Publicidad

Niño de cinco años: todo sobre alimentación, sueño, desarrollo y sociabilidad en esta etapa

Niño de cinco años: todo sobre alimentación, sueño, desarrollo y sociabilidad en esta etapa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Parece increíble, pero nuestro hijo ya ha cumplido cinco años. Durante este año se hará más autónomo e independiente, conocerá mejor su cuerpo, sus posibilidades y sus limitaciones, sus movimientos adquieren seguridad...

Lo fundamental para lograrlo, igual que en los años previos, es que tenga un entorno que le acompañe y ayude en este desarrollo.

Ha habido un importante desarrollo motor que le ha hecho crecer de bebé a niño, al tiempo que su psicología y su afectividad también han experimentado una evolución impresionante en estos primeros años de vida.

Es aquí, cuando damos por terminado nuestro especial calendario de desarrollo desde bebé, hablando de su alimentación, sueño y sociabilidad en esta etapa.

Alimentación a los cinco años

Alimentacion Nino

Su crecimiento será lento pero continuo y sus necesidades nutricionales no varían mucho del año anterior.

A esta edad los niños ya pueden comer de todo. Se aconseja que tomen medio litro de leche al día, bebida o añadida en los alimentos como los quesos, que seguirán siendo, prioritariamente, poco salados, poco curados y con poca grasa.

Su alimentación debe estar basada en las frutas y verduras, combinadas con buenas fuentes de proteínas (sean animales o vegetales, de las que hay una excelente proporción en las legumbres), hidratos (preferiblemente integrales y poco refinados).

Proteína, energía, fibra y vitaminas deben estar presentes a diario y ser combinadas, dejando en una mínima expresión los aportes en azúcar, cacao, bollería industrial, grasas saturadas y sal.

Una correcta educación en la alimentación incluye, además, costumbres necesarias como lavarse las manos antes y después de comer y cepillarse adecuadamente los dientes.

Hay que procurar que el momento de la comida sea compartido y feliz, en la que la familia se comunique, mejor con la tele apagada. Además, disfrutará con sus padres a la hora de hacer la compra y preparar los alimentos, para que entienda mejor la importancia de una alimentación sana.

Las cantidades deben ser adecuadas al apetito del niño y nunca presionarlo para que se coma todo o se termine el plato, confiando en su cuerpo y sin obsesionarse si algún alimento en concreto no es de su agrado.

Lo que importa es que se alimente de forma equilibrada y desarrolle buenas pautas de nutrición, no que rebañe el plato o coma absolutamente de todo.

El sueño en los niños de cinco años

Sueno Cinco Anos

No suele haber despertares nocturnos habituales pero si hay niños que desarrollan crisis relacionadas con tensiones externas o internas que pueden apreciarse en terrores nocturnos y fases en la que pidan compañía por la noche.

Muchos niños disfrutan de dormir en su cuarto pero otros prefieren seguir durmiendo con mamá y papá, sin que eso deba preocuparnos.

Ser padres de un niño de cinco años es un reto emocional e intelectual, además de todo un ejercicio de aprendizaje para los mayores, que compartiremos la manera en la que una persona a la que amamos descubre el mundo, a los demás y a sí mismo.

Desarrollo motriz a los cinco años de edad

A los cinco años los niños han adquirido una gran experiencia con el manejo de su propio cuerpo. Su control de la motricidad fina y gruesa es ya considerable y son capaces de hacer muchas cosas por si mismos.

Ha aprendido a conocer los límites de su cuerpo y también ha desarrollado un esquema corporal muy completo. Por medio del ejercicio y los movimientos ya sabe relacionar el entorno con la posición de su cuerpo y su posición.

Incluso la lateralidad ya está asentada y tiene un dominio mayor una parte del cuerpo sobre la otra y puede comprender o al menos iniciarse en los conceptos de izquierda y derecha.

Su control de la motricidad fina es evidente aunque sigue trabajando en el espacio y las posiciones de los objetos guiado por sus sentidos. Necesita manipular las cosas, investigar la materia y su funcionamiento, para interiorizar las leyes físicas.

El niño de cinco años ya tiene bastante desarrollado el equilibrio. Puede saltar sin problemas, ponerse de puntillas y sobre un solo pie.

