Compartir
Publicidad

Clases de preparación al parto, ¿obsoletas?

Clases de preparación al parto, ¿obsoletas?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estoy totalmente de acuerdo con las matronas sobre la necesidad de actualizar las clases de preparación al parto. No digo que todas, porque me consta que hay algunas estupendas, pero creo que en general las clases de preparación al parto han quedado obsoletas.

Al menos esa es la sensación que me ha quedado a mí después de asistir en mi primer embarazo a un centro de preparación al parto, o mejor dicho de anti-preparación al parto. Tan es así que con el segundo embarazo ni me plantee repetir las clases y con el tercero, menos.

En aquel entonces, seis años atrás, no tenía la información que tengo hoy con respecto a cómo me gustaría parir (normalmente casi ninguna primeriza la tiene) y precisamente es ese el objetivo de una buena preparación al parto: dar todas las herramientas para que cada una pueda decidir cómo quiere dar a luz.

A la hora de buscar un sitio para prepararnos para el parto solemos confiar en que todos serán más o menos aceptables. Pero no es así, al menos en mi caso no lo fue y luego hablando con amigas y conocidas la sensación generalizada era la misma: realmente las clases no preparan para el parto.

Las clases suelen dividirse en charlas teóricas y clases prácticas. A las primeras puede asistir el padre, así como también a algunas clases prácticas puntuales.

Las charlas eran bastante pobres. Se hablaba del embarazo y del parto como si fuese un proceso igual para todas las madres. Se daba escasa o nula información sobre las molestias más típicas, la nutrición en el embarazo, estimulación prenatal, signos de alarma.

Acerca del parto, lamentable. Lo único que rescato es que nos explicaron con una pelvis y un muñeco cómo el bebé iba descendiendo con cada contracción a través del canal de parto. Sobre lo demás, no explicaron cómo sobrellevar las contracciones, ni se habló sobre los pros y los contras de la epidural, que hay diferentes posturas para parir y diferentes formas de parir. Tampoco hubo nada de apoyo a lactancia materna más que nombrarla como “lo más conveniente”. Y así podría seguir el listado.

También proyectaban vídeos de partos, pero de la década de los ’80, con los cuales no nos sentíamos demasiado identificadas. A mí me hubiese gustado ver cómo se aplica la epidural, partos en diferentes posturas, un parto bajo el agua, un parto en casa, cómo se practica una cesárea… por decir algunas de las tantas cosas que eché en falta.

Las clases prácticas se basaban en ejercicios de respiración que luego en el trabajo de parto nadie se acuerda, y personalmente creo que no sirven para nada. Al contrario, causan estrés en la madre que se preocupa más por la técnica de respiración que por dejarse fluir.

Después de esta experiencia no me extraña que hasta las propias matronas recomienden actualizar las clases de preparación al parto pues muchas son obsoletas. En mi caso las reemplacé por clases de yoga y unos buenos libros.

En vuestro caso, ¿cómo fueron las clases de preparación al parto? ¿Os sirvieron para algo o también creéis que son mejorables?

Foto | Photos by Lina en Flickr En Bebés y más | Las matronas creen que las clases de preparación al parto deberían actualizarse, ¿Qué opinión tienes de las clases de preparación al parto?, Las buenas clases de preparación al parto sí ayudan, ¿Repetir el curso preparto en el segundo embarazo?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos