Compartir
Publicidad
Publicidad

El embarazo: montaña rusa de emociones

El embarazo: montaña rusa de emociones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al famoso dicho de “Nadie entiende a las mujeres” habría que agregarle “y menos durante el embarazo”. Aunque no adhiero, debo reconocer que embarazadas estamos más susceptibles. Se debe al revolucionario momento que vive nuestro cuerpo y a la acción de las hormonas en nuestros estados de ánimo. Por eso, durante esta etapa necesitamos (y merecemos) todo el afecto y la comprensión de las personas que nos rodean.

Convertirse en madre es un hecho sumamente importante para toda mujer; es lo más maravilloso que puede haber, pero también implica un cambio trascendente en su vida. A partir de allí, habrá un antes y un después. Por un lado, hay alegría, ilusión, imaginas la sonrisa del bebé, se cumple el deseo de formar una familia y hay muchos proyectos por delante. Pero, a la vez, surgen los miedos (¿nacerá sano?), las inseguridades (¿seré capaz de criar a un bebé?), las dudas (¿seré una buena madre?), las responsabilidades….

Son muchas emociones contradictorias que aparecen y desaparecen, suben y bajan a lo largo de nueve meses. Cambios bruscos de estados de ánimo. Alegrías y angustias. Ilusión y preocupación. ¡Pobres maridos! Corren a las 3 de la mañana a comprar nuestro último antojo, se nos ocurre remodelar la casa (lo llaman el síndrome del nido), les proponemos 235 posible nombres, todo por llamar su atención, reclamando cariño, atención, mimos, afecto y protección.

embarazada pensando.jpg
Las clases de preparación al parto pueden ayudarte, al compartir tus inquietudes con otras mujeres que están en tu misma situación, te sentirás respaldada y comprendida. Además, te explicarán todos los cambios que está sufriendo tu cuerpo. Confía tus cambiantes sentimientos a tu pareja, amigos o familiares, ellos sabrán escucharte y te aconsejarán.

También hay parejas que creen que las crisis se arreglarán con la llegada del bebé. Los conflictos de pareja, la falta de interés del padre por el embarazo o los problemas con la familia pueden explotar durante el embarazo. Al fin y al cabo, el pobre bebé no solucionará nada si existen asuntos previos. La paternidad es muy importante, y si hay problemas lo mejor es buscar ayuda profesional.

Suerte para las que emprendan el camino y paciencia para los maridos.

Más información | planetamama.com.ar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos