Publicidad

A veces, lo único que los niños necesitan es a ti
Nuestras experiencias

A veces, lo único que los niños necesitan es a ti

Publicidad

Publicidad

Como padres, sabemos que nuestra principal responsabilidad es la de cuidar a nuestros hijos, asegurándonos que tengan un desarrollo óptimo en un ambiente positivo y saludable. En esa búsqueda por lograrlo, tratamos de darles siempre lo mejor, para que no les falta nada y sean felices.

Sin embargo, en ocasiones nuestros hijos pueden necesitar mucho más allá de cualquier cosa material o de algún consejo o indicación de nuestra parte. De hecho, muchas veces, solo hay una cosa que los niños realmente necesitan: a ti.

Las cosas que nuestros hijos necesitan

Tal y como lo comentaba al inicio, desde nuestro papel de padres procuramos dar nuestro mayor esfuerzo y buscamos darle lo mejor a nuestros hijos. Queremos que todas sus necesidades sean cubiertas, que no les haga falta nada de las cosas necesarias y básicas para cualquier ser humano. Queremos que sean felices.

En todo esto, no solamente se incluyen las cosas materiales, como ropa, hogar o juguetes. También van incluidas aquellas necesidades físicas que sabemos son necesarias para su bienestar físico, como la alimentación, una buena rutina de sueño o mantenerse activos para continuar desarrollándose adecuadamente.

Durante sus primeros años, nosotros seremos los proveedores de todo esto y mucho más, hasta que eventualmente ellos sean lo suficientemente mayores para conseguirlos por ellos mismos. Sin embargo, mientras sean pequeñitos, esta será nuestra responsabilidad.

Pero además de todas esas cosas, hay algo más que nuestros hijos necesitan, incluso cuando ya tienen todas sus necesidades cubiertas, cuando nada en la vida les hace falta. Y ese "algo más", somos nosotros, sus padres.

La seguridad y el calor de los padres

Madre Hijos Abrazo

Ya lo hemos dicho antes en muchas ocasiones, pero siempre es bueno recordarlo: cuando nuestros hijos son pequeños, nosotros somos su refugio, su lugar seguro, ese espacio en el que no hay nada que pueda hacerles daño, no hay temores ni incertidumbres, porque los brazos de mamá y papá son protectores y amorosos.

Cuando son bebés y ya nos aseguramos que están alimentados, limpios y bien descansados, pero a pesar de cumplir con todas esas necesidades básicas siguen mostrándose incómodos o lloran, es porque simplemente te necesitan a ti.

Cuando son un poco mayores y comienzan a ser independientes, a tomar un poco más de distancia, a alimentarse sin nuestra ayuda al estar comiendo, a vestirse por sí solos e incluso a dormir en su propio cuarto, es posible que a veces lo único que necesitan es saber que estamos a su alcance.

Cuando dejan de ser niños y oficialmente son adolescentes, comienzan a hacer su vida por ellos mismos y podrán preferir a sus amigos, sus espacios y sus intereses propios. Pero aún así, aún en esa etapa en la que nuestra relación con ellos cambia, habrá momentos en los que todo lo que necesitan, es a ti.

Por eso, y porque como padres es importante que ellos siempre se sientan bienvenidos con nosotros, permitámonos hacer una pausa de lo que sea que estemos haciendo cuando ellos nos hablen o seamos flexibles con algunas reglas.

El resto del mundo puede esperar y no pasará nada si tu hijo vuelve a dormir una noche más en tu cama. Porque a veces, lo único que tus hijos necesitan es a ti. Y debes estar para ellos.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Mi hija de cinco años todavía duerme en mi cama, y seguirá haciéndolo hasta que ella lo decida, Aprovecha ahora que son pequeños: tus hijos serán niños sólo una vez, No existe amor más puro, tierno y sincero como el que te tienen tus hijos cuando son pequeños, Mi hija ya no es un bebé y tengo mil sentimientos encontrados

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir