Compartir
Publicidad
Publicidad

Los bebés reconocen sus errores

Los bebés reconocen sus errores
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre es interesante que se avance en el estudio del cerebro del bebé, a veces con descubrimientos, a veces confirmando lo que se sospechaba. Uno de esos estudios que analizan y describen lo obvio es éste que os presentamos hoy.

Los bebés son conscientes de sus equivocaciones y, si no obtienen lo que esperan, deciden pedir ayuda o volver a intentar su objetivo a partir de los 16 meses.

Científicos del Instituto de Tecnología de Massachussets, en Estados Unidos, analizaron la conducta adoptada por bebés de 16 meses cuando éstos se daban cuenta de que sus juguetes no funcionaban. Los resultados de este estudio, publicados en la revista “Science”, revelaron que los niños son lo suficientemente hábiles como para averiguar si se han equivocado en la consecución de un objetivo.

Además, la investigación ha demostrado que si los pequeños no obtienen lo que esperan, se plantean pedir ayuda o intentarlo de nuevo, en una muestra de la tendencia de toda persona a lograr sus objetivos mediante distintos procedimientos.

De modo que el ser humano desde bien pequeño es capaz de identificar el origen del fracaso y distinguir la causa que motiva que algo no funcione o no se produzca como se preveía. Por ejemplo, un bebé, tras intentar encender un aparato y no conseguirlo, se plantea que quizá no esté conectado a la red o que no está pulsando el botón correcto para que se produzca el encendido.

A esta conclusión han llegado las investigadoras Laura Schulz, responsable del estudio, y Hyowon Gweon, estudiante del Departamento de Cerebro y Ciencias Cognitivas del MIT, quienes analizaron la conducta adoptada por varios bebés de 16 meses, cuando éstos se daban cuenta de que su juguete no funcionaba. Se realizaron distintos experimentos con juguetes, estando los bebés acompañados de sus padres.

A partir de los 16 meses de edad, los bebés son capaces de valorar por sí solos si una acción fracasa o no debido a sus propios errores o si en dicho fracaso han intervenido circunstancias ajenas a su control. Una muestra de lo sofisticadas que pueden ser sus deducciones a tan temprana edad.

Vía | Tendencias21
Más información | MIT, Science
En Bebés y más | La compleja percepción espacio-temporal y numérica de los bebés, El cerebro del bebé: cómo ayudar a su correcto desarrollo, Documental: El cerebro del bebé por Eduardo Punset (I), (II), El tiempo “dura más” en la infancia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos