Compartir
Publicidad

Decisiones difíciles durante el embarazo: ¿seguir adelante y perder a la niña o tenerlos a los tres muy prematuros?

Decisiones difíciles durante el embarazo: ¿seguir adelante y perder a la niña o tenerlos a los tres muy prematuros?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Solemos pensar que la naturaleza, por aquello de que lleva millones de años funcionando, es perfecta, que funciona sin fallos, y por eso el término "natural" nos sirve muchas veces para elevar lo que es mejor: "parto natural", "lactancia natural", "comida natural", etc. Si bien esto es cierto en muchas ocasiones, en otras la naturaleza es una auténtica desgraciada, y lo digo con la peor de las intenciones, cuando por sus errores los padres tienen que tomar decisiones difíciles durante el embarazo.

Quizás hayáis sido algunos de los perjudicados por ella, con embarazos problemáticos donde hayáis tenido que decidir si continuar o no, o quizás escoger entre dos caminos, a cual peor, como le pasó a una pareja que, esperando trillizos, tuvo que elegir si seguir adelante y perder a la niña o tenerlos a los tres muy prematuros, poniendo en riesgo a los tres.

Es la historia de Chloe y Rohan Dunstan, que esperaban trillizos y que a mitad del embarazo recibieron una noticia que requería una decisión para seguir adelante. Venían dos niños y una niña y la pequeña estaba en un punto en que no recibía nutrientes ni oxígeno suficientes.

Una difícil decisión

Tenían que decidir entre dos opciones, no hacer nada y dejar que los dos niños siguieran creciendo hasta el momento en que decidieran nacer, lo que supondría muy seguramente la muerte de la niña, o tener un parto muy prematuro para los tres que pondría en riesgo relativo la vida de los tres y que aumentaría en gran medida el riesgo de que los tres tuvieran secuelas.

Y optaron por adelantar el parto

Probablemente es la decisión que todos hubiéramos tomado. Los trillizos nacieron de 28 semanas, 12 semanas antes de cuando les tocaba (casi 3 meses). Es mucho tiempo, les faltaba aún mucho, pero como explicamos hace unos días, cada vez más prematuros salen adelante y cada vez lo hacen con menos secuelas. Sí, los tres se pusieron en peligro, pero es que seguir adelante y perder un bebé es algo que seguro que no habrían olvidado en la vida.

Trillizos2

En declaraciones al Daily Mail la madre dijo que se sentía culpable por los dos niños, porque de haber seguido adelante habrían nacido mucho más grandes y fuertes, pero no podía contemplar la otra opción, con la que seguro que se habría sentido aún peor.

Esas terribles decisiones

Ahora los bebés, los trillizos, están ya en su casa y los padres cierran así un capítulo de incertidumbre, de pruebas, de esperanzas, de idas y venidas al hospital para dar paso al resto de sus vidas, a lo que viene después, al cuidarles y ayudarles a crecer junto a sus otros tres hermanos.

Trillizos3

Son el resultado de una de esas terribles decisiones que los padres desearían no tener que tomar jamás: cuando el feto no se está formando bien y podría nacer casi para morir y debes decidir si seguir adelante o detener el embarazo. Cuando te dicen que podría tener síndrome de Down y debes decidir qué hacer, si seguir adelante o hacerte la amniocentesis (conozco una pareja que optó por lo segundo, para asegurarse, y perdieron el bebé en ese 0,5% de probabilidades de aborto tras dicha prueba, teniendo ahora bastantes problemas para lograr un nuevo embarazo), etc.

Decisiones que luego dejan un sentimiento de duda, por siempre, de qué habría pasado si se hubiera escogido la otra opción. Decisiones que te hacen sentir culpable, como esta madre, que optó por lo que consideraba mejor pero aún así se siente culpable (como culpable se habría sentido si hubiera tomado la otra).

La naturaleza no sabe de sentimientos, ni del amor que sientes por tus bebés cuando sabes que vienen en camino, y en muchas ocasiones, más de las deseables, quizás porque nuestro estilo de vida dista mucho de ser medianamente natural, nos envía disgustos, malas noticias y problemas para los que hay que tomar decisiones.

Decisiones que no siempre son fáciles, que no siempre compartirán los demás, y que competen única y exclusivamente a la pareja. A veces tienen un final feliz y a veces hay que vivir con ellas por siempre.

Ánimo a todos los que alguna vez habéis tenido que tomar una decisión así, a los que tengáis que tomarla, y ojalá acabe todo siempre bien, como en el caso de esta pareja y sus trillizos.

En Bebés y más | ¡Al fin llegó la niña! Sus seis hermanos varones le dan la bienvenida en este bonito vídeo, Nacen trillizos idénticos, un caso entre un millón, Una mujer da a luz a trillizos nueve meses después de tener otro hijo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio