Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Tienen nuestros hijos demasiadas vacaciones?

¿Tienen nuestros hijos demasiadas vacaciones?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En España las vacaciones escolares comienzan al final de la primavera, cuando termina el mes de junio. Hasta principios de septiembre no se abren las aulas, acumulando de este modo unos dos meses y medio de vacaciones: julio y agosto completo, más una semanita de junio y otra de septiembre. ¿Son demasiadas vacaciones para los niños?

Muchos padres opinan que sí, y si comparamos estas fechas con el resto de Europa, son España, Portugal e Italia los países donde más vacaciones escolares de verano tienen los niños, aunque en otros países “compensan” con semanas de vacaciones que aquí no existen.

Las vacaciones escolares en otros países

En Alemania, los niños solo tienen seis semanas de vacaciones de verano, suelen empezar a principios de julio y a mediados de agosto vuelven al cole, aunque cada estado tiene sus fechas y pueden cambiar cada año. No obstante, con la llegada del otoño tienen otras dos semanas más de vacaciones escolares, las “Herbstferien”, cuyos orígenes están en la ayuda que los niños suponían en los trabajos del campo.

En Dinamarca ocurre algo parecido, tienen seis semanas de vacaciones en verano y una semana en otoño que ellos llaman “las vacaciones de la patata”.

En Austria las vacaciones son similares a las de España, y aunque dependen de las zonas, suelen empezar entre la última semana de junio y la primera de julio y terminar la primera o segunda semana de septiembre.

En Reino Unido e Irlanda el curso escolar dura hasta el mes de julio y empiezan las clases a primeros de septiembre. Suelen tener también una semana de vacaciones durante el primer y segundo trimestre, más o menos en octubre y en febrero.

En Francia las vacaciones están bastante divididas: comienzan a primeros de julio y terminan a finales de agosto, más o menos los dos meses enteros, pero tienen también una semana en otoño, dos semanas en invierno y dos semanas en primavera.

En Bélgica tienen dos meses de vacaciones en verano: julio y agosto, a lo que hay que sumar una semana de vacaciones de otoño y otra en primavera.

En los países donde dura más el verano, el colegio comienza iniciado el mes de septiembre, sin embargo, no suelen tener vacaciones de otoño o de invierno, solamente las que comparten con todos los demás países europeos (Navidad y Semana Santa).

Italia es el país con más vacaciones de verano, pues los niños acaban el cole la primera o segunda semana de junio y lo empiezan la segunda o tercera de septiembre.

Vacaciones de verano

¿Por qué tenemos más vacaciones de verano?

La clave para esta mayor duración de las vacaciones en España, Italia y Portugal está, creo yo, en el clima que caracteriza estos países del Mediterráneo y que hace que durante esas fechas sea verdaderamente complicado estar en unas aulas no preparadas para el calor.

Cuanto más pequeños los niños, más inhumano me parece el horario, y ni siquiera podríamos consolarnos con la opción de que estuvieran fuera del aula, porque al aire libre y en el patio de un colegio en el que no haya sombra (o a 30 grados a la sombra) es peor.

Dados los cambios que estamos viviendo y viviremos en el sistema educativo español, podríamos pensar que en el futuro los niños tendrían más clases en verano, pero lo cierto es que tendrían que cambiar las leyes porque existe una normativa respecto a las condiciones en que se puede estar en un aula, y la temperatura es una de ellas. Y como podéis imaginar, la situación no está para poner aires acondicionados en los colegios.

Muchos niños estos días se quedan en las escuelas de verano, que se hacen en los mismos colegios, pero también en otros espacios más refrescantes y, de cualquier modo, el calor no se lo quita nadie, pero no es educación reglada que se ciña a la normativa de la que hablábamos.

Visto lo visto, probablemente para los niños siga habiendo esos dos meses y medio de vacaciones. Y la mayoría de padres tendrán que ingeniárselas porque sus vacaciones no coinciden, y echar mano de los abuelos, escuelas de verano, guarderías, campamentos de verano, ludotecas (¿por qué no una ludoteca en el trabajo?)…

Pero, permitidme echar la vista atrás y recordar cómo, para mí, esos dos meses y medio de vacaciones eran lo mejor del año, hiciera calor, me quedara con mi madre, con mis abuelos, en casa o en la playa… Y por cierto, me encantaban los libritos de verano para repasar lo del colegio, pero lo que más recuerdo son los juegos con los amigos en la calle y en la playa.

Sea de un modo u otro, es difícil que un niño se aburra con su tiempo libre, y en verano el tiempo de ocio, los juegos y la diversión se multiplican. Es decir, que probablemente para algunos padres sí tengan demasiadas vacaciones, pero para los niños siempre se quedarán cortas

Más información | Europa, ctotuverr
Fotos | mathewingram y keith ellwood en Flickr-CC
En Bebés y más | Conciliación familiar en verano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos