Compartir
Publicidad

La psicología inversa en la infancia

La psicología inversa en la infancia
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días nuestros compañeros de Peques y más nos mostraron un vídeo muy curioso acerca de la psicología inversa. Está siendo uno de los más vistos en internet y, aunque ayer Miriam ya os lo mostró en el Resumen semanal de Peques y más, quiero hablar un poco de él.

La psicología inversa viene a ser algo así como pedirle a alguien que haga algo para que haga exactamente lo contrario. Es decir, ofrecer el mensaje que nunca darías porque sabes que la otra persona querrá hacer lo contrario a lo que le dices.

Se trata de una técnica que suele funcionar bastante bien con los niños (y con muchos adultos, no nos engañemos), muy relacionada con aquello de “cuanto más me cuesta conseguirlo, más lo quiero” o “basta con que me lo prohíban para que lo quiera hacer”.

En el vídeo comentado podéis ver a un padre y a su hijo que se van de casa. El niño dice que quiere ir en coche y el padre dice que no, que andando. Empiezan con un “no” el padre y un “sí” el hijo y siguen con el no-sí-no-sí hasta que el padre dice “sí”, momento en que el niño acaba diciendo “no”. Entonces el padre aprovecha y le dice algo así como: “Bueno, no, pues vamos”.

Realmente es un ejemplo de psicología inversa muy simple, tanto que funciona sólo cuando son muy pequeñitos y realmente creo que ni eso (yo he probado alguna vez esto mismo con mis hijos y nunca ha funcionado). Parece más bien un truco típico de los dibujos animados, de esos que dices “nunca funcionaría” y a mi parecer el niño acaba diciendo no siguiendo la broma, con una semisonrisa, sabedor de que dice que no cuando preferiría decir sí. No creo que el padre le haya convencido, ni que realmente el resultado se deba al deseo del niño de hacer lo contrario de lo que le piden, sino más bien que al niño realmente no le importaba tanto caminar (empieza a hacerlo cuando el padre dice “nos vamos” e inicia la marcha, lo que me sugiere que aún cuando el padre no hubiera dicho “sí”, habría caminado igualmente).

En cualquier caso, sucediera lo que sucediera, y habiendo dejado constancia de que el ejemplo del vídeo no me parece demasiado revelador en cuanto a psicología inversa se refiere, el tema me parece interesante, porque hay técnicas de psicología inversa mucho más sutiles que pueden utilizarse con los niños y con los adultos que, de hecho, vienen siendo utilizadas a menudo a la hora de convencer a los niños de algo, a los adultos para que compren determinados artículos, en el amor e incluso en el día a día.

Como me parece un tema que da bastante juego mañana hablamos de nuevo sobre ello en una entrada mucho más extensa, con ejemplos varios para que veáis cómo funciona la psicología inversa.

Os dejo de nuevo con el vídeo, por si no lo habéis visto:

Foto | KellyB. en Flickr
Vídeo | Youtube
En Peques y más | Los niños y la psicología inversa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos