Compartir
Publicidad
Publicidad

Los buenos maestros

Los buenos maestros
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Yo, y a nadie le va a asombrar, soy sumamente crítica con nuestro modelo educativo y con el sistema escolar. Sin embargo se que muchos buenos maestros se dejan la piel para que los niños españoles tengan un acercamiento a la cultura y al pensamiento, llevándose trabajo a casa, formándose continuamente y preocupándose día a día de los pequeños.

Hace un par de días, una amiga de Facebook, hizo un recordatorio para esos maestros maravillosos que se llevan trabajo a casa cada noche y extienden su jornada laboral para tratar de ayudar a los niños a vivir en un mundo y una escuela mejor.

Seguro que nuestros lectores disfrutaron de alguno de esos buenos maestros en su infancia y ahora, ojalá, puedan encontrarlos en la educación escolar de sus hijos. Nos abren la mente, nos enseñan cosas nuevas, nos muestran la maravillosa diversidad y complejidad del mundo, y nos acompañan respetuosos y empáticos. Son personas muy importantes aunque poco reconocidas.

Pero los buenos maestros, siempre digo que deberían cobrar más que un ministro, porque de ellos depende, en buena medida, el futuro de la sociedad y el bienestar de los niños.

Yo me acuerdo de Maria Teresa, mi profesora de Historia, con la que no podía chocar más en lo político y lo religioso, pero que me enseñó a amar el pasado y a entender que influye en el presente y en el futuro. Era una buena maestra, y me respetó y me quiso. Le estoy enormemente agradecida.

También recuerdo mi primer colegio, que usaba una pedagogía alternativa, nos mezclaba por edades, aprendíamos por proyectos, nos dejaba investigar y ser libres en un ambiente adecuado para nuestro crecimiento. Mis maestros en aquel colegio eran también personas especiales y dedicadas vocacionalmente a su trabajo. Me influyeron mucho.

Para ellos va este post, para reconocer su trabajo, su dedicación, su cariño. A mi no me gustan los maestros poco empáticos, rígidos, que no se reciclan y siguen aplicando castigos y métodos pedagógicos anticuados, perjudicando a los niños. Pero a los buenos maestros les considero muy importantes.

Seguro que nuestros lectores también tienen buenos recuerdos de los buenos maestros que les dieron clase o les están enseñando a sus hijos. Dejádnos compartir estas experiencias.

En Bebés y más | ¿Qué escuela espera a nuestros hijos? (I), ¿Qué escuela espera a nuestros hijos? (III), Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir colegio (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos