"Consideren llevar al bebé al médico. Quizá necesita atención": la queja de un vecino por el llanto de un bebé y la respuesta de los padres

"Consideren llevar al bebé al médico. Quizá necesita atención": la queja de un vecino por el llanto de un bebé y la respuesta de los padres
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Sabemos que la convivencia entre vecinos no siempre es fácil, pero cuando hay problemas lo más recomendable es que ambas partes traten de solucionarlo de forma respetuosa y empática. Sin embargo, en los últimos años se ha puesto de moda colgar notas o carteles en los portales de las comunidades denunciando públicamente el ruido o las actitudes molestas de otros residentes del edificio.

La última polémica viral en redes protagonizada por vecinos ha sido publicada en la cuenta de Twitter @liosdevecinos. Según leemos, un vecino se quejó del llanto de un bebé insinuando que los adultos al cargo no le estaba prestando la debida atención. Las respuestas a su comentario no se han hecho esperar.

Quejarse por el llanto de un bebé: una actitud demasiado normalizada (por desgracia)

"Por favor, consideren llevar al bebé al médico. Quizá necesite atención". Con esta frase escrita en un papel y colgada en el ascensor de una comunidad, un vecino denunciaba públicamente a otros por el llanto de su bebé.

Los afectados se dieron enseguida por aludidos, y utilizando el mismo tono que el vecino denunciante respondieron lo siguiente:

"Por favor, considere que es normal que un bebé llore y este bebé llora poco. Además, recibe atención las 24 horas del día. Si tiene algún problema, considere hablar en persona con nosotros, nos interesa escuchar sus opiniones y sugerencias"
"En la ordenanza municipal de ruido no hay ninguna sección que refleje los lloros de los bebés. Le dejo una copia de dicha ordenanza por si desea leerla".

Por el momento, el cruce de mensajes entre ambos vecinos parece haber quedado ahí, pero una vez más queda de manifiesto que en la sociedad en la que vivimos es fácil encontrar poca tolerancia hacia los niños.

Y es que todavía hay quien piensa que los niños son algo así como marionetas o robots que los padres podemos silenciar o apagar a nuestro antojo. Pero la realidad es que los niños lloran por múltiples motivos, ya que el llanto es la única forma que tienen de manifestarnos una necesidad fisiológica o emocional. En el caso de los bebés, ese llanto suele estar ligado a los cólicos del lactante, los gases o a la irritabilidad que provoca tener mucho sueño y no lograr conciliarlo.

Los padres somos los primeros que queremos que nuestro bebé deje de llorar. En primer lugar por su bienestar, ya que si llora significa que algo no va bien, pero lógicamente también por nosotros mismos y nuestra necesidad de descanso.

Por eso, la actitud poco empática y comprensiva del vecino se convierte en un ataque a unos padres probablemente agotados por la crianza.

Vivir en una comunidad es ser comprensivo con las necesidades que en un momento dado pueda tener tu vecino; es respetar y ser respetado, ceder de vez en cuando y saber pedir perdón cuando el que hace ruido eres tú.

Pero cuando se trata de bebés y niños, creo que es fundamental "bajar el listón" de las exigencias y comprender que como niños que son, algunas de sus necesidades pueden ser diferentes a las nuestras, y que lo que hacen no es por molestarnos (como sí sucede con el vecino que pone la música alta, da portazos o grita).

La comprensión de otros usuarios de Twitter

Por fortuna, son muchos los comentarios de apoyo que han recibido los padres protagonistas. Y aunque hay quien ha considerado que el tweet del vecino denota preocupación y no crítica, otros no lo han visto como tal y han reaccionado ante lo que consideran que es una falta de empatía hacia unos padres y su bebé.

En cualquier caso, si la actitud del vecino no tenía como objetivo denunciar ni criticar a los padres, quizá lo más recomendable hubiera sido dejarse de notas y hablar personalmente con ellos para mostrarles su preocupación (no queja) por el estado del bebé. ¿No os parece?

Temas
Comentarios cerrados
Inicio