Protector solar para bebés y niños: ¿cremas con filtro físico o químico? ¿Cuál es la diferencia?

Protector solar para bebés y niños: ¿cremas con filtro físico o químico? ¿Cuál es la diferencia?
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La delicada piel de los niños es especialmente vulnerable a los rayos del sol, y es fundamental protegerlos adecuadamente, sobretodo en verano cuando pasan muchas horas expuestos al sol.

Además de evitar las horas centrales, protegerlos con sombrillas, ropa, gorras y gafas, la crema solar es un infaltable en los días de verano. Pero, ¿cuál elegir, con filtro físico (o mineral) o químico, cuál es la diferencia y cuál es mejor para los niños? Aclaramos todas las dudas.

Filtros químicos: qué son y cómo actúan

Los filtros químicos se han usado siempre en la protección solar, hay todas las texturas imaginables: más fluida o más densa, en spray, oleosa…

¿Cómo actúan? Se activan mediante reacciones fotoquímicas absorbiendo los fotones de los rayos solares y modificándolos para minimizar el impacto sobre la piel.

Se trata del filtro de uso más habitual en la mayoría de las cremas, son ligeros y fáciles de aplicar. Su principal inconveniente es que, aunque todos los que se usan en cosmética deben ser seguros, al absorberse a través de la piel pueden ocasionar ciertas alergias. Además, deben aplicarse unos 30 minutos antes de la exposición solar.

Filtros físicos o minerales: qué son y cómo actúan

Los filtros físicos actúan a modo de pantalla reflejando la luz y desviando los rayos ultravioletas para prevenir las quemaduras solares, y su composición es de origen mineral.

Por eso, son toleradas con un índice muy superior por las pieles sensibles. El óxido de zinc y el dióxido de titanio son los ingredientes más comunes usados en protectores naturales y tienen una gran ventaja, especialmente para los más pequeños: que no pueden ser absorbidos por piel.

Los filtros físicos no es necesario aplicarlos 30 minutos antes de la exposición al sol ya que, desde el momento que se aplican están protegiendo la piel.

"Hasta hace poco, se tenía la falsa creencia de que los protectores solares con protección física eran densos, aceitosos o blanquecinos… pero no todos son así si sabes elegir una opción natural con una formulación adecuada", afirma Rocío L. Cuesta, doctora ‘cum laude’ en farmacología y CEO de Alma Secret.

Hoy en día, a los filtros físicos se le añaden filtros biológicos e ingredientes orgánicos que también suman a la protección solar, para que su textura y protección sea perfecta.

¿Cuáles son más recomendables para bebés y niños?

crema-solar-bebes-ninos

Para los bebés más pequeños, las cremas con filtros físicos son mejores que las que tienen filtros químicos, que podrían causarles alergia. Si el bebé tiene la piel muy blanca o altamente fotosensible también es mejor formar un "escudo-pantalla" (las cremas de pantalla total son de filtros físicos).

La dermis del bebé es extremadamente sensible, y los componentes químicos de la crema pueden causarle alguna reacción alérgica. Y aunque las cremas con filtro físico también contienen ingredientes artificiales que podrían causar alergia, es menos frecuente.

¿Y la capa blanquecina?

Hace unos años, las cremas con filtros físicos se diferenciaban de las demás por dejar dejar una densa película blanca sobre la piel del bebé, a diferencia de las otras cremas, transparentes. Sin embargo, eso ha ido mejorando y hoy en día se formulan de forma que la película sea menos visible.

¿Cómo leer la etiqueta para diferenciarlos?

A la hora de comprar deberemos asegurarnos del tipo de filtro que lleva la crema. Para ello, tendremos que leer los componentes en la etiqueta del productos.

Los filtros químicos más usados son: oxibenzona, avovenzona, octisalato, octocrileno, homosalato, octilmetoxicinamato o cinamatos.

Mientras que los filtros físicos o minerales más usados en estas cremas son: óxido de zinc y dióxido de titanio.

¿Qué protector solar elegir para bebés y niños?

Muchas cremas indican que son aptas para bebés desde el nacimiento, pero los menores de seis meses no deben exponerse al sol por lo que no necesitan una crema solar, y de hacerlo -porque no hay otra opción-, deberán usar una crema solar específica.

No se recomienda tampoco exponer a los menores de tres años al sol, evitando las horas centrales y protegiéndoles también con ropa y otros accesorios, además de la crema. A la hora de comprarla, debemos elegir una crema con:

  • Protección SPF 50+
  • Protección contra rayos UVA (asociados al daño de la piel a largo plazo) y UVB (los que producen quemaduras)
  • Con filtros físicos minerales, preferiblemente.
  • Resistentes al agua: de todas formas, repetir la aplicación cada dos horas.
  • Hipoalergénicas: sin PABA (ácido paraaminobenzoico), una sustancia que puede provocar reacciones alérgicas de la piel.
  • Para pieles sensibles: indicadas para la delicada piel de bebés y niños.
Fotoprotector ISDIN Fusion Fluid Mineral Baby SPF 50 - Protector solar facial formulado para la piel de niños y bebés, Filtros 100% físicos, Apto para pieles atópicas, 50 ml

Fotoprotector ISDIN Fusion Fluid Mineral Baby SPF 50 - Protector solar facial formulado para la piel de niños y bebés, Filtros 100% físicos, Apto para pieles atópicas, 50 ml

ISDIN PACK Pediatrics Protector Solar Facial Fusion Water Pediatrics SPF 50, Protector Solar Corporal Pediatrics transparent spray Wet Skin SPF 50

ISDIN PACK Pediatrics Protector Solar Facial Fusion Water Pediatrics SPF 50, Protector Solar Corporal Pediatrics transparent spray Wet Skin SPF 50

Heliocare 360º Pediatrics Mineral SPF 50+ - Crema Solar para Cara y Cuerpo de Niños y Bebés, Fluida y Filtros 100% Minerales, Pieles Sensibles o Atópicas, 50ml

Heliocare 360º Pediatrics Mineral SPF 50+ - Crema Solar para Cara y Cuerpo de Niños y Bebés, Fluida y Filtros 100% Minerales, Pieles Sensibles o Atópicas, 50ml

Nivea Sun Crema Solar Facial Mineral SPF50 + 50 ml

Nivea Sun Crema Solar Facial Mineral SPF50 + 50 ml

Leche solar 40 ml

Leche solar 40 ml

Las cremas solares para niños con filtro físicos o minerales como lo que dejamos aquí crean una capa en la superficie de la piel evitando que los rayos UVA y UVB sean absorbidos por la mismas, protegiéndola de quemaduras solares y daños en la piel a largo plazo.

Fotos | Depositphotos

Temas
Inicio