El protector solar no es negociable. Algunos trucos para aplicar crema en los niños pequeños y que no protesten

El protector solar no es negociable. Algunos trucos para aplicar crema en los niños pequeños y que no protesten
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La piel sensible de los niños es especialmente vulnerable a los rayos solares, por lo que si hay algo que no es negociable, es la crema de protección solar

Muchos niños suelen protestar y hacer complicado el momento de aplicar la crema antes de salir a la calle, a la piscina o a la playa, pero siendo que es algo imprescindible que protege la salud de su piel, os ayudamos con algunos consejos para que el momento sea más llevadero. 

Es una escena que se repite a diario en todas las casa con niños, así que si tu hijo no lo lleva bien, atención a estos trucos:

Aplica la crema antes de salir de casa

Es preferible hacerlo tranquilos en casa, donde hay menos distracciones, que luego en la piscina o en la playa cuando el niño está ansioso por irse a jugar. Así, podremos aplicar la crema por todas las partes del cuerpo sin que el niño se nos "escape" a cada rato.

Además, es importante hacerlo unos minutos antes de la exposición solar, por lo que le daremos tiempo a la crema para que se absorba y asegurarnos que la piel está protegida.

Seamos generosos con la cantidad

Hay que aplicar la crema solar con un factor de protección alto (preferiblemente SPF 50) de forma generosa antes de la exposición al sol y reaplicarla varias veces al día, aproximadamente cada dos horas.

La mayoría de las cremas en la actualidad son resistentes al agua, manteniendo la protección incluso después de un baño. Pero por si acaso, reforzar pero con la piel seca, después del baño o si el niño ha sudado mucho.

En cuanto a cantidad, los expertos recomiendan aplicar unos 30 ml por aplicación, o la cantidad de una copita pequeña, pero como sabemos cuánto es exactamente, basta con que veamos que una capa gruesa y uniforme de crema cubre todas las partes del cuerpo.

No te olvides ninguna parte del cuerpo

A veces, con las prisas no extendemos bien la crema por todo el cuerpo del niño y olvidamos algunas partes. No olvides aplicarla en las orejas, el cuello, la nuca, las manos, parte posterior de las rodillas y los empeines de los pies.

Al aplicar la crema en la cara, mucho cuidado con los ojos pues algunos componentes de las cremas pueden ser irritantes.

Explícale por qué lo hacemos

Si a los niños se les explican las cosas con sensatez y de acuerdo a su edad de comprensión, pueden entenderlas perfectamente.

Háblale de lo importante que es para él o ella que su piel no se queme con el sol, y que para ello, es necesario que mamá o papá le apliquen la crema en cada parte de su cuerpo.

crema-solar

El arte de la negociación

No es negociable aplicar o no le protector solar, pero sí es válida una pequeña negociación con el niño para que se deje aplicársela.

Por ejemplo, podéis recompensar ese momento con jugar juntos luego, ya sea en el parque, en la piscina o en la playa. O bien, llevarlo a los juegos o cualquier actividad que le guste hacer.

Haz del momento un juego divertido

¡Qué mejor que jugar! Podemos convertir un momento fastidioso en uno divertido si hacemos que aplicar la crema sea un juego para ellos.

Podéis hacer que el niño nombre cada parte del cuerpo en la que la vamos aplicando crema. Por ejemplo: la carita, las orejas, el cuello, los brazos, las manos, etc...

Otro día podéis hacerlo en inglés, otro día cantando... Incluso podéis seguir siempre el mismo orden y que sea el niño el que diga qué parte es la siguiente. Con un poco de imaginación, iréis encontrando nuevas variantes.

Crea un calendario con pegatinas

Una actividad que a los niños les divertirá es crear un calendario que podéis colocar en la nevera o en una pared de su habitación. En él podéis ir colocando una pegatina cada vez que el niño se deja aplicar la crema solar, ya sea una, dos o tres veces al día.

Por último, un aviso

Cuidado que así como hay niños a los que no les gusta nada que les pongan la crema, hay otros a los que les encanta embadurnarse en crema de pies a cabeza. Así, que procurad guardar la crema en un sitio seguro lejos de manitas traviesas.

Temas
Inicio