Compartir
Publicidad

Una madre es obligada a tapar con una servilleta a su bebé mamando en un hotel de Londres

Una madre es obligada a tapar con una servilleta a su bebé mamando en un hotel de Londres
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Qué sucede cuando una mujer alimenta a su bebé al pecho en un lujoso hotel de Londres? Pues que los responsables del hotel intentan que todos los que estén dentro se comporten como maniquíes silenciosos y deshumanizados, que imagino que es el tipo de personas que se hospedan ahí, y te obligan a tapar a tu bebé con una servilleta. Aclaro que, si parezco molesto, sí, lo estoy, porque mucha gente justifica la acción diciendo que "claro, era un hotel de lujo".

Que por tener más dinero no son más que nadie y un bebé hambriento no puede estar nunca por debajo de los caprichos y manías de la gente pudiente. Si acaso, como mínimo, al mismo nivel. Y tratándose de un bebé, que no puede consumir nada de lo que allí se le ofrece, a un nivel superior, diría yo, y no debería esconderse.

Para dar fe del momento, la madre víctima decidió hacerse dos fotos. Una del antes y otra del después. ¿La sonrisa? La que ponemos todos cuando tenemos un objetivo delante, que no tiene por qué equivaler a los sentimientos del momento. De hecho, Louise Burns, que es la protagonista de esta historia, ha explicado en The Guardian que se sintió humillada.

Tiene 35 años, su bebé tiene 12 semanas y junto a su hermana y su madre decidieron entrar en el restaurante del hotel a tomar algo. Colgó la imagen en su cuenta de Twitter y explicó lo siguiente:

Empecé a alimentar a mi hija muy discretamente cuando el camarero se apresuró con una enorme servilleta, se arrodilló y dijo que tenía que cubrirme por política del hotel [...] Mi reacción inicial fue romper a llorar. Este era mi tercer bebé. Tuve problemas para dar de mamar a los dos primeros pero éste estaba yendo bien. No esperaba ser amonestada en un hotel del centro de Londres.

Al parecer, tanto el camarero como el supervisor que acudió después a hablar con ella, fueron muy educados en sus maneras. Aún así, le explicaron que no tenían problema con que diera de mamar a su bebé, pero que le pedían discreción. Y esa discreción, al parecer, pasa por hacer que el amamantamiento sea invisible. Esas explicaciones le pusieron aún más nerviosa, haciéndole sentir peor aún, y como queja decidió compartir en la red el suceso.

Como dice ella misma, y como hemos dicho a menudo nosotros: "Nadie debe hacerte sentir de esa manera como me encontré en aquel momento, sobre todo cuando las madres están bajo la presión de dar de mamar a sus hijos". Vamos, que se recomienda que el bebé sea amamantado porque es lo mejor para él, pero luego existe una doble moral que te dice que no lo hagas a la vista de los demás, haciéndote sentir mal si lo haces. Esto no debería suceder en ningún sitio, así que una vez más, dejamos esta entrada como muestra de que ni siquiera los ricos son respetuosos para con los bebés y como apoyo a Louise Burns, que ese día no hizo nada malo, pero se sintió juzgada y humillada.

Vía | Cuatro
En Bebés y más | Los peligros de no regular el derecho a la lactancia en público, Se pide una ley que proteja la lactancia materna en público, Los recién nacidos deberían hacer sus primeras tomas de pecho en el lavabo del hospital

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio