Un distrito escolar de Missouri ha vuelto a aprobar el castigo físico en los colegios. Y lo peor: muchos padres apoyan la medida

Un distrito escolar de Missouri ha vuelto a aprobar el castigo físico en los colegios. Y lo peor: muchos padres apoyan la medida
Sin comentarios

Aunque la forma en la que educamos a los niños tanto en casa como en el colegio han cambiado significativamente en los últimos años, hay noticias que parecen devolverte siglos atrás. Es el caso del anuncio que recientemente ha hecho un distrito escolar de Missouri, Estados Unidos, en donde han vuelto a aprobar el castigo físico dentro de sus aulas.

La noticia, anunciada por un periódico local, informa que recientemente se notificó a los padres que la junta escolar ha aprobado una política para permitir una vez más las nalgadas en la escuela, pero solo como último recurso y con el permiso por escrito de los padres.

En la entrevista hecha a Melyn Jhonson, el superintendente escolar ha expresado que hacerlo o no depende de si cada familia da el consentimiento para hacerlo, aunque afirma que se trata de una medida muy bien recibida por parte de la comunidad: "Hemos tenido personas que realmente nos lo agradecen. Sorprendentemente, aquellos en las redes sociales probablemente estarían horrorizados al escucharnos decir estas cosas, pero la mayoría de las personas con las que me he encontrado me han apoyado".

¿Como se llevará a cabo el castigo físico?

Según anuncia el mismo superintendente, el castigo físico se llevará a cabo solo "cuando todos los demás medios alternativos de disciplina han fallado y solo en forma razonable y con la recomendación del director".

Este será administrado por un director, en presencia de un testigo y nunca en presencia de otros estudiantes. "Cuando sea necesario usar el castigo corporal, se administrará de manera que no haya posibilidad de lesiones o daños corporales. No se permite golpear a un estudiante en la cabeza o la cara, siendo el único castigo corporal permitido golpear las nalgas con una paleta".

Cada vez que se usa el castigo corporal, la política exige que el director informe el motivo y los detalles al superintendente.

El castigo físico es el peor camino a seguir cuando educamos a un niño

Castigo

A pesar de todas las investigaciones que se han realizado en los últimos años sobre este tipo de castigos y las nefastas consecuencias que tiene sobre los niños, es aterrador escuchar noticias como esta. Obviamente las reacciones no se están haciendo esperar:

"Entonces, permítanme aclarar esto, los bibliotecarios están sacando libros de los estantes por temor a ser enjuiciados y los maestros se están yendo en masa, pero este distrito de Missouri trajo de vuelta... ¿niños golpeados? El castigo corporal es arcaico y repugnante."

"Lo que es especialmente enloquecedor es que algunos padres apoyan esto, porque no se molestan en enseñar autodisciplina y expectativas de buen comportamiento en el hogar. Muchos padres piensan que el comportamiento de sus hijos en la escuela es un problema de la escuela, no de los padres."

"El castigo corporal les enseña a los niños a usar la violencia para salirse con la suya. Es la forma de disciplina más perezosa y dañina."

Está claro que una sociedad arraigada a sus antiguas costumbres (como al parecer es el caso de esta ciudad), sea más propensa a aceptar el castigo físico como algo "natural", y que se transmita de generación en generación -aún podemos escucharlo en un país como el nuestro-. Sin embargo me aterra que sea precisamente una comunidad educativa, que en teoría deberían estar a la vanguardia en la mejor forma de educar a los niños y en convertirse en un referente para los padres de la comunidad, sean quienes promuevan este tipo de medidas.

Por supuesto también me deja estupefacta que existan padres que acepten y consientan que los maestros peguen a sus hijos, asumiendo como normal que sea un camino válido en el proceso de enseñanza y que este pueda ser llevado a cabo en el momento en que un desconocido lo considere apropiado.

Según un informe de Unicef de 2014, hasta el 80 por ciento de los padres alrededor del mundo azotan de vez en cuando a sus hijos, pero  afortunadamente cada vez hay argumentos más contundentes para que la sociedad empiece a tomar conciencia de los efectos negativos de pegar a  los hijos, aunque "sólo sea una nalgada".

Temas
Inicio