Puede coger el lápiz, escribir su nombre, pintar objetos reconocibles, además de estar preparado para aprender a lavarse los dientes, pasarse el cepillo o limpiarse al ir al baño, aunque para estas cosas es normal que necesite ayuda y le guste que estemos pendientes de él.

Así, estas son ahora algunas de sus habilidades motrices:

  • Salta sobre un pie.

Se mantiene sobre un pie alternativamente con los ojos cerrados.

Salta hacia delante con los pies juntos.

Se inclina y toca el suelo con las manos.

Abre un candado con llave.

  • Hace una pelota arrugando papel.

  • Hace un nudo.

  • Copia una cruz, un triángulo, un cuadrado y un rombo.

  • Corta con tijeras siguiendo una línea.

  • Dibuja una persona con seis partes.

  • Copia palabras sencillas, con letra mayúscula y minúscula.

  • Copia los números y fechas.

  • Cambia de dirección al correr.

  • Camina en una tabla manteniendo el equilibrio.

  • Salta hacia atrás.

Sociabilidad y lenguaje del niño de cinco años

Desarrollo Padres

El niño de cinco años ya es una persona con gran capacidad de expresión, sentimientos y carácter definidos, sociable e inquieto, pero sobre todo y ante todo, un ser con una enorme necesidad de descubrir y aprender.

A los cinco años el niño siente un enorme apego a su madre y a su padre, aunque sus emociones muy intensas le pueden llevar a oponerse a ellos, lo que se soluciona con comprensión y afecto.

Sigue siendo fundamental contar con la presencia de sus progenitores como modelo y como figuras de protección aunque reclame una mayor autonomía y guste de las relaciones sociales y el juego con otros niños y adultos.

Disfruta de los juegos en grupo y de las reglas de comportamiento, siendo capaz de empatizar con los sentimientos de los demás siempre que seamos capaces de haber respetado sus sentimientos en sus años previos.

Los juegos libres son una gran fuente de placer y de aprendizaje para ellos. Las reglas en las relaciones sociales y el consenso respetuoso son las grandes conquistas que les esperan, y para lograrlas la presencia no invasiva de un adulto de confianza y amoroso es muy importante.

Le gusta hablar y ser escuchado. Valorar sus opiniones y permitirle participar en las decisiones que le vayan a influir es muy importante para el niño de cinco años.

No siempre aceptará la autoridad paterna, pero eso también forma parte de su sana evolución para construir su personalidad.

Desarrollo intelectual y emocional del niño de cinco años

Desarrollo Cinco Anos

Jamás pasará una etapa de mayor ebullición mental hasta la adolescencia. Todo quiere saberlo, descubrirlo, se interroga y nos interroga continuamente para satisfacer esas ansias de saber que le llenan la cabeza.

Ya se reconoce perfectamente como un ente independiente, y por ese motivo explorar las relaciones y sus consecuencias es una parte fundamental de su desarrollo.

El tiempo ya tiene sentido para el niño o la niña de cinco años. Puede jugar hoy a un juego y seguir al dia siguiente, o entender que pasará esa tarde, o mañana o la semana que viene, adaptando sus deseos a la secuencia temporal y aprendiendo a esperar.

La causa y la consecuencia, las secuencias temporales y de cantidad son la gran conquista de su desarrollo intelectual y para todo eso busca continuamente la conversación y la opinión de su entorno.

La muerte, los dioses y el nacimiento son objeto de profundas reflexiones, que pueden irse desarrollando en su interios hasta que en determinado momento, de forma sorpresiva, nos las cuente. A veces sus temores y sentimientos son muy intensos, y no es de extrañar, si pensamos que estas ideas y estos misterios son nuevos para él.

Nos preguntará sobre estos temas y sobre otros muchos, las cosas que caen, la noche y el dia, las plantas, los alimentos, sus funciones corporales. Incluso nos van a preguntar cosas que no sabemos y es un buen momento para aprender a su lado.

Otras etapas del bebé

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Juguetes recomendados para cada edad: niños de cinco a seis años, "No me compares, soy único y tengo mi propio ritmo": por qué no debemos comparar a nuestros hijos con otros niños, Los 33 mejores libros para regalar a los niños en Navidad 2018, clasificados por edades

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios