Compartir
Publicidad

Las hormonas no serían las responsables de la hiperémesis gravídica en el embarazo, como se creía

Las hormonas no serían las responsables de la hiperémesis gravídica en el embarazo, como se creía
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante el embarazo, uno de los síntomas que experimentan muchas mujeres en el primer trimestre son las famosas náuseas matutinas. En algunos casos, este síntoma puede presentarse de forma extrema, y aunque no se conocía su causa, se creía que todas eran ocasionadas por la elevación rápida de los niveles de la hormona gonadotropina corionica humana segregada por la placenta.

Sin embargo, un nuevo estudio muestra que, en el caso de las náuseas y vómitos severos, no serían las hormonas del embarazo, sino un par de genes las que las provocan. Te compartimos sus resultados.

Hace tiempo te contábamos sobre la hiperémesis gravídica, la enfermedad que padece Kate Middleton en sus embarazos, y que se caracteriza por provocar náuseas y vómitos de forma severa durante los primeros meses de gestación. Hasta hace poco, se creía era provocada por la hormona del embarazo, pero los resultados de este nuevo estudio prueban que no es así.

De acuerdo con información de EurekAlert, se calcula que el 2% de las mujeres embarazadas experimentan este tipo de náuseas y vómitos de forma severa a causa de la hiperémesis gravídica, y que en ocasiones es necesaria su hospitalización, como ocurrió con la duquesa de Cambridge durante uno de sus embarazos anteriores.

Ahora este nuevo estudio, publicado en el sitio web Nature Communications y realizado por investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), ha logrado identificar a dos genes asociados con esta enfermedad, denominados GDF15 y IGFBP. Ambos genes están involucrado en el desarrollo de la placenta, y tienen un papel importante en las primeras etapas del embarazo y la regulación del apetito.

Se encontró además, que estos dos genes en particular, están asociados también a una enfermedad llamada caquexia, un síndrome de pérdida muscular, de peso y de apetito. En el caso de la hiperémesis gravídica, las náuseas y vómitos severos pueden ocasionar deshidratación, malnutrición y una pérdida rápida de peso que podría afectar a madre y bebé.

Los autores de esta investigación comentan que en estudio anteriores han demostrado que este tipo de náusea y vómito severos se han presentado en las mujeres de una misma familia, por lo que definitivamente podría tratarse de algo genético.

Para llegar a los resultados que mostraron la relación de los genes GDF15 y IGFBP con esta enfermedad, se comparó el ADN de mujeres embarazadas que no presentaron náuseas ni vómitos, con el de aquellas que padecían hiperémesis gravírica. Comentan que en otro estudio aparte, cuyos resultados fueron presentados en el Coloquio Internacional de Hiperémesis Gravírica, las proteínas de estos dos genes eran anormalmente altas en mujeres que padecían dicha enfermedad.

Los investigadores comentan que el paso a seguir es analizar la posibilidad de que los niveles de proteína de ambos genes puedan ser manipulados de forma segura durante el embarazo para mitigar las náuses y vómitos severos, y así próximamente encontrar un tratamiento que ayude a aliviar esta enfermedad.

Foto | iStock
Vía | EurekAlert
En Bebés y más | Ese terrible embarazo en el que estás con náuseas hasta el día del parto, Hiperémesis gravídica, la enfermedad que sufre Kate Middleton en sus embarazos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos