Compartir
Publicidad

Las muñecas también son cosa de niños: jugar con ellas hace que desarrollen la empatía

Las muñecas también son cosa de niños: jugar con ellas hace que desarrollen la empatía
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si nuestra hija nos pide un juego de construcción o una pelota corremos a comprárselos, felices de estar educándola sin estereotipos de género. Sin embargo, si nuestro hijo nos pide muñecas o un carrito, ¿reaccionamos igual?

Si la respuesta es que no estaríamos privando a nuestro hijo de una experiencia muy valiosa, ya que estos juguetes son una magnífica herramienta para educar en la igualdad. Además, jugar con muñecos les sirve para desarrollar la empatía.

Las emociones no son solo cosa de niñas

Educar en las emociones es uno de los grandes pasos adelante que hemos dado los padres de hoy respecto a la generación anterior. Queremos hijos felices, pero que también sepan enfrentarse a los retos de la vida y eso pasa por tener una buena base emocional que cultivamos prácticamente desde que nacen, cada vez que les cogemos en brazos cuando lloran.

Cuando se van haciendo más mayorcitos ellos aprenden a través del juego y es ahí donde podemos utilizar los juguetes como herramientas de aprendizaje. ¿Por qué es buenísimo que juegen con muñecos?

  • Son juguetes simbólicos que les ayudan a entender el mundo. Cuando nos imitan y juegan a ser médicos o policías o cuando se convierten en caballeros y superhéroes están aprendiendo a diferenciar lo real de lo imaginario.
  • Sirven para desarrollar la empatía, porque les hacen ponerse en el lugar del otro.
  • Son una buenísima herramienta para educar en la igualdad: niños alimentando, dando un beso o paseando en su carrito a su bebé como hace papá con el hermanito pequeño les ayuda a entender que cuidar a los peques es cosa de dos.
  • Son juguetes afectivos: Si el niño está contento abrazará a su muñeco, si está enfadado puede tirarlo al suelo. Si regaña constantemente a sus muñecos tal vez esté recibiendo demasiadas reprimendas.
  • Les ayudan a interiorizar las normas: muchas veces nuestros hijos repiten a sus muñecos los mensajes que les damos todos los días: "Ahora te tienes que ir a dormir porque es muy tarde y tienes que descansar". Al repetirlo, están haciendo suya la idea y puede servir para hacer más llevadero el momento de irse a dormir.
  • Los niños tímidos se benefician mucho del juego con muñecos porque se pueden comportar tal y como son sin miedo a la reacción de los demás.

No solo para niñas

Un estudio del Instituto Tecnológico del Producto Infantil y de Ocio (AIJU) pone de manifiesto el cambio que ha habido en los últimos años en las preferencias en cuanto a juguetes: casi el 60% de los niños juega con muñecas y el 35% de las familias compra muñecas/muñecos para sus hijos varones.

Sin embargo, sigue habiendo cierta reserva a la hora de comprarles a los niños muñecas y carritos, y no solo pasa con los juguetes. Mucha de la ropa que lleva mi hija pequeña es heredada de su hermano, pero a veces me pregunto si sería igual si ella fuera la mayor. ¿Mandaría a mi hijo a la guardería con esas camisetas de colores pastel, con todos esos lacitos, strass...? La verdad, no lo se.

Y es que, tanto en la industria de la ropa como en la de los juguetes hace falta un cambio. Los padres podemos animar a nuestros hijos a jugar con muñecos, pero también hacen falta juguetes con los que los niños se puedan sentir identificados, más allá de los cochecitos rosa llenos de lazos y los bebés.

Ideas que inspiran

Si jugar con muñecos tiene tantas ventajas y no encuentro en las tiendas ninguno que me guste, ¿por qué no crearlos yo misma? Así empezó Wonder Crew, una pequeña firma que diseña muñecos inspirados en superhéroes, bomberos, astronautas o aventureros.

Los muñecos tienen diferentes tonos de piel y vienen con un disfraz para que el niño pueda jugar con "mini-yo" a ser el mismo personaje: "Es como un igual, pero también lo suficientemente pequeño y lo suficientemente vulnerable para que un niño pueda cuidar de él", cuenta Laurel Wider, una psicóloga neoyorquina que tuvo la idea de crear esta colección de muñecos cuando su hijo volvió un día del cole diciendo que su profesora le había dicho que "se supone que los chicos no lloran".

Como padres tenemos la tarea de educar a nuestros hijos e hijas evitando transmitirles los estereotipos de género. Como consumidores, demandar que acabe el sexismo en la industria del juguete y, mientras tanto, dejemos a los niños jugar con lo que les de la gana. Las muñecas también son cosa de niños.

En bebés y más Así sí: el catálogo de juguetes que rompe con los estereotipos de género y que otras jugueterías deberían imitar, Los 12 errores más frecuentes que cometemos al comprar juguetes a los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio