Compartir
Publicidad

Colegios que no celebran el Día del padre (o de la madre)

Colegios que no celebran el Día del padre (o de la madre)
Guardar
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado 19 de marzo una amiga me comentaba que en el colegio de su hijo habían decidido no “celebrar” el Día del padre, esto es, no hacer con los niños actividades relativas a esa fecha, ni las típicas manualidades para regalar a papá...

No sé si sucederá lo mismo para el día dedicado a mamá, pero quería saber si conocéis colegios que no celebran el Día del padre o de la madre.

La razón para que el colegio decidiera, en Consejo Escolar, no celebrar la fecha en cuestión, era los distintos tipos de familias existentes entre su alumnado. Porque (y me parece lógico) si hay niños de familias monoparentales, o padres homosexuales, han perdido a un progenitor o por la razón que sea, no hay papá o no hay mamá, no tiene sentido que se elabore una manualidad igual para todos.

Una opción diferente, para que los que sí tienen papás y/o mamás elaboren sus manualidades, sería que éstas no llevaran textos alusivos al género del progenitor ni que fueran demasiado “sexistas” (por decir algo, por no adscribir el cochecito al papá y las flores a mamá).

Al fin y al cabo, a todos nos hace ilusión recibir cualquier trabajito del cole de nuestros hijos, y no nos importará enmarcarlo o pegarlo en la nevera una temporadita.

Se pueden hacer manualidades diferentes

Los maestros se supone que conocen la situación familiar de cada niño y niña en el cole. Sería tan sencillo como que los niños que no tengan papá, por seguir el ejemplo del colegio anterior, hicieran una manualidad con el texto “a mamá” o “al abuelo” y sin prisas por que esté acabado justamente para el Día del padre, sino para llevar a casa como cualquier otro trabajo sin fecha concreta.

Sería estupendo, si se puede, que los maestros hablaran con el progenitor o el tutor del niño en cuestión para preguntarle a quién quiere que se dedique esa manualidad que está en mente. Esos niños harían un trabajo similar al de sus compañeros, y qué importa el destinatario final, si va a ser recibido con igual agrado.

A veces es más fácil decir: “No se hace” que ir alumno por alumno (en realidad, los alumnos cuyas familias no responden a las “típicas” familias aún son minoría) para ver qué trabajo hace cada uno.

Pero la personalización de la educación, el atender individualmente a cada alumno en sus necesidades, también incluye este tema. Y, al final, un par de modelos para los trabajos serán suficientes, no habrá que conseguir 25 recursos diferentes.

los derechos de los alumnos

¿Y qué pasa con la Navidad?

Voy a poner un ejemplo personal, algo alejado del tema por la fecha (Navidad) y por los alumnos a los que yo me dirijo, que son de Secundaria y Bachillerato, pero con el mismo fondo del asunto. Hace ya unos años que una alumna me dijo que era testigo de Jehová y que no deseaba hacer una actividad que yo había propuesto, en fechas navideñas.

Me pareció muy bien y sólo tuve que cambiar el enunciado del ejercicio (elaborar una carta de deseos, en este caso, un “diario de deseos” para los próximos meses, pero sin referirse a ningún destinatario concreto). A partir de entonces, en fechas navideñas me preocupo especialmente de invitar a los alumnos chinos y árabes (son las principales nacionalidades extranjeras que nos llegan) que nos hablen sobre sus costumbres, explicamos el Año Nuevo chino, por ejemplo, y las cartas de deseos son abiertas.

No significa que no hablemos de las tradiciones cristianas, de dónde viene el Roscón de Reyes o la figura de Papá Noel, datos muy curiosos y que les suelen interesar a todos, sea cual sea su religión, creencias o agnosticismos.

Esta navidad, en el cole de mi hija vi a a muchos niños árabes vestidos de Papá Noel, me resultó extraño, pero puedo imaginar muchas razones para que sus padres tomaran la decisión de que fueran así sin renunciar en absoluto a sus creencias (que no sé cuáles son en muchos casos, porque no conozco a los nenes ni a sus padres).

Pero, ¿debería el colegio dejar de hacer la función de Navidad porque en el cole hay alumnos árabes, chinos, testigos de Jehová...? ¿Y los Carnavales? ¿O la fiesta de primavera? ¿Los cumpleaños? ¿Alguna función de teatro?...

Yo creo que cada festividad, como el Día de la madre y del padre, deben aprovecharse en la escuela para aprender, para seguir aprendiendo, conociendo otras fiestas, otras costumbres, otros modos de familias, y siempre respetando a los alumnos y sus entornos y enriquecernos todos con las diferencias. Cualquier actividad deber servir para integrar a los alumnnos en su diversidad, tanto si tienen papá y mamá como si no.

Foto | woodleywonderworks en Flickr-CC
En Bebés y más | Los buenos maestros, “La revolución educativa” es cosa de todos, señor Punset, Cada alumno es importante, “Escuelas de colores”, para la integración en el cole

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos