Compartir
Publicidad

Qué agua es mejor para los bebés y los niños (III): el agua envasada

Qué agua es mejor para los bebés y los niños (III): el agua envasada
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la entrada anterior sobre el agua comentamos las características que debe tener el agua para bebés y vimos que es posible que el agua corriente (del grifo) no sea del todo adecuada.

El agua envasada poco mineralizada (baja en sales minerales) es más segura en este sentido, pero antes de conocer qué marcas de agua son las que mejor se adaptan a las necesidades de los bebés y los niños conoceremos un poco las características de este tipo de aguas.

Las aguas de bebida envasadas están reguladas por una normativa que deben cumplir (Real Decreto de 2002 y 2003 por los que se regula el proceso de elaboración, circulación y comercio de aguas de bebida envasadas). La normativa indica que las aguas envasadas no pueden contener microorganismos, parásitos o sustancias que puedan causar riesgos para la salud.

Todas ellas son biológicamente sanas y no es necesario hervirlas para preparar el biberón ni para beberlas.

Para saber si son adecuadas o no para los bebés debemos tener en cuenta las concentraciones de sodio, flúor, calcio y nitratos. Ahora explicaremos por qué:

• Sodio: Es la característica principal que hemos de valorar a la hora de elegir el agua. Los lactantes menores de 4-6 meses tienen una capacidad de excreción de sodio limitada. Para evitar una sobrecarga renal de solutos la concentración de sodio en el agua debería ser de menos de 20 mg/l.

A partir de los 6 meses se considera que el riñón es más maduro y es capaz de excretar mejor el sodio. El agua para preparar la fórmula de leche tipo 2 puede contener hasta 50 mg/l de sodio.

• Flúor: En niños menores de 1 año el agua debe contener menos de 0,3 mg/l de flúor y en mayores de 1 año menos de 1 mg/l, para evitar riesgo de fluorosis (mala mineralización del esmalte por excesiva ingesta de flúor).

• Calcio: Las aguas que contienen más calcio son las llamadas aguas duras, sin embargo no se ha demostrado que sean nocivas para la salud del bebé (aunque viendo como dejan la ducha y algunos electrodomésticos asustan, cuanto menos). Dado que los bebés precisan del calcio para el desarrollo de sus huesos, puede ser un componente útil en el agua (a sumar con el calcio que toman con la leche). La cantidad recomendada es de 50-100 mg/l de calcio.

• Nitratos: Los nitratos en los bebés se transforman en nitritos, que oxidan la hemoglobina produciendo metahemoglobina, una célula que no puede transportar el oxigeno a los tejidos (como sí hace la hemoglobina).

Esto provoca cianosis o el conocido como “síndrome del niño azul”, provocado por una falta de oxígeno en los tejidos. Esta enfermedad puede llegar a ser grave si no se tratan los síntomas.

En 2007 Greenpeace realizó una manifestación con muñecos azules cuyo lema fue “Limpien el agua para mí” aduciendo a este problema.

En la siguiente y última entrada sobre el agua podréis ver qué marcas de agua envasadas son las adecuadas para los bebés y niños, aunque con la información que os he dado hoy y la que os dejé en la anterior entrada podéis ejercer de detectives mirando las etiquetas de las botellas.

Más información | Famiped (AEPAP) Foto | Flickr (mbettik) En Bebés y más | Qué agua es mejor para los bebés y los niños (I) y (II), Beber agua puede ser un peligro para bebés muy pequeños según especialistas, La necesidad de agua en los bebés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos