaciones de cumpleaños.

¿Cómo se puede hacer esto a un niño... y a su familia?

Esa es la pregunta que me hice al conocer esta publicación que se está haciendo viral. ¡Y no es para amenos! Ya no hablamos de dinero tirado (que también) sino de la poca empatía de estos adultos, padres también de niños de seis años, al no ponerse en contacto con los padres de Teddy para comunicares que, por la razón que sea, no pueden asistir a su cumpleaños. Y por desgracia no es el único caso.

La mayoría de nosotros, padres 'normales' hemos tenido que hacer malabares para que nuestros pequeños acudieran al cumpleaños de algún amiguito porque ellos querían ir (y eso aunque supusiera recorrer toda ciudad y hablar durante tres horas con personas desconocidas).

Pero lo hacemos por ellos, para que disfruten.

¿Y cuántas veces también hemos tenido que llamar a los padres de los niños que hemos invitado al cumpleaños de nuestro hijo porque a dos días del evento no han confirmado? Al menos, yo, sí he tenido que hacerlo en más de una ocasión. De ahí que cuando son mis hijos los invitados, procure responder en cuanto conozca nuestra disponibilidad si va a poder ir o no.

Y es que aunque solo sea por "no hacer a los demás lo que no me gustaría que me hicieran a mí".

La historia de Teddy

Pues parece que no todos pensamos igual. Según la información publicada por el Washington Post, esta madre de Tucson, Sil, preguntó a su hijo Teddy cómo quería celebrar su sexto cumpleaños, y le dio a elegir entre ir a Disney World o invitar a toda su clase. Y se decantó por tener una fiesta con su compañeros de clase y sus padres.

Así que reservaron en una pizzería de Tucson, donde viven, para 30-40 comensales y enviaron las invitaciones. Solo una familia declinó la invitación. El resto, simplemente no apareció.

Así que la madre decidió enviar una foto de su hijo al periodista Nick VinZant. Este la colgó en su muro de Facebook y se desató una ola de apoyo al pequeño Teddy.

En solo dos días la publicación se ha hecho viral, y le llegan felicitaciones y regalos sin parar. Incluso dos cadenas de televisión locales y diarios escribieron sobre Teddy, y una emisora de radio se ofreció a darle otra fiesta, pero Sil la declinó.

La noticia se extendió a todas las redes sociales y el equipo de baloncesto Phoenix Suns se ha unido al homenaje involuntario a Teddy y le han ofrecido un saludo de cumpleaños muy especial a través de Twitter:

"¿Qué tal si celebramos con miles en nuestra casa? Las entradas para el partido del miércoles del #SunsVSLakers son todas tuyas."

Por suerte, según las declaraciones de la mamá al Washington Post el pequeño Teddy no fue muy consciente de lo ocurrido, quizás gracias a su corta edad o a que su padre se ocupó de jugar con él en todo momento.

"Para él fue un buen cumpleaños y el lunes fue a la escuela de muy buen humor. No lo entendió. Si eso le hubiera sucedido a un niño de 11 o 12 años, sería difícil. Pero es tan joven que está bien".

Un final de fiesta feliz

El equipo difundió las imágenes de la visita de Teddy al estadio de baloncesto de los Suns, donde vio su primer partido de la NBA. Conoció a sus jugadores favoritos quienes le obsequiaron camisetas personalizadas y lo hicieron sentir el rey de la fiesta.

Pero lo mejor fue la cara de felicidad del pequeño con una enorme sonrisa que contrasta con la de arriba, tras haber pasado el trago amargo en su cumpleaños. Seguro que jamás olvidará esta celebración tan especial.

Vía | Washington Post

Fotos | @NickVinZantreports

En Bebés y Más | Cumpleaños infantiles, ¿nos hemos vuelto locos?, ¿Por qué no es una buena idea abrir los regalos durante la fiesta de cumpleaños infantil?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio