Compartir
Publicidad
Publicidad

El autorretrato de Maléfica amamantando a su hijo de tres años que transmite un potente mensaje sobre la lactancia materna

El autorretrato de Maléfica amamantando a su hijo de tres años que transmite un potente mensaje sobre la lactancia materna
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vestida como la villana de "La Bella Durmiente", la fotógrafa venezolana residente en Miami, Yaki Di Roma, se ha transformado en Maléfica para autorretratarse amamantando a su hijo Hans, de tres años, que tiene autismo.

Con ella pretende normalizar la lactancia prolongada y demostrar que hasta el ser más cruel quiere lo mejor para sus bebés.

Bebés y más se puso en contacto con ella para preguntarle por qué había elegido al personaje de Maléfica para hacer este autorretrato, a lo que nos respondió:

"Elegí a Maléfica porque varios de mis seguidores me habían dicho que me parecía o tenía cara de mala, así que en vez de solo disfrazarme, aproveché para amamantar a mi hijo para transmitir dos cosas: una, normalizar la lactancia materna, y dos, demostrar que hasta el ser más cruel quiere lo mejor para sus bebés".

La lactancia prolongada

La lactancia materna en recién nacidos se ve normal, pero cuando los niños ya son mayorcitos y capaces de andar, no siempre es bien visto que sigan tomando el pecho.

Algunos hasta lo relacionan con peligros psicológicos y alegan también que la leche ya no les alimenta. Pero no, la lactancia materna prolongada no conlleva ningún riesgo, ni para la madre ni para el niño, y por supuesto, tampoco es cierto que sea como darles agua. La leche que produce la madre a partir de los 6-12 meses aporta incluso más energía que la leche de vaca.

"Hasta los villanos quieren lo mejor para sus bebés", Yaky Di Roma.

Recordamos que la OMS recomienda la lactancia materna durante "al menos" los dos primeros años de vida viendo normal que un niño siga siendo amamantado después de esa edad, siempre que la mamá y el niño así lo decidan, sin fecha de caducidad.

Cuando le preguntamos a Yaki sobre su lactancia, nos comentó:

"Muchas personas me preguntan por qué sigo dando pecho, y a todos les digo la verdad: yo llevo más de un año intentando destetarlo, y ha sido difícil".

"Recientemente, lo diagnosticaron con autismo y los terapeutas me explicaron que a veces a algunos niños autistas les cuesta mucho soltar el pecho porque los calma, porque les cuesta esa transición, y por supuesto, yo quiero ayudarlo. Como todas las madres, yo solo quiero hacer las cosas bien para él o al menos eso intento".

Una preciosa foto que pone en relieve la importancia de la empatía y de no juzgar a otras madres por la forma de criar a sus hijos . Maléfica, por muy villana que sea, sólo quiere lo mejor para su hijo.

Detrás de escena

Fotos | Di Roma Photography, Instagram y Facebook (Reproducidas con autorización de la autora)
En Bebés y más | La edad natural del destete: ¿Hasta cuándo amamantar al bebé?, Las diez prácticas de crianza más controvertidas: la lactancia materna prolongada

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos