Siete posibles causas que explican el llanto de tu bebé, y cómo identificarlas

Siete posibles causas que explican el llanto de tu bebé, y cómo identificarlas
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El llanto es la primera manera de expresarse de nuestros bebés, y es a través de él que nos comunican lo que les sucede. Se trata pues de una función biológica con un carácter social muy importante al cual debemos prestarle la debida atención.

Dependiendo de lo que le sucede al bebé, su llanto puede variar, en intensidad, volumen y frecuencia. Pero no te agobies, poco a poco comenzarás a identificar cada uno de ellos, a medida que también conozcas mejor a tu bebé y que vayáis estrechando el vínculo que os une desde que estaba en tu vientre.

Si te preguntas cuáles pueden ser las causas del llanto de tu bebé, aquí te mencionamos las más comunes y cómo identificarlas.

Siete posibles causas que explican el llanto de tu bebé según sus características

Hambre

llanto-bebe-causa

A través del llanto, nuestro bebé comunica verbalmente que tiene hambre, siendo esta la razón más común por la que los bebés lloran. Generalmente, se trata de un tipo de llanto muy persistente que cesa de inmediato una vez que el bebé se encuentra satisfecho.

Es importante saber que si llora, ya es tarde, por eso debemos anticiparnos a su necesidad y ofrecerle el pecho o el biberón a demanda en cuanto detectemos las primeras señales de hambre como buscar el pecho, chasquear la lengua, llevarse el puño a la boca...

Sueño

Cuando los bebés están cansados o tienen sueño es frecuente que lloren. Es su manera de indicarnos que quieren descansar y que necesitan de nosotros para que le proporcionemos un espacio tranquilo para poder dormir.

Este tipo de llanto comienza suave y va aumentando su intensidad. Este ‘llanto por agotamiento’, como se le conoce, va en incremento, hasta que llega un punto en el que se vuelve monótono, sin subidas ni bajadas.

Algunos especialistas lo llaman ‘llanto mantra’, haciendo alusión a que simula ser un mantra de los bebés para poder dormir.

Es importante saber que no hay que dejar al bebé llorando solo en la cuna hasta que se canse y se quede dormido. Esto le genera un estrés innecesario con consecuencias para su desarrollo. El llanto del bebé debe ser siempre atendido, ayudándole a conciliar el sueño de forma amorosa y comprendiendo sus necesidades.

Llanto del bebé por cólico del lactante

Otra causa frecuente de llanto en los bebés es la presencia de cólicos del lactante, un tipo de dolor que no se debe a ningún tipo de enfermedad del aparato digestivo (no te preocupes), y que presentan muchos bebés. Se desconoce su causa real, pero se apunta a la inmadurez del sistema digestivo. Si tu bebé los presenta y tienes dudas, consulta con tu pediatra.

Este tipo de llanto es muy intenso, agudo y continuo, y se caracteriza por presentarse junto con movimientos bruscos del bebé tratando de llevar sus piernas hacia la zona abdominal. Estos cólicos suelen durar hasta los 3 o 4 meses de edad del bebé, y desaparecen por sí solos.

Temperatura incómoda

Otra causa del llanto de los bebés es la sensación térmica desagradable, es decir, si sienten mucho frío o calor. Para esto debemos estar pendientes de los indicadores que nos señalan si este es el problema. En el caso del calor es fácil de identificar, pues puede haber sudor o enrojecimiento de la piel del bebé. Muchas veces les abrigamos en exceso y esta puede ser la causa.

En el caso del frío, debemos prestar atención a sus manos y pies, aunque es normal que suelan estar más fríos que el resto del cuerpo. Para abrigarlos correctamente, en general basta con que lleven una capa más de abrigo que los adultos, que suele ser un body o una camiseta interior.

Otro tipo de incomodidad

A través de su llanto nuestros bebés nos indican que se sienten incómodos, esto se puede deber a la posición en la que se encuentra e incluso el modo en el que lo sostenemos. Con solo cambiar de posición este llanto cesa.

Pero debemos prestar atención a todos los elementos que puedan generar incomodidad, como por ejemplo, necesitar un cambio de pañal, estar cerca de una fuente de luz intensa que le pueda molestar en los ojos, las etiquetas que trae la ropa pueden llegar a irritar su piel, la textura de algunas telas, etc.

Llanto del bebé por dolor

Cuando nuestro bebé tiene algún dolor nos lo va a expresar a través del llanto. Este tipo de llanto es fácil de identificar, pues suele ser muy agudo, incluso muchos padres lo definen como una especie de grito.

En estos casos debemos asegurarnos de que no exista una fuente generadora de dolor, como por ejemplo, algún elemento del sitio en donde está el bebé que pueda estarle generando algún tipo de daño.

La salida de los dientes  (que suele producirse alrededor de los seis meses, pudiendo ser también antes o después), también puede generar dolor y por lo tanto, llanto. Aunque es un llanto más quejoso y veremos que también se se mete las manos en la boca e intenta morderlo todo.

Necesidad de tranquilidad y consuelo

Algunas veces nuestros bebés nos indican que están siendo sobre estimulados a través de su llanto. Esto puede suceder cuando están expuestos a muchos elementos, e incluso cuando hay muchas personas a su alrededor, principalmente si se trata de visitas.

La sobre estimulación puede presentarse también cuando jugamos con el bebé durante demasiado tiempo y esto le resulta agotador (y nos lo hará saber mediante su llanto). Solo necesita un poco de tranquilidad.

También puede deberse simplemente a que nuestro bebé esté nervioso o necesite que le proporcionemos seguridad y consuelo. Los brazos son una necesidad básica del bebé, como comer o dormir y es normal que llore para expresarnos que busca el contacto y los mimos de papá o mamá.

El llanto: algo natural y saludable

Es perfectamente normal que un niño sano llore; de media, un bebé recién nacido llora un promedio de entre 1 a 3 horas al día, como indicativo de hambre principalmente, sed, sueño, incomodidad, etc.

Y sobre todo, recuerda que el bebé también llora porque te quiere cerca, te necesita; eres su hogar y su refugio. Es su manera de comunicarse contigo ahora que aún no puede hablar, de decirte te necesito, te quiero cerca, quiero tu calor y tu amor.

Aún así, si ves que el llanto de tu bebé es muy frecuente y no se calma tras la comida o el sueño, es importante acudir a un especialista. Consulta con tu pediatra de confianza para una mejor valoración si tienes dudas.

Foto portada | Pexels

Temas
Inicio