Publicidad

¿Inglés desde la guardería?
Educación Infantil

¿Inglés desde la guardería?

Publicidad

Publicidad

Creo que no digo ninguna mentira cuando afirmo que el nivel de inglés que tenemos los ciudadanos españoles es bastante lamentable (¡si hasta podría decir, medio en serio medio en broma, que el nivel de castellano también lo es!) y que muchos padres intentan que sus hijos estudien inglés desde bien pequeñitos para tener una preparación de la que muchos carecemos.

Sabemos desde hace tiempo que el bilingüismo tiene múltiples ventajas para los niños y por eso podría ser interesante acercar el idioma a los niños desde bien pequeñitos. Ahora bien, ¿a qué edad es mejor aprender inglés? ¿Quizás desde primaria como en la mayoría de colegios del país? ¿Quizás desde preescolar como en muchas comunidades autónomas? ¿Quizás desde la guardería para los niños que optan por llevarlos?

¿De verdad aprender idiomas aporta beneficios?

Sí, así es. Aprender idiomas modifica nuestro cerebro y lo hace más ágil. Además, nos aporta lo que se denomina flexibilidad cognitiva, que es algo así como una mayor capacidad de adaptarnos a nuevas situaciones y hacerles frente. Se ha visto también que las personas que dominan varias lenguas parecen sufrir alzheimer más tarde que las que hablan solo un idioma y, si hablamos de niños, parece ser que tienen más capacidades creativas y de resolución de problemas.

Cuanto antes empiecen...

Una de las razones de empezar muy pronto es la de aprovechar que los niños son "esponjas". Tienen una capacidad increíble de aprender y muchos padres deciden apuntar a los niños a guarderías o colegios donde se hable en inglés para que lo aprendan cuanto antes. En cierto modo, si el objetivo es ese, es una solución a tener en cuenta. Sin embargo, no hay que obviar que un idioma puede aprenderse en cualquier momento de la vida. ¿Acaso no lo aprendemos también los mayores?

Comento esto porque una presión excesiva o dedicar demasiado tiempo al aprendizaje del inglés puede quitar tiempo para otras cosas más divertidas y útiles para los niños pequeños, cuando podrían aprenderlo más adelante.

¿Que simplemente son unas clases en inglés donde los niños juegan y se lo pasan bien? Pues perfecto entonces, porque lo más importante es que para ellos no suponga un problema.

Vivir el idioma vs. unas horas semanales

Este ejemplo lo cuento siempre que hablo del inglés, y es que se me quedó grabado a fuego en mi mente. En la visita de puertas abiertas de un colegio el director nos explicó que los niños empezaban inglés a los 4 años, pero no a los 3, en el primer curso. Una madre, que al parecer había llevado a su hija a una guardería donde les enseñaban inglés se mostró preocupada y le preguntó al director por qué no hacían inglés a los 3 años, si su hija había estado aprendiendo en la guardería y ahora perdería un año. Claro, en ese momento yo no sabía si echarme a reír o llorar, pero decidí no hacer nada porque vi que hablaba en serio.

Para que un niño sea bilingüe, o para que domine un idioma de tal manera que puede comunicarse correctamente con personas que hablan en ese idioma, necesita vivir el idioma. Esto es ir a una guardería donde se habla inglés gran parte del tiempo y en diversas situaciones muy diferentes: que lo hablen las cuidadoras con los niños, que lo hablen entre ellas e incluso que los niños chapurreen palabras en inglés para hacer del inglés un idioma propio de ese lugar. Algo así como traspasar la puerta de entrada y entrar en una "mini-Inglaterra".

El colegio del que os hablo no era un colegio internacional, sino un simple colegio público que ofertaba una o dos horas de inglés a la semana. Deduje que, ya que preguntaba en ese colegio, lo que había hecho la niña en la guardería sería lo mismo, una o dos horas semanales de inglés donde habría aprendido a decir algún color, algún número y alguna canción que seguramente repetía sin saber el significado, así que lo poco que había aprendido en un año lo podría aprender de nuevo en p4 sin ningún problema (o a los 20 años en 5 minutos de estudio).

Porque una cosa es que vayas a una guardería o colegio donde el idioma que interesa aprender se habla mucho y otra muy diferente que te den una clase de inglés una o dos veces a la semana. Por eso la gente, cuando necesita hablar en inglés, viaja a algún lugar donde se vive dicho idioma. La inmersión es tal que aprendes sí o sí. Pues bien, en un colegio donde los profesores hablan con los niños en inglés, tanto en clase como fuera de ella, y en el que los niños hablan también inglés entre sí, el aprendizaje es real y los niños acaban dominando tanto el inglés como el castellano, que es el que utilizan en la calle.

Un claro ejemplo de esto es lo que sucede en Cataluña con el castellano y el catalán, con niños que dominan ambos idiomas porque en el colegio hay una verdadera inmersión a la lengua catalana. Luego en la calle hablan castellano o catalán, con los padres hablan también uno u otro idioma (en mi casa, por ejemplo, mi mujer habla catalán y yo castellano), y así dominan ambas lenguas.

Lo de una clase de vez en cuando, los dibujos en inglés en la tele y cosas así es relativamente útil. Y digo relativamente porque al no vivirse el inglés en la vida cotidiana el aprendizaje es bastante pobre. Además, está limitado en el tiempo porque muchos niños pierden el interés al ver que están aprendiendo una lengua "muerta". ¿Muerta? Claro, se lo enseñamos, les ponemos vídeos en inglés que les dificultan entenderlos, así que muchas veces ni los disfrutan, y todo para que luego no tengan con quién hablar dicho idioma.

Pues así me siento yo, que hace dos años hice un curso de inglés que me costó lo mío sacar adelante, que apenas tenía tiempo, y todo lo que aprendí parece haberse esfumado porque, ¿con quién demonios chapurreo yo mi spanglish?

Mientras sea divertido...

Así que si eres padre o madre y te estás planteando que tus hijos reciban clases de inglés, ten claro que para aprender de verdad hace falta que se les hable mucho en ese idioma y que ellos tengan la posibilidad de hablar también mucho en dicho idioma (y uno en clase, normalmente, no puede hablar mucho, porque los profesores no te dejan). Si es para recibir una o dos horas de inglés a la semana, pues mira, mientras sea un juego y divertido, adelante, pero son dos horas que bien podrían dedicarse a otra cosa quizás más productiva o más divertida.

Foto | Leonid Mamchenkov en Flickr
En Bebés y más | "La introducción de una segunda lengua a un niño desde el nacimiento es natural", entrevista a Ruth Gurd, Directora de British Nursery, ¿Cuándo deben empezar a estudiar inglés los niños?, Un libro de educación infantil de inglés que cuesta 60 euros, ¿no es un abuso?,

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir