Nueve alimentos para incluir en tu dieta si sufres tensión baja en el embarazo

Nueve alimentos para incluir en tu dieta si sufres tensión baja en el embarazo
Sin comentarios

Los cambios hormonales que se producen con el embarazo modifican también el funcionamiento del sistema cardiovascular, y estos cambios, junto a las elevadas temperaturas del verano, pueden dar origen a un descenso de la presión arterial. Por eso, te contamos cómo prevenir la hipotensión con una buena dieta y qué alimentos incluir en tu dieta si sufres tensión baja.

Si bien la hipotensión en el embarazo no representa tanta gravedad como la hipertensión, puede dar origen a molestos síntomas como mareos, náuseas, desmayos, debilidad y fatiga constante. Por eso, en verano más que nunca tenemos que evitar con una buena dieta que la presión arterial descienda a valores menores a 90/60 mmHg.

Una buena dieta para evitar la hipotensión

Como hemos dicho, para evitar la molesta bajada de presión arterial, podemos recurrir a una buena dieta que nos ayude a mantener la circulación de la sangre y la presión que ésta ejerce sobre las paredes de las arterias en niveles normales.

Para ello, es importante saber que con las elevadas temperaturas que caracterizan al verano es más frecuente la hipotensión, pues perdemos más líquido y ante una leve deshidratación, la presión arterial se reduce.

Alimentos que debes incluir:

Agua

agua

Para prevenir este descenso en la presión es fundamental cuidar la ingesta de agua y no beber menos de 2 o 2,5 litros diarios. En verano, el calor puede producir deshidratación, así que el primer remedio antes la bajada de tensión es beber agua. No esperes a tener sed.

Vegetales con sodio natural

Vegetales como apio, acelga, espinaca, espárrago, zanahoria, alcachofa, remolacha y tomate tienen una alto contenido en sodio.

Frutos secos

Los frutos secos contienen sodio de por sí, por lo que no es necesario que además sean salados. Podemos incluir en la dieta 5-6 nueces o unas 10 almendras diarias.

Queso curado

queso-curado

El queso curado es una fuente de grasas y sodio en grandes cantidades, que como sabemos, ayuda a elevar la presión arterial. No conviene abusar por su alto contenido en grasas, pero podemos incorporarlo en la dieta de la embarazada ocasionalmente.

Bacalao y anchoas

El bacalao es una gran fuente de sodio. Contiene 0,9 g de sodio por cada 100 gramos, casi la mitad del consumo diario de sodio recomendado. También lo son las anchoas, en las que además destaca su contenido en grasas saludables Omega 3 que contribuye al desarrollo del cerebro del bebé.

Regaliz

Es rico en glicirrina, una sal cálcica que ayuda a elevar la tensión. Se puede tomar en forma de infusión, o bien en forma de bastón o raíz.

Miel

La miel es un buen sustituto para el azúcar de mesa, con el mismo efecto como elevador de la presión arterial. Eso sí, se debe moderar su consumo.

Jengibre

Consumir jengibre un par de veces al día favorece la circulación sanguínea. Además, esta raíz es un remedio natural contra las náuseas del embarazo. Lo más habitual es tomarlo en forma de infusión o limonada de jengibre, aunque también se puede añadir a la preparación de platos dulces o salados.

En Bebés y más | 13 alimentos que te ayudarán a llenarte de energía y mejorar el estado de ánimo en el embarazo, 19 alimentos que necesitas para tener un embarazo sano, y cómo sumarlos en tu dieta

Temas
Inicio