Compartir
Publicidad
Publicidad

"En la especie humana parir tumbada no es lo habitual". Entrevista al doctor Emilio Santos (III)

"En la especie humana parir tumbada no es lo habitual". Entrevista al doctor Emilio Santos (III)
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy me complace compartir con los lectores esta tercera entrega de la entrevista que Bebés y más ha realizado al ginecólogo y psiquiatra Emilio Santos. En esta ocasión hemos hablado con él de algunos temas sobre la postura mejor para parir, la diabetes gestacional, la prueba de la glucosa, la manera en la que una mujer que ha perdido un embarazo puede afrontar el siguiente y para terminar, sus recomendaciones de lecturas indispensables para la mujer que va a parir.

¿Qué razón hay para que las mujeres paramos tumbadas?

Hay dos motivos por los cuales el parto en los hospitales transcurre en decúbito supino. El primer motivo es la monitorización continua de la frecuencia cardiaca fetal. Se inventó en los años cincuenta y se generalizó en los año setenta, en la creencia de que era un sistema de detección de los casos de sospecha de sufrimiento fetal.

La monitorización continua es aparentemente inocua pero supone una interferencia marcada en le parto, por un lado por la necesidad de mantener una postura fija, inmóvil, por que si la mujer cambia de postura se descoloca la sonda y deja de detectar, y además es una interferencia emocional porque la atención e la mujer y de la matrona pasa a estar centrada en una máquina. El otro motivo es la supuesta prioridad necesaria de que el médico tenga una postura cómoda en el momento de la “extracción” del recién nacido.

¿Qué postura prefieren las mujeres que tu atiendes?

Yo, en los 250 partos que he atendido en casa, animo a las mujeres a dejarse guiar por su instinto a la hora de escoger la postura que prefieren. Puedo afirmar que parir tumbada boca arriba es una rareza. Cuando la mujer pare en postura libre suele elegir otras posturas: en cuclillas, de rodillas, a cuatro patas, sentada en la taza del water o sentada en un asiento bajo.

En el parto normal en la especie humana no es habitual estar tumbada boca arriba. La evidencia científica hoy nos permite afirmar con rotundidad que el parto es más seguro en postura libre que en postura forzada.

¿Que motivos válidos puede aducir un médico para el parto boca arriba?

Hay que considerar que la mayoría de los hospitales tienen previsto el parto tumbada boca arriba, pero este no es un motivo médico. El médico necesita la postura de decúbito supino si tiene que realizar maniobras como el Kristeler, la episiotomía, la rotación de hombros en una distocia, o tiene que aplicar un forceps o una ventosa.

¿Se sobrediagnostica la diabetes gestacional?

Cuando la diabetes gestacional desaparece con una dieta probablemente no deberíamos haberlo considerado un diagnóstico, deberíamos haberlo considerado simplemente un factor de riesgo.

Hay que tener en cuenta que la dieta con la que se trata la diabetes gestacional es la dieta que toda embarazada debería realizar, y no solo toda embarazada, es la dieta que todos deberíamos realizar: evitar los dulces, y minimizar los demás hidratos de carbono de absorción rápida. Una diabetes gestacional que desaparece con la dieta que, en realidad, toda embarazada debe cuidar, no debería haberse nombrado como diabetes, sino necesidad de dieta; no deberíamos ponerle un nombre de trastorno; una vez desaparecido con la dieta, no influye en nada perjudicial para el bebé. Estamos llamando “enfermas” a mujeres que no lo son.

La única diabetes gestacional que de verdad debería ser considerada un trastorno es aquella que no desaparece con la dieta y que requiere insulina. Esas sí que nos importan y es importante detectarlas porque pueden causar problemas al bebé.

¿Debe hacerse siempre la prueba de la glucosa?

La prueba de la glucosa, tambien conocida como prueba de O’Sullivan, consiste en administrar 50 gramos de glucosaLa curva de la glucosa sólo se debe realizar a aquellas mujeres que resultan positivo en la O’ Sullivan. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda que se realice en el segundo trimestre de embarazo. En países del norte de Europa se realiza sólo en el caso de sobrepeso o antecedentes, es decir, que padezcan sobrepeso, que tengan un ídice de masa corporal mayor de 30, o antecedentes de diabetes de algún tipo. Cada uno de estos dos protocolos tiene sus ventajas: en el que se aplica en España se van a quedar menos casos de diabetes gestacional sin detectar; en el que se aplica en el Reino Unido, se va a “molestar” a un menor número de mujeres.

¿Como puede una mujer que perdió un bebé en el parto o en el embarazo afrontar de nuevo el gestar un hijo sin sentir miedo?

El aborto espontáneo y la pérdida de un embarazo son eventos que debemos entender como algo que sucede en la naturaleza, una semilla puede llegar a producir una bella planta o puede no llegar a germinar o hacerlo pero no progresar. La naturaleza es así. No tenemos más remedio que aceptar la naturaleza como es.

Cuando una mujer ha sufrido un aborto necesita pasar por un proceso emocional que puede ser duro, pero que también es un proceso de maduración, un proceso de aceptación. El buen profesional sabe respetar la importancia que para la mujer este proceso conlleva. Un error muy habitual por parte de los profesionales es intentar ayudar a olvidar o intentar contribuir a minimizar este proceso.

¿Qué debería hacerse para ayudar a estas mujeres?

El error del que hablaba se traduce en frases bien intencionadas pero equivocadas como : “ Ya tendrás otro bebé”, “Esto no es nada”, “Olvídalo”. La mujer que ha sufrido un aborto lo ha vivido como algo muy impactante y muy importante.

Necesita su tiempo de duelo, su tiempo para digerirlo, su tiempo para aceptarlo, y sus rituales para darle a ese bebé perdido la importancia que se merece. Cuando esa mujer tenga otro embarazo, será otro diferente; no se puede pretender que una madre substituya a un hijo perdido por otro hijo venidero. Son seres diferentes y cada uno debe tener su lugar en la mente de sus seres queridos. De lo contrario se pueden producir ciertos trastornos psicológicos en el nuevo hijo o en los propios padres.

Recomiéndanos los libros sobre embarazo y parto más indispensables.

El libro que más recomiendo al día de hoy es la recopilación de artículos que hace pocos años realizamos de Doña Consuelo Ruiz Velez-Frías y que editamos con el titulo “Parir sin miedo”. Es un libro que muestra desde las experiencias personales y, desde los casos concretos, la realidad de lo que es el parto vivido y disfrutado. Es un libro que ayuda a eliminar todos los conceptos aprendidos y erróneos que tenemos en nuestra sociedad sobre el parto. Consuelo Ruiz fue mi mentora en la asistencia del parto en casa y de su mano me entré en este mundo que ahora defiendo como la mejor opción para el parto normal.

Para las personas con mentalidad científica me parecen fabulosos todos los libros de Michel Odent. Y “La Revolución del Nacimiento”, de Isabel Fernández del Castillo me parece muy bueno para la mujer situada en el entorno español.

Hasta aquí esta tercera entrega de la entrevista al doctor Emilio Santos, que espero sirva para despejar tantas dudas a nuestros lectores como me ha servido a mi el realizarla. Quedan muchas cuestiones relacionadas con la atención en el hospital que han quedado por tratar e intentaremos en un futuro ir despejándolas.

En Bebés y más | “Yo soy testigo de partos en los que el dolor ha sido nulo”. Entrevista al doctor Emilio Santos (II) , “La epidemia de oxitocina podría estar relacionada con la epidemia de autismo”. Entrevista al doctor Emilio Santos (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos