Publicidad

La lactancia materna protege a los bebés de la exposición al arsénico

La lactancia materna protege a los bebés de la exposición al arsénico
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El arsénico es un elemento natural de la corteza terrestre presente en el aire, la tierra, y el agua. Es una de las diez sustancias químicas que la OMS considera más preocupantes para la salud pública. La exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados puede causar cáncer y lesiones cutáneas. También se ha asociado a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.

Para medir los efectos del arsénico en bebés, investigadores de Dartmouth College, en Hanover, Nuevo Hampshire (EE.UU.) realizaron un estudio en el que concluyen que la lactancia materna protege a los bebés de la exposición al arsénico.

Para ello midieron el arsénico en el agua corriente en casa, la orina de 72 bebés de 6 semanas de edad y la leche materna de nueve mujeres.

Encontraron que el arsénico en la orina fue 7,5 veces inferior en los bebés amamantados que los que se alimentaron con leche de fórmula. También hallaron que la propia leche materna contenía concentraciones muy bajas de arsénico. El agua del grifo utilizada para preparar la fórmula del bebé es la mayor fuente de arsénico, pero también lo es el polvo.

Al amamantar al bebé, se evita la preparación de fórmulas artificiales, por lo que la lactancia actúa como un protector contra la contaminación de arsénico. Pero cuando no es posible la lactancia materna, por el motivo que sea, y el bebé tiene que ser alimentado con leche de fórmula, se debe prestar especial atención al agua que se está usando para preparar el biberón.

De nada sirve hervir el agua con arsénico, al contrario, lo concentra. Es importante entonces informarse de la salubridad del agua corriente que estáis usando en casa y tomar las medidas necesarias para reducir el nivel de arsénico si fuese necesario, o utilizar agua mineral envasada.

Vía | ABC
Foto | Thinkstock
Más información | Environmental Health Perspectives, OMS
En Bebés y más | El agua para preparar el biberón hay que hervirla sí o sí, Qué agua es mejor para los bebés y los niños (II): el agua corriente

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir