Nueve juguetes que debemos evitar usar con bebés y niños pequeños

Nueve juguetes que debemos evitar usar con bebés y niños pequeños
Sin comentarios

Un producto que posiblemente esté presente en cualquier casa donde haya niños, son los juguetes. Desde peluches y muñecas hasta juegos de mesa y puzzles, los juguetes son indudablemente uno de los objetos que mayor valor tienen durante la infancia.

Pero como sabemos, no todos los juguetes son apropiados para todos los niños. Aunque quizás es bastante obvio hoy en día saber cuáles son apropiados para cada edad gracias a su etiquetado, no está de más tener presentes algunas consideraciones.

Te compartimos un listado de los juguetes que debemos evitar usar con bebés y niños pequeñitos.

Con piezas pequeñas

Iniciamos nuestra lista con uno de los juguetes más obvios: aquellos que contengan piezas pequeñas. Los juguetes con esta característica suelen señalar en su etiquetado frontal que la edad recomendada para su uso es de tres años en adelante (o más, dependiendo del juguete).

A diferencia de niños mayores, los bebés y niños pequeños pueden introducirse las piezas en boca, nariz u oídos, lo que podría ocasionarles daño, además de representar un riesgo de asfixia o atragantamiento.

Desarmables

Por desarmables, nos referimos a aquellos juguetes que contengan piezas que los niños pueden poner y quitar con facilidad -como los LEGOS-, y juguetes con accesorios que pueden añadirse, como las muñecas Barbie y sus diminutos accesorios.

Con imanes

Los juguetes magnéticos o con imanes son uno de los productos que se han puesto de moda en las últimas décadas, sin embargo muchos de ellos pueden ser peligrosos, especialmente para niños pequeños.

Se han conocido casos de niños que han terminado en la sala de urgencias, debido a que los juguetes se han roto o abierto, liberando los imanes de su interior. En caso de ingerirse pueden obstruir y dañar seriamente los intestinos, causar infecciones graves, perforaciones e incluso la muerte.

Juegos de mesa

Aunque hay juegos de mesa para niños desde los tres años, antes de esa edad debemos evitar que los niños jueguen con ellos. La razón principal, es que la mayoría de los juegos de mesa contienen elementos y piezas que podrían introducirse en la boca, aumentanto el riesgo de asfixia.

Puzzles

Los puzzles son otro de los juguetes que debemos evitar dar a bebés o niños pequeños - a menos, claro, que sean puzzles específicamente para los primeros años, como los puzzles de madera o de ensamblaje, sin bordes ni ángulos rectos. En el caso de los puzzles "tradicionales" hechos de cartón, es mejor esperar unos años.

Juguetes de hule con orificio

Aunque los juguetes de hule pueden considerarse generalmente seguros, habremos de asegurarnos que sean completamente cerrados. Los juguetes de hule que debemos evitar son aquellos tipo patito de hule, que suelen tener un orificio.

Los bebés y niños pequeños suelen babearlos, mordisquearlos y jugar con ellos en la bañera, por lo que puede entrarles babas o agua por el más mínimo agujero, creando un ambiente de humedad que hace susceptible que se forme moho en su interior. Aunque la exposición al moho de un juguete es relativamente baja, puede suponer un riesgo si el niño tiene problemas inmunológicos o alergias respiratorias.

De plástico rígido o con puntas

Como sabemos, en sus primeros meses y años de vida los niños no tienen mucho control sobre su cuerpo, realizando con frecuencia movimientos rápidos y, generalmente, un poco torpes. En caso de tener un juguete de plástico rígido o con puntas y ángulos rectos, uno movimiento de este tipo podría ocasionar que se golpeen a sí mismos y se hagan daño.

De baja calidad

Antes de comprar un juguete no debemos olvidar revisar ciertos detalles, como la edad recomendada y que cuente con los etiquetados y certificaciones de seguridad necesarias. Comprar juguetes de baja calidad o de dudosa procedencia, puede resultar en productos defectuosos, con piezas que se dañen, rompan o desprendan fácilmente y puedan lastimar a los niños.

Juguetes con pilas de botón

Finalmente, además de verificar que los juguetes no representen algunos de los peligros y detalles mencionados previamente, hay otro detalle que debemos tener en cuenta pero no siempre es visible: el tipo de pilas que necesita.

Aunque la mayoría de los juguetes para bebés y niños pequeños no suelen utilizarlas, habremos de revisar que los que sí las necesiten no usen pilas de botón o, por lo menos, que el compartimiento donde deben ir no se abra fácilmente y cuente con alguna clase de seguro o tornillo que los niños no puedan manipular.

Foto | PNW Production en Pexels

Temas
Inicio