Publicidad

Cistitis en el embarazo: todo lo que debes saber
Embarazo

Cistitis en el embarazo: todo lo que debes saber

Publicidad

Publicidad

Durante el embarazo, los ginecólogos nos piden un análisis de orina cada cierto tiempo. Esto se hace principalmente para asegurarse de que no tengamos una infección en vías urinarias durante esta etapa, pues si no se atiende debidamente, podrían traer consecuencias.

Existen diversos tipos de infecciones en las vías urinarias que pueden presentarse, siendo una de ellas la cistitis o infección de la vejiga. Te contamos todo lo que debes saber acerca de la cistitis en el embarazo.

¿Qué es una cistitis?

Como lo mencionaba, la cistitis o infección de vejiga es una infección en las vías urinarias que se caracteriza por presentar infección en la vejiga. Esta infección suele ser común en mujeres que tienen entre 20 y 50 años y son sexualmente activas.

La causa más común de la cistitis, es una infección bacteriana del tracto urinario que se extiende hasta la vejiga, sitio en el que causa la irritación de la mucosa de la vejiga y los síntomas de inflamación.

La cistitis en el 80%-90% de los casos se debe al Escherichia Coli ("Colibacilo"), que está presente en nuestro tubo digestivo de forma normal y a veces, al ser eliminado por la orina, produce las molestias al orinar y las infecciones.

¿Por qué aumenta el riesgo de cistitis en el embarazo?

El riesgo de presentar una cistitis durante el embarazo es mayor que en otras etapas de la vida de la mujer. Uno de los efectos de las hormonas producidas durante el embarazo, es el aumento de las secreciones vaginales y la relajación del tono muscular de los uréteres, los tubos que comunican riñones y vejigas, haciendo que el flujo de orina sea más lento.

Por consecuencia, la orina tarda más tiempo en recorrer las vías urinarias y salir, lo que puede ocasionar que las bacterias se multipliquen y provoquen una infección. Además, hay causas fisiológicas: el aumento del tamaño del útero hace que la vejiga se comprima, favoreciendo la retención de la orina y, con ello, el desarrollo de los gérmenes.

Asimismo, la presencia de glucosa en la orina, detectado en más del 70% de las futuras mamás, es otra de las causas que facilita el crecimiento de las bacterias.

Todos estos fenómenos, unidos a la bajada de las defensas inmunitarias, favorecen la aparición de infecciones vaginales e infecciones de orina, la más frecuente de las cuales es la cistitis.

Se calcula que entre un dos y un ocho por ciento de las mujeres presentan gérmenes en la orina durante su gestación, aunque los síntomas no suelen manifestarse. Es lo que se conoce con el nombre de "bacteriuria asintomática".

Síntomas de una cistitis en el embarazo

Embarazo Molestias

Aunque como en todo lo relacionado con el embarazo los síntomas pueden variar en cada mujer y también varían de acuerdo a la infección. En el caso de una cistitis o infección en la vejiga, los síntomas incluyen son los siguientes:

  • Dolor, molestia o ardor al orinar.
  • Dolor o ardor durante las relaciones sexuales.
  • Molestia pélvica o dolor en la parte inferior del vientre.
  • Necesidad muy frecuente o incontrolable por orinar, incluso cuando hay poca orina en la vejiga.
  • Orina turbia o con mal olor. También podría presentarse sangre en la orina.

Es muy importante que este tipo de infección se detecte a tiempo para que no evoluciones a cistitis o pielonefritis aguda, por ello se realizan análisis de orina a las embarazadas ya en el primer trimestre.

Ante la presencia de escozor o prurito intenso es necesario acudir al especialista para que determine su causa, siempre, pero especialmente durante el embarazo, pues velamos por la salud de dos y cualquier complicación podría revertir en la salud del feto.

Remedios suaves contra la cistitis

Embarazo Agua

Mediante los análisis indicados se concretará el tipo de infección y se prescribirá el tratamiento adecuado. De cualquier manera, y sin evitar que se acuda al ginecólogo ante la menor sospecha de infección, hay ciertos consejos para prevenir la cistitis leve y ayudar a superarla:

  • Si el trastorno es leve, bastaría con no llevar pantalones ni ropa interior demasiado ajustada. Conviene llevar ropa cómoda, holgada de algodón, y elegir medias en lugar de panties enteros, también como medida de prevención.

  • La higiene íntima debe ser cuidadosa y frecuente. Se recomienda usar productos no medicamentosos, ya que pueden acentuar la inflamación si se utilizan de forma inadecuada. Lo mejor sería utilizar un jabón con PH neutro o ligeramente ácido.

  • Toma arándano rojo. Según el Centro de Investigaciones sobre Fitoterapia y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) la ingesta del arándano rojo americano puede reducir los episodios de infecciones de orina a la mitad, por lo que se recomienda su uso para tratar las infecciones de orina recurrentes, ya que potencia la capacidad diurética del organismo.

  • Llevar una dieta rica en fruta y verdura, que ayudará a regular el intestino.

  • Beber agua de forma abundante. La ingesta abundante de agua es fundamental pues es un factor importante que la orina esté muy diluida para arrastrar los gérmenes que producen las cistitis.

Cuándo es más frecuente la cistitis en embarazadas

El riesgo de sufrir esta enfermedad aumenta gradualmente a lo largo de los nueve meses. Además, la incidencia es mucho mayor en las gestantes de más edad, en las primerizas y en las mujeres que tienen embarazos sucesivos en intervalos muy cortos de tiempo.

En algunos casos, las cistitis recurrentes podrían estar debidas a factores hormonales o emocionales. Siempre ha de ser el médico especialista quien determine el tratamiento adecuado para la cistitis durante el embarazo.

Como conclusión, añadiremos que el riesgo de cistitis durante el embarazo es mayor sobre todo en las mujeres que han sido más propensas a tener este tipo de infección a lo largo de su vida.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Hábitos de higiene indispensables para la embarazada

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios