Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Es de verdad discriminatorio el permiso de lactancia?

¿Es de verdad discriminatorio el permiso de lactancia?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las españolas que tienen un hijo tienen derecho a un permiso de lactancia, independientemente de si dan o no el pecho, para poder atender las necesidades de su hijo y alimentarlo personalmente hasta que cumple 9 meses. Pero el permiso de lactancia ha sido considerado discriminatorio por la Unión Europea, atendiendo a que no se aplica por razón del amamantamiento natural, sino por cuidado del hijo y favorece a las mujeres claramente. Os había prometido tratar este tema cuando hablamos hace unos días sobre las dificultades de las mujeres para extraer leche en el lugar de trabajo.

La medida del permiso de lactancia, que lógicamente es para todas las madres, está pensada inicialmente para ayudar a que las mujeres puedan seguir amamantando a sus hijos tras la incorporación al trabajo.

Es una forma de apoyar la lactancia y garantizar que los niños reciban el mejor alimento posible si sus madres los amamantan y que puedan, si no toman teta, ser igualmente alimentados por su madre, pues cuando no se da el pecho es igualmente imprescindible el contacto entre ambos. Se trata de una medida pensada no para favorecer a las mujeres, sino para proteger los derechos del menor.

Sin embargo, la UE no lo entiende así y, visto en conjunto el problema, en parte, a pesar de pensar que hay que hacer muchas más medidas que ayuden al amamantamiento, considero que tiene razón.

Consideran que el permiso de lactancia no se da en relación con el hecho del amamantamiento, ya que lo disfrutan las mujeres que no amamantan igualmente, y por tanto es un derecho de los trabajadores, no ligado necesariamente a la lactancia materna. Señalan que hay una discriminación, ya que los hombres solamente pueden pedirlo si la mujer es también trabajadora, entendiendose generalmente que se aplica si ella lo es por cuenta ajena.

La idea de medidas laborales ayuden a que las mujeres puedan amamantar y trabajar es excelente, pero el permiso es claramente insuficiente y solamente se garantizará que la lactancia hasta los seis meses no sea entorpecida por la incorporación al trabajo el día que la baja maternal sea de, al menos, esa duración. Lo demás son parches que ya es evidente que no son de suficiente efectividad para mejorar las tasas de lactancia de las madres trabajadoras.

Por otro lado, aunque me parece excelente que el padre tenga también reducción en su jornada para cuidar del hijo, hay un hecho que estas medidas igualitarias ignoran, los bebés necesitan ante todo y sobre todo estar con su madre. Y eso, nada puede cambiarlo porque es un hecho biológico natural.

Yo no no sabría decir si el “permiso de lactancia” es discriminatorio o no. Pensando en el bebé, desde luego lo discrimina, porque es insuficiente para que disfrute de aquello a lo que ninguna ley le debería restar el acceso, el pecho de su madre el tiempo que lo necesita. En los bebés no se piensa cuando se habla de discriminación.

Via | El País
Más información | Asociación Española de Pediatría
En Bebés y más | El Supremo apoya las horas de permiso de lactancia, ¿Te sacas la leche en el váter?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos