Compartir
Publicidad
Publicidad

El asilo de lactancia en Valencia

El asilo de lactancia en Valencia
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Asilo de la lactancia en Valencia es una institución fundada en 1878 en Valencia, puesta en marcha en la década de los 80 y que que se situó en 1909 en un edificio de la época de la Exposición Regional que sobrevive hasta hoy. Estaba destinado a guardería para los hijos de las trabajadoras de la Tabacalera, que se situaba al lado.

Lo cual me recuerda a un concepto del que os he hablado en el blog en alguna ocasión, el tema de las guarderías en el trabajo. Evidentemente, las condiciones de trabajo de hoy día no tienen que ver con la de principios del siglo XIX, y no quiero imaginar las horas que estarían los bebés en el asilo (jornadas cercanas a las 12 horas), seguramente sin poder ver a sus madres, que no tendrían demasiados “descansos”.

Pero puede que precisamente esas condiciones precarias y el gran número de mujeres que trabajaban en las cigarreras (más de dos mil en esa época) les dieran fuerza para hacer determinadas reivindicaciones: la cuestión salarial y las mejoras de las condiciones de trabajo eran demandadas en las distintas fábricas de toda España por estas mujeres. ¿Sería el asilo de lactancia una de sus reivindicaciones?

Según un estudio dedicado a la situación laboral de las mujeres en las cigarreras, los asilos de lactancia respondían a una cuestión más benéfica que social (así de precaria era la situación de estas trabajadoras), para que los hijos estuvieran atendidos cerca de las madres (eran cuidados por monjas franciscanas).

Hace un tiempo ya os hablamos de un edificio con una historia curiosa, la casa de la lactancia en Barcelona en la que, curiosamente, la figura principal de la fachada aparece ofreciendo biberón. Pero en aquel caso había madres nodrizas que ofrecían su leche a los bebés ajenos a cambio de una remuneración, y también se atendía a huérfanos y niños necesitados.

El Asilo de lactancia de Valencia es obra del arquitecto Ramón Lucini Callejo, y sigue la tradición constructiva del XIX con pervivencia del academicismo, y cierto modernismo historicista. Está construido de fábrica de ladrillo con listas de bandas de azulejos en tonos azul y blanco. En la actualidad ha pasado a una función mucho más relajante, ya que acoge el Balneario de la Alameda, un spa urbano.

En cualquier caso, la imagen que acompaña a estas líneas, tomada en las Fallas de Valencia, no corresponde a lo que debía ser habitual en el Asilo de lactancia de Valencia: muchos bebés y niños atendidos y alimentados por monjas mientras sus madres trabajaban en la fábrica de al lado.

Más información | Monumental.net, Universitat de València
En Bebés y más | Historia de una nodriza china, Arqueología de biberones, Museo virtual de la historia del biberón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